La nebulosa

25 Abr

Sentí escalofríos al ver la actitud retadora del Senador Javier Lozano abanicándose mientras escuchaba las acusaciones de sus compañeros Senadores.

Aseguraron que representaba intereses corporativos. Su coordinador de bancada lo llamó “chivaloca”. No lo bajaron de impostor.

En palabras del Senador Bartlett: “una persona comprometida con intereses está embarcando a todo el Senado”. Pero él apenas pareció incomodarse.

Ayer por la tarde, sin embargo, su partido salió a arroparlo. ¿Qué poder lo protege?

La última controversia desatada en el Senado en relación con las leyes secundarias de la reforma en telecomunicaciones ha vuelto a exponer la debilidad política de los argumentos y el debate frente a la concentración de poder representado en la siniestra actitud del presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado.

Asómese a ver: el País está siendo gobernado por un poder sin nombre, ni edad, ni domicilio.

El fenómeno es observable desde hace por lo menos tres décadas, pero la velocidad que ganó con el “paquete de reformas” de Peña Nieto ha sido suficiente para volcar y desmembrar partidos políticos y órganos constitucionales.

Aunque ayer cambió de tono, la prepotencia con la que pretendió imponer las reglas operativas de la reforma en telecomunicaciones fue señal de esta concentración de poder que orilló a algunos destacados Senadores al activismo político.

Sus mismos compañeros de bancada denunciaron ante las cámaras de televisión las graves amenazas de estas leyes reglamentarias, exhibieron ante una audiencia que suponen políticamente consciente la orquesta de una imposición; otros, quizá sabiéndose abatidos, amagaron con llevar la controversia hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Me recordaron la desesperación del ciudadano común cada vez más diminuto frente al nuevo juego de escalas globales.

La metáfora de la nebulosa, del internacionalista canadiense Robert Cox, compara el estado gaseoso e inasible de estas “regiones” espaciales con el Gobierno global que no podemos reconocer, pero cuyo poder resentimos diariamente, no sólo en el bolsillo, sino en los programas educativos, en los planes de desarrollo y, para no ir más lejos, en la apertura total a los mercados internacionales, pero ¿quiénes son?, ¿qué desean?

Se trata de redes de actores variables que fijan las reglas operativas a nivel global. Son Estados poderosos, también corporaciones, bancos, grupos de pensamiento, individuos, mercados. La deliberación, la discusión pública, la exposición de argumentos, les parecen mecanismos extraños y pasados de moda. Obedecen a la lógica del derecho a colonizar.

Las reformas “estructurales” que hemos visto aprobarse en el último año, más las que están por venir, forman parte del mismo plan maestro que disfrutan en llamar “modernización”, pero que, según lo podemos constatar, no tiene ningún objetivo de desarrollo para la población, sino que procuran un crecimiento económico engañoso, que reporta inversiones, pero silencia sus costos y riesgos.

Agentes como el mismo Senador Lozano, o como el ex Presidente Zedillo, apenas nombrado el miércoles consejero de Citigroup, son el corte de “facilitadores” de los que se sirve “la nebulosa” para imponerse sin ser reconocidos.

Son individuos que hacen las veces de nódulos entre “el mundo de los negocios” y la realpolitik. La novedad es que ya no esconden su doble cachucha. Se saben bien amparados.

El desafío democrático es que quienes están tomando decisiones sobre nuestros destinos no fueron electos ni son sujetos a fiscalización.

El poder tradicional de actores nacionales se extingue sin tiempo de digerir esta mudanza hacia una gobernanza global.

Urge encontrar, por tanto, un contrapeso a esta hegemonía voraz. Sospecho que la clave está en los cambios personales que impactan en nuestra vida cotidiana.

Necesitamos constituir otra nebulosa de esfuerzos anónimos, pero claramente revolucionarios.

ximenaperedo@gmail.com

Publicado en el periódico EL NORTE, de Monterrey, México.
Anuncios

Una respuesta to “La nebulosa”

  1. Luis Fernández abril 25, 2014 a 5:23 pm #

    Interesantísimas preguntas las que haces, que creo se resumen en dos: ¿Quienes encabezan ese poder global, que actúa como gobierno global? ¿Se trata acaso del Nuevo Orden Mundial que va imponiendo a machetazos sus intereses sobre la humanidad entera? Tantas denuncias consistentes en este sentido, y sobre partes de esa nebulosa como son la comisión trilateral, el CFR y otros brazos poco visibles de ese pulpo siniestro, van cobrando sentido y forma. Sólo cuando los problemas que enfrentamos los abordemos esteroscópicamente desde esta óptica, estudiando y entendiendo a los adversarios enmascarados de esta Matrix, creo que tendremos la posibilidad de enfrentarlos de forma real, para tejer una esperanza para la humanidad.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: