Fin del colecho y destete

21 Feb

camaTengo que decir que no siempre fuimos felices durmiendo juntos. Cuando Elisa era pequeñita sí que lo fuimos, yo la verdad es que cantaba aquella canción de Luis Miguel “dormir contigo” y me fascinaba sintiendo el calor, el olor, y gozando de la respiración de mi bebé. Pero un día, comenzaron las patadas, y la lucha por el espacio en la cual, la madre o el padre doman todos sus instintos territorialistas y sorprenden por su capacidad para dormir prácticamente en un decímetro de colchón. Esto resulta insostenible al paso de algunas noches. No descansamos, nos duele la espalda, nos quedamos sin almohada pero… ¿quién sale de la cama? ¿nuestros hijos? ¿es tiempo de sacarlos?

En nuestro caso hicimos algo de trampa pero creo que retrata bien una gran verdad, cada familia hace su propio circo.

Así nosotros tendimos un colchón a lado de la cama y ahí nos turnábamos, a veces Elisa y yo, a veces Javier. Elisa y yo siempre juntas pues seguíamos con la teta. Esto tuvo sus ventajas: dormimos mejor, pero sus desventajas: el cuarto estaba tomado por un colchón y el espacio se volvió un lugar más bien incómodo de día pues aunque el colchón estuviera de pie el cuarto ya nunca fue lo de antes.

Pues bien, un día comencé a sentir que mi cuerpo me pedía que dejara de dar la teta. Lo identifiqué como un cúmulo de cansancio pero además como un deseo de volver a mi biorritmo, a mi química, de hecho, comencé a sentir cierta nostalgia por la menstruación –casi tres años sin ella, JA- . Mi pregunta era, ¿cómo destetar a Elisa? ¿cómo finalmente sucedería esa separación? ¿qué técnica, qué estrategia? ¿seré capaz? ¿tendré corazón?

Lo primero que hice fue hablar con Elisa. Le expliqué que mi cuerpo estaba cansado y que ahora sólo tendríamos teta por la noche. Así, suspendí todas las tomas del día y Elisa lo entendió muy bien. Nunca más me pidió.

Las tomas de la noche eran más complicadas de quitar porque había una relación instalada entre el sueño y la teta. Elisa se quedaba dormida mamando y luego sólo recuperaba el sueño con teta. Si no la tenía gritaba hasta despertar a todo el edificio.

Sin embargo, yo sentía que ya era tiempo para mi de dormir toda la noche de un tirón. Javier estaba más que de acuerdo con este deseo. Hablamos con Elisa. La fuimos preparando con palabras. Ella todavía no hablaba, apenas decía justamente “teta”, y otras tiernas palabritas, pero los bebés entienden muy bien cuando les hablamos concentrados en ellos, y cuando les hablamos de corazón. En eso creo.

Pero volvimos hacer trampa, jaja. Tenía un curso de cuatro días en París y decidimos que sería el mejor momento para el destete. Al regreso del curso nos cambiamos de casa, y Elisa tendría su cuarto y su cama propia.

Y sucedió todo de un jalón.

Me despedí de mi cachorra –y estuve en París con una congestión láctea marca AY güey- y cuando regresé tuvimos las primeras noches completas. Quienes enfrentaron el destete fueron Elisa y Javier ( y los vecinos, jaja) pero según me dice Javier no fue tan grave, especialmente porque yo no estaba. Al no estar la teta, el deseo de ella no es tan agudo. Elisa tomó agua en lugar de leche y con eso se consoló las primeras veces. Después simplemente no necesitó nada.

Al día siguiente de que regresé de mi curso nos mudamos a esta casa. Cuando Elisa regresó de la Creche –su escuelita- se encontró a sus muñecos sobre su nueva cama y entendió que se trataba de su nuevo espacio. Esto fue mágico porque se sintió muy orgullosa y feliz de tener su cama. Parecía que estaba esperando esta conquista de independencia desde hacía tiempo.

Ahora no le gusta dormir con nosotros, le choca de hecho, sólo pide venir a la cama con sus papás cuando se siente enfermita y entonces papá y mamá sacan sus alitas y la apapachan y volvemos a dormir como antes, una familia apretada, calientita, querendona.

Supongo que la moraleja es: hacer trampa, encontrar tú forma y comunicar cómo estás y qué necesitas.

Anuncios

Una respuesta to “Fin del colecho y destete”

  1. Luis julio 13, 2015 a 9:04 am #

    Bellísimo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: