Desde el séptimo piso

26 Abr

 

 Desde el séptimo piso una mujer se asoma por la ventana de su cocina. Todos los días recorre con su mirada el paisaje pero hoy por fin, como desprendido del cielo ha caído el golpe de la saudade. Ahora lo entiende. Añoraba comprender la sustancia de aquella palabra tan portuguesa que quebraba en su pecho como tres olas rompiendo: sau-da-de.   Qué cosa tan extraña este dolor sentimental por un pedazo de tierra que se extraña. Qué le pasa. Ella tan intelectual, tan decidida, no sabe qué es esta contradicción de amar tanto algo que creyó ficticio. Y peor aún, sentir el desamparo de quien se encuentra lejos de su tierra. Esa mujer soy yo. Por las mañanas estudio, conjeturo, me entretengo intentando deconstruir las cloacas de Monterrey. Conozco algunos de sus fétidos hedores. Apesta lo que encuentro, meto la nariz en lo que veo que funciona mal, está tóxica, arrojada a su suerte, colonizada por el más salvaje de los neoliberalismos y, como cosa hecha adrede, mi amor madura. “Eres tan antigua mía”, escribió el poeta Pedro Salinas, “te conozco tan de siempre, que en tu amor cierro los ojos”. Qué es este amor, me lo pregunto sintiéndome un poco estúpida. Qué nueva ilusión me estaré contando. Lo que sueñas no existe, Ximena. Pero no. Tampoco quiero engañarme ridiculizando un sentimiento sincero. Este es un amor sin esperanza. La quiero como es, como está. No necesito que cambie para amarla. Estos últimos días me ha dolido la distancia. No soy capaz de decir dónde mero duele, pero se reproduce en mi carrusel mental la misma imagen una y otra vez: voy caminando en un día caluroso por las banquetas del centro. Voy viendo sus cicatrices en el concreto, o sus heridas abiertas, desde donde se asoman las flores amarillas, “esas flores de nadie” del poeta Francisco Serrano. Y ahí me detengo, abrazando en mi cocina la saudade.

Anuncios

4 comentarios to “Desde el séptimo piso”

  1. Agustín López Colmano abril 26, 2014 a 11:29 pm #

    Pues, hermanos somos en esto que se sólo se conoce cuando se está lejos. Para mí, esa melancolía sabe a tango, llovizna y río. Se suaviza tomando mate. Pero no se trata de algo de división política, colores y banderas, como por ejemplo un país; es algo que no tiene división. Es ese lugar, esa ciudad, ese río, esa gente. Lo demás acompaña claro, pero quizá hasta podría no estar.
    Se trata de eso que va tatuado en nuestro corazón y seguirá ahí hasta que nos vayamos de este plano. Ese pedazo de madre tierra y esos seres que allí están.También forman parte de ella.
    Va mas allá de si queremos o no volver. Nos acompaña siempre, en ese lugar cerca del pecho tan difícil de identificar. Aprendemos a vivir con ella. Aprendemos su dolor, pero también su calor. Su amor. Sus enseñanzas.
    Y la saudade, como las olas, vienen y van, vienen y van….
    Hermana en saudade, te saludo.

    • ximenaperedo abril 27, 2014 a 2:32 pm #

      verdaderamente hermano.

  2. Liliana abril 27, 2014 a 6:37 pm #

    Otra mujer observa desde la ventana del piso tierra y ve pasar torsos y piernas a la vez que escucha lenguas màs ajenas a la suya nueva. No sabe con certeza si extranha la tierra en la que naciò o en la que renaciò, pero seguramente no tiene saudade porque no entiende lo que es eso.
    Entiende que se vaciò un poquito y que eso es bueno y entiende que nadie la abrazarà como la abrazan ciertas personas distantes.

    Què lineas especiales e ìntimas, que dan gana de indentificarse en ellas. Gracias por compartir esos aromas.

    • ximenaperedo mayo 3, 2014 a 8:00 am #

      gracias a ti, Liliana, por la respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: