Terca esperanza

13 Jun

Contrario al resto de los espacios, en el campo virtual los políticos reciben más a menudo sus merecidos raspones.

Basta visitar sus páginas de Facebook o de Twitter para asombrarse de todo un colectivo de inteligencias que cuestionan, ironizan, denuncian o se conforman con las conductas antisociales de sus representantes en campaña electoral. Así, quedan desplumados y expuestos frente a su público.

Al utilizar la página de Facebook del Municipio de Monterrey como plataforma para publicitarse, Margarita Arellanes cometió un grave error, pues en lugar de comenzar anticipadamente su campaña en redes sociales, inició su anticampaña.

Al anunciar “La parrillada MA’s padre” del próximo domingo, la Alcaldesa recibió una cascada de cuestionamientos sinceros y dolidos con los cuales cualquier regiomontano podría identificarse.

Hay de todo, desde el reclamo de problemas concretos nunca atendidos, hasta cuestionamientos directos al uso del dinero público de la Administración municipal en actos de campaña. ¿Y eso qué?, preguntamos escépticos, ¿de qué sirven esos comentarios si las cosas siguen igual?

Es verdad que es muy difícil modificar las prácticas políticas que aseguran a unos cuantos sus posiciones de privilegio, sin embargo, al responderles tomamos nuestro lugar en la balanza de poder.

En este caso se trata del poder para describir la realidad. Todos queremos 2 toneladas de carne asada hasta que digamos lo contrario.

La propaganda política apuesta a imponer realidades que nunca sean confrontadas, lo que resulta cada vez más difícil de lograr.

A diferencia del espacio físico, en la arena virtual el ciudadano no necesita pedir permiso, ni burlar cercos, él se autoriza a sí mismo para hablar, lo cual desafía el modelo piramidal de la representación.

Su dicho hoy puede no influir en el destinatario directo de su mensaje, pero sí en quienes lo leemos, y eso es hacer política.

De hecho, no creo que exista un momento más peligroso para quien mal ejerce el poder político que saberse desenmascarado frente a un colectivo de inteligencias.

Ese miedo todavía no está en el radar de Édgar Romo, digno líder del PRI en el Congreso local. No me asombra el fondo, pero sí la forma en cómo este Diputado ha tratado la reforma estatal electoral al cancelar a los ciudadanos, y para colmo con sorna, el fundamental derecho a ser votados.

“No coman ansias”, les mandó decir a los activistas que empujan las candidaturas independientes.

Luego los acusó de tener intereses políticos -¡el hilo negro!-, con lo cual evidenció no sólo la caducidad de su posicionamiento -¿se necesita un partido para tener legítimos “intereses políticos”?-, sino lo más grave, cuán ridículo resulta que alguien con este letargo decida qué derechos concedernos.

Comprendo que los integrantes de los organismos que están presionando por este derecho en el Congreso hayan decidido abandonar el último de los foros “patito”, como fue calificado por Vía Ciudadana, en el que, supuestamente, se analizaba el tema de las candidaturas independientes.

Llegado un punto, lo que queda, y es bastante, es salvar la integridad moral. Pasado un límite resulta intolerable permanecer porque lo siguiente es pura y llana humillación.

Los dos casos me provocan una reflexión sobre la autoridad en el sentido de quién tiene la potestad de autorizar y qué autoriza.

En el primer caso, los usuarios de redes sociales se autorizan a sí mismos y así también están participando; en el segundo caso los activistas exigen que les sean autorizados sus derechos políticos para participar, pero se toparon con un problema mayor: no existe autoridad que autorice. Lo que existe es una mafia política que trafica con favores.

No veo cómo la autoridad pueda restablecerse en las instituciones que hoy se colapsan, pero esto de ninguna forma es un augurio catastrófico. Por el contrario, es una señal de esperanza.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: