Se busca mediador

11 Abr

Dos cartas abiertas merecieron atención en la semana. La primera fue la de Javier Livas a la Presidencia abogando contra el desarme de las autodefensas en Michoacán y la segunda fue el texto con el que Liliana Flores Benavides se despide del proyecto Vía Ciudadana.

Ambos apuestan por la discusión pública de sus contenidos, lo cual hizo circular un poco de aire fresco en el ambiente. Las dos presentan dilemas difíciles de resolver.

La carta firmada por Livas comienza con un saludo impecable, plantea el panorama michoacano, después ofrece su diagnóstico y concluye con una tajante persuasión.

La carta es larga, pero amena. Plantea como disparate el desarme a los grupos autodefensas por dos razones principalmente. La primera es porque así el Estado está despojando a los pueblos de su último derecho a la legítima defensa, pero además porque al ser las autodefensas financiadas por empresarios hartos de secuestros y extorsiones, el desarme es una traición del Estado contra un “aliado”.

Livas concluye que la estrategia de desarme es un error “garrafal y absurdo”, con lo cual yo concuerdo aunque tengo muchas dudas sobre el planteamiento armamentista que queda en el aire.

Por su parte, Liliana Flores Benavides hizo públicas sus razones para “retirarse” del proyecto Vía Ciudadana.

Expuso varias incongruencias del gobierno interno del grupo, pero como gota que derramó el vaso mencionó el anuncio que recibió por correo electrónico de la incorporación de Fernando Elizondo y Jaime Rodríguez al grupo.

Estas membresías, después puestas en duda por los mismos aludidos, fueron incompatibles con la idea que tenía la autora de lo que debía ser Vía Ciudadana.

Disfruté mucho su texto porque nos obliga a desacralizar el concepto de “ciudadanía”.

La ciudadanía es un concepto ideológico que ha sido explotado por el marketing político como sinónimo de decencia y espíritu emprendedor.

Por ello, es común que nos indignemos cuando la conducta de alguien que se dice “ciudadano” no nos parece lo suficientemente decente o ejemplar, o bien, nos asombramos cuando algún “ciudadano” descubre “sus intereses políticos”. Pero ¿en qué ilusión estamos cayendo?, ¿qué nos hace pensar que el ciudadano es un actor neutral?

Las autodefensas y las agrupaciones “ciudadanas” con intereses electorales tienen algo en común según queda destacado en los textos de Javier y Liliana: obedecen a intereses de un pequeño grupo.

Livas dice: “Si acaso les temen a los autodefensas como insurgencia o fuerzas revolucionarias, que quede claro que en todo caso sería una revolución de empresarios en contra de todos los abundantes grupos parasitarios enquistados en el sector productivo”.

Por su parte, Liliana expone en su introducción: “Un mes me ha bastado para darme cuenta, que hay un grupo de gente con buena voluntad, pero al final se expresan los intereses personales de unos cuantos”.

Siguiendo a los autores, por dos frentes políticos antagonistas, la insurgencia armada y la vía institucional electoral, “unos cuantos” están intentando instalar su concepto de orden sobre el caos que identifican. El Artículo 39 constitucional ampara sus intenciones.

Tengo que decir, sin embargo, que al no reconocer la contradicción esencial entre la democracia y el neoliberalismo -no puede haber derechos ilimitados sobre bienes insustituibles-, estas “promesas de cambio” son, como lo escribió en su columna semanal el activista y analista político Claudio Tapia, sólo un cambio de vía hacia el mismo lugar.

Tampoco estoy por la labor de determinar un único concepto de “empresario”, pero la suma del poder político y económico, se ha confirmado estadísticamente, sólo ha resultado de beneficio para un un por ciento de la población.

Ante esta evidencia el Estado se cotiza como botín en disputa, aunque tendría que aprender el modesto papel de mediador profesional.

ximenaperedo@gmail.com

Publicado el viernes 11 de Abril de 2014 en el periódico EL NORTE, en Monterrey, MX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: