Contra la resignación

18 Jul

 

Es claro que el Dr. José Manuel Mireles es uno de los presos políticos del Gobierno de Enrique Peña Nieto. No es el primero ni será el último en pagar con encierro la autoridad moral que lo distingue frente a su pueblo, y frente a muchos mexicanos más.

Mireles es un ícono de valentía por levantarse frente a un Gobierno convertido en cártel, pero sobre todo por luchar contra la servidumbre política.

Lo que pasó con nuestro País apenas puede creerse. La convulsión actual supera por mucho los escenarios prerrevolucionarios de inicios de siglo 20.

Los trabajadores volvieron a la condición de seres desechables. La riqueza natural de nuestro territorio es tratada con un profundo menosprecio hacia la vida que atesora. La salud, la educación y el retiro digno volvieron a ser privilegios que muy pocos pueden pagar.

En tan sólo 30 años la incipiente sociedad civil mexicana fue trozada por políticas inmisericordes que la redujeron a segmentos de mercado.

El narcotráfico es apenas una de las fallas más evidentes del sistema neoliberal, pero de ninguna forma habríamos sobrepasado todos los límites de la violencia imaginada si el aparato estatal, los partidos políticos y los gobernantes no estuvieran reventados por sus propios excesos.

Esto ha incitado en muchos nuevas aspiraciones que ya no son aquellas de ser jefe o comprarse un Ferrari; la crisis de civilización nos ha hecho desear una vida austera, sin desperdicios, en la cual podamos cultivar valores que nos hagan trascender, como la paciencia y el cuidado hacia el otro. Aspirar sencillamente a disfrutar de nuestro trabajo, a sentirnos productivos al compartir y a disfrutar la diversidad de inteligencias en red, de la que formamos parte, es una respuesta ante la asfixia consumista.

Quienes ambicionamos esta transformación, sin embargo, no podemos evitar preguntarnos si cabemos y si habrá lugar para nuestros hijos en un territorio colonizado por el capitalismo más salvaje.

No aspiramos a derrotar a los Gobiernos impostores, ni a combatir a los poderes financieros, sino a construir nuevos acuerdos al margen de circuitos podridos, ¿será posible?

La aprehensión, la sucia imputación de delitos, la humillación de raparlo y de condicionarle los medicamentos, así como el auto de formal prisión dictado contra el Dr. Mireles retratan a un Estado que, pese a su estado pútrido, aún conserva un enorme poder.

Ciertamente no se trata de autoridad, sino de un poder fascista que usa su fuerza contra el pueblo. Esto constituye la destrucción del Estado democrático, por eso la pregunta vuelve a emerger: ¿cómo sobrevivir a la decadencia estatal? ¿Será posible construir un modelo político alternativo?

Este escenario se vislumbró en Michoacán desde dos cosmogonías y luchas distintas, la purépecha, en el municipio de Cherán, y la “mestiza”, en los municipios de la región conocida como Tierra Caliente.

En la primera se ganó ya la autonomía político-electoral; el pueblo de Cherán se manda solo. La segunda está en erupción y ha cobrado ya suficientes vidas.

El aparato estatal nos está negando con un excesivo uso de la fuerza el derecho que nos garantiza el nostálgico Artículo 39 constitucional, que a la letra dice: “El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.

Pero más allá de remitirme a un contrato roto me pregunto, ¿no debería ser un derecho elemental de todo ser humano la autogestión? ¿Acaso este sistema político-económico es una condena perpetua? Si nuestras aspiraciones no forman parte de la agenda de las élites que tienen secuestrado al País (y a nuestras ciudades), ¿debemos resignarnos?

La respuesta individual es el inicio, pero ésta es una reflexión para construir en familia, con nuestros amigos, colegas, vecinos, profesores.

 
 
ADENDA
 
Dulce María González tejió en el pecho de sus lectores un nido inocente y lúcido en donde hoy ella misma se acurruca y descansa. Hasta pronto, querida maestra.

ximenaperedo@gmail.com

Columna publicada el 18 de Julio de 2014 en los diarios El Norte y Reforma, en México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: