En defensa propia

16 Ene

Soportaron el fuego cruzado, el cobro de piso, las extorsiones, los bloqueos a sus productos agrícolas.

“Pero el problema detonó cuando tocaron a tu puerta para decirte ‘me gusta mucho tu mujer, ahorita te la traigo, mientras báñame a tu niña porque a ésa sí me la voy a llevar varios días'”, así explica el Dr. José Manuel Mireles el inicio de los grupos de autodefensa comunitaria en Tepalcatepec, Michoacán. “Eso ya no lo pudimos soportar”.

Ante el fracaso confirmado de la Policía y el Ejército en gran parte del territorio nacional, cabe preguntarnos si la vida y la seguridad son derechos que dependen de quien los garantiza.

Es decir, ¿es válido defender nuestra tranquilidad aunque no tengamos “licencia” para hacerlo o debemos permanecer fieles a un discurso institucional incapaz de rescatarnos del horror? No es fácil contestar esta pregunta para quienes, como muchos de nosotros, vemos suceder atrocidades a metros de distancia y no en la propia casa.

Aunque entiendo que a muchos Generales pueda resultarles vergonzoso, el éxito de las Policías comunitarias estriba precisamente en que están funcionando. Los testimonios de los habitantes de municipios resguardados por ellos mismos en Michoacán o Guerrero son contundentes. ¿Quién mejor que nosotros para cuidar de nuestras familias? Sin entrenamiento militar, ni tecnología, la pregunta es ¿cómo pueden lograr lo que miles de millones de pesos en inversión no logran conseguir?

Las Policías comunitarias tienen como único objetivo proteger a sus familias, por eso suelen conseguirlo. No les interesa la discusión política, ni repartirse botines, no están en campaña para lanzarse de candidatos. Su proyecto es muy claro: están decididos a cuidar de sí mismos, y yo creo que están en su derecho.

Ya comienzan los políticos como el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia, a desacreditar, a tildar de delincuencial y peligroso lo que está demostrando ser una organización cívica envidiable para metrópolis descompuestas como la nuestra. Por supuesto que las nuevas incertidumbres que provocan estos “ejércitos” nos estremecen, pero la duda siempre ha sido un motor de transformación.

Quien acusa a que estos grupos transgreden el Estado de derecho debe aceptar primero que estas comunidades viven permanentemente en lo que se denomina Estado de excepción. Es decir, sus derechos elementales están suspendidos si no históricamente, al ser indígenas, sí al menos desde que la política agrícola se abocó a proteger un tratado comercial con Estados Unidos y no a fortalecer al campo mexicano, ni a velar por la calidad de vida de sus campesinos.

El “canje” que realizaran dos grupos de autodefensa de 60 soldados por audiencias con el Gobernador de Guerrero y la reacción casi inmediata de la Secretaría de Gobernación de dialogar con representantes de estas Policías evidencian su fortaleza política.

El “contagio” de Policías comunitarias es una alerta que a muchos ensordece, pero cuyo mensaje es esperanzador: la rehabilitación social inicia a partir de la confianza y del sentido de comunidad. Aunque no están exentas de corromperse, las Policías comunitarias son reguladas por sus propios padres, hermanos, maestras o abuelas. Al no percibir salario, su participación es voluntaria y honrosa. ¿Quién puede protegernos mejor que nuestros propios hijos?, expresan las mujeres comerciantes que pueden viajar sin temor a ser asaltadas o ultrajadas.

El Estado mexicano tiene la oportunidad de desactivar la bomba o de hacerla estallar. Si los representantes de la República federal se sienten ofendidos entrarán en una competencia estúpida contra quienes no están representando amenaza, sino esperanza. Deberán, por supuesto, mantener un diálogo abierto, pero éste debe priorizar la colaboración. No debemos olvidar que estos grupos no están haciendo llamados ni a la desobediencia, ni a la independencia, simplemente están cuidando de sus vidas.

Las Policías comunitarias no funcionan sin comunidad, por eso aquí fracasarían. En Carta Blanca City la esperanza de hacer comunidad se atasca en un pleito frívolo entre Tigres y Rayados.

ximenaperedo@gmail.com

Publicado el 9 de Agosto de 2013 en el periódico EL NORTE de Monterrey, México.

Anuncios

2 comentarios to “En defensa propia”

  1. Alfonso Teja-Cunningham enero 16, 2014 a 10:21 pm #

    …pleito frívolo entre tigres y rayados, más algunos poquitos a los que no les gusta el futbol.

  2. omar martinez febrero 6, 2014 a 11:15 pm #

    Todo se resume en tu pregunta “Es decir, ¿es válido defender nuestra tranquilidad aunque no tengamos “licencia” para hacerlo o debemos permanecer fieles a un discurso institucional incapaz de rescatarnos del horror?

    No solo es valido ;es un derecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: