Entras, robas y te quedas

23 Ago

La reforma energética que promueve Peña Nieto y sus estrellas es un contrato de asalto ad eternum: entras, robas y te quedas.

Con la historia de saqueos que nos antecede no deberíamos tener la menor duda en rechazar esta privatización de la explotación petrolera. Es ridículo siquiera prestar oídos a los actores que hoy se presentan como expertos en materia para vendernos como la gran oportunidad de modernización lo que no es más que un asalto por las buenas.

Pemex-privatizacin  No me acompleja que me llamen “enemiga del progreso”. Ni me aterra quedar fuera de la lógica impuesta por la euforia capitalista. Al contrario. Advierto como patológica la obsesión por producir sin límites. El petróleo es el lubricante clave de esta máquina sin ética programada para no necesitar descanso. Bajo esta idea de eficiencia industrial es que se ha planteado el resto de nuestra economía. Habrá luego que consumirlo todo, ésa es nuestra importancia.

El petróleo es un símbolo civilizatorio. Luego de su descubrimiento, uso y explotación el mundo se transformó. La creación de plásticos, telas sintéticas, químicos, fertilizantes y combustibles nos hizo sentir modernos aunque hoy vivamos en auténticos basureros coloridos. La toma de conciencia sobre la importancia de preservar la vida sobre cualquier otro interés se contagia lenta, pero inexorablemente. El tiempo del petróleo está pasando.

Ahora bien, aunque podamos comprender el desgaste histórico de algunas ilusiones la inercia del sistema impera. México tiene el petróleo que Estados Unidos desea. Más que eso, México posee un bien estratégico para la seguridad nacional de su vecino. En el 2025, Estados Unidos consumirá 30 millones de barriles de petróleo diarios. De no hacerse de yacimientos, necesitará importar el 70 por ciento de estos insumos, destacó la Dra. María Fernanda Campa, catedrática de la UNAM, experta en la materia.

Debería ser muy afortunado tener tanto de lo que Estados Unidos necesita, aunque en nuestro caso esto parece ser una desgracia. Lo conocemos. Nuestro vecino es un país obeso cuya economía se sostiene inventando necesidades de consumo, incluidas guerras. Pero también conocemos a nuestro Gobierno. Vimos su desastroso arribo al poder. Conocemos la forma en cómo fragua sus negocios.

Por eso es tan difícil de aceptar que haya quien crea el discurso de que necesitamos ser saqueados. Esta idea sólo se sostiene bajo la lógica de que el objetivo es producir y generar ganancia sin importar quiénes sean los beneficiarios. La diferencia entre una corporación privada y otra pública es el interés que persiguen. La primera se rige bajo la inercia de la acumulación, la segunda está obligada a repartir sus ganancias.Reforma de pemex

Pemex pone 40 centavos por peso que se destina al gasto público. Las empresas más poderosas mexicanas siguen gozando de privilegios fiscales injustificables. Es decir, son flujos de direcciones contrarias.

Si se tratara de desahogar a Petróleos Mexicanos de la carga fiscal que le impide invertir en tecnología o financiar nuevas refinerías tendrían que obligar, se ha dicho hasta el cansancio, a que los grandes consorcios mexicanos paguen los impuestos sobre sus millonarias ganancias. Por eso llamo impostores a quienes dicen representar los intereses públicos, pero trabajan exactamente en evitar el reparto.

¿Podemos evitar este atraco? Cualquier democracia que se respete tendría que garantizar a sus ciudadanos la vía del plebiscito para desahogar asuntos tan directamente relacionados con la propia soberanía. Sin embargo, la ley reglamentaria que en México haría viable esta salida aún no es aprobada. Por lo tanto, aunque desgastantes, no veo otro canal para manifestarnos informados que las demostraciones públicas.

Los escépticos del discurso ideológico de la izquierda mexicana y quienes estamos convencidos de que urge poner un límite a la explotación de los recursos naturales habremos de abrir un nuevo espacio en el hasta ahora bipolar debate.

La otra opción es dejarse engañar.

ximenaperedo@gmail.com

Publicado por el periódico EL NORTE el 23 de Agosto de 2013, en Monterrey, México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: