Los niños del progreso

26 Abr

Cada vez es más difícil ser niño. Ésa es la impresión que me deja el retrato en números rojos de la infancia mexicana. La mayoría de los niños y niñas en nuestro País son obesos, duermen poco, no conocieron la leche materna y viven en pobreza. Por si fuera poco están acomodando conceptos claves para la vida a partir de escenarios de guerra. Sus papás no tienen tiempo, ni energía, ni humor para calmar su ansiedad.

Desde que esta crisis comenzó, los discursos políticos y en general las conversaciones de café apuntan a que los papás hemos olvidado cómo ser “buenos padres”; el dedo flamígero sigue apuntando como principales responsables a las madres que “abandonaron” a sus hijos para salir a trabajar. Como si se hubiera esparcido de pronto una epidemia, la vida familiar fracasa acarreando un profundo sufrimiento en el espíritu humano.

Los papás y mamás que hoy estamos en el banquillo de los acusados fuimos educados de tal forma que nos asumimos culpables, sin chistar. Como nos acostumbraron a obedecer sin cuestionar, aceptamos el veredicto. Es decir, que encima de trabajar jornadas extenuantes, de hacer malabares para estirar el salario, de perder horas secuestrados por un pésimo sistema de transporte somos responsables de llegar hechos pedazos a criar a nuestros hijos.

La historia de la paternidad es un cúmulo de ensayos y errores. Ciertamente no hay una forma ideal de ser padres. Todos nos equivocamos. Pero nuestro tiempo se distingue, según estimo, por dos características únicas: nunca habíamos tenido tanta información accesible para criar mejor a nuestros hijos y al mismo tiempo, como si fuera una mala pasada, no tenemos oportunidad para vivirnos padres.

Pero también existe una historia sobre cómo hemos entendido la infancia. Durante siglos se les ha considerado seres en desarrollo, como si el fin fuera convertirse en adultos ¿asalariados? Es hasta ahora que podemos reconocer que el niño o la niña no es alguien a quien debemos apresurar para crecer. Que su estadio de infantes es tan pleno como cualquier otro. Que su experiencia de vida es tan válida como la nuestra.

En el marco del Día del Niño subrayaría el compromiso que el ser humano ha asumido históricamente con sus crías. No hay una historia más conmovedora que la del amor que experimentamos por nuestros hijos. Si la raza humana sigue en pie es porque los padres han cuidado a sus cachorros. Hoy, sin embargo, parece que no hay lugar para los niños. Su crianza mete en aprietos al sistema. Su problemática es un asunto secundario para la política institucional.

Para mantenerse a flote, el sistema neoliberal ha echado mano de nuestros ahorros, ha obligado a nuestros gobiernos al recorte de políticas sociales y ha empujado a los trabajadores a soportar violaciones sistemáticas. Para conveniencia suya, esta realidad la vivimos como una ristra de defectos personales y no como fallas del sistema. Es decir, creemos que no encontramos trabajo porque no somos los suficientemente buenos, que somos pobres porque no estudiamos lo suficiente, que somos malos padres porque estamos siempre cansados.

Esta docilidad acrítica mantiene alejada la carta de exigencias que en otros países son una realidad como, por ejemplo, la reducción del horario laboral para criar a los hijos; o la protección del derecho del niño lactante de tener a su madre por lo menos seis meses, sin que por ello la mujer pierda su empleo o se reduzca su salario. Esto por no ir más lejos y exigir para los padres una licencia de paternidad. ¿Exagero? ¿Pido demasiado?

Para movernos hacia este cambio de perspectiva, en el que el bienestar del niño esté en el centro de las preocupaciones sociales, necesitamos abrir la puerta de nuestra casa. No estamos enfrentando un problema doméstico, sino público. Es necesario que nos preguntemos si la crianza y la vida familiar son derechos humanos o tan sólo son prestaciones laborales.

El próximo 30 de abril escucharemos cifras muy dolorosas sobre la situación de vulnerabilidad extrema de la infancia mexicana. No faltarán los discursos cursis, el show de payasos patrocinado por el Alcalde y, en general, una fiesta que encubrirá por unas horas el futuro de “los niños del progreso”.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

7 comentarios to “Los niños del progreso”

  1. Daniel Grajales (@dano603) abril 26, 2013 a 6:03 pm #

    No exageras. Las licencias de paternidad son una realidad
    en Europa, las que por cierto estan a punto de ser reducidas con
    todas estas “crisis”. Y te falto poner los que decidimos ya no
    tener hijos. Es un lujo que no podemos darnos. Saludos!

    • ximenaperedo abril 27, 2013 a 1:56 pm #

      Cierto, Daniel. Me faltó mencionar esto y no es poca cosa. Los españoles ya lo dicen con todas sus letras. No es que no queramos vivir solos, salir del amparo de nuestros padres, independizarnos con una pareja, tener hijos… es que no podemos. Quiero suponer que este tipo de derrotas no tienen que despertar el instinto de sobrevivencia. O qué piensas tú. Saludos

  2. RODRIGO abril 26, 2013 a 7:57 pm #

    Navegando por la red me topé con tu blog y confieso que lei
    tus editoriales en periódico porque tus compañeros de esas páginas
    me resultaron aburridos,asi que poco a poco te iba
    descubriendote,con tus manias y fobias te fuiste perfilando dentro
    de las “top 10” mujeresa las que ahora leo con frecuencia…me
    deleité leyendo tu editorial sobre FEMSA y sobre todo la ristra de
    comentarios que se desataron y ver que el mismo “diablo” te
    escribió me resultó todavia más exquisito y la horda de “empleados”
    que defendian a capa y espada su “santa empresa”…por otro lado
    extraño mucho a los maestros compañeros editorialistas tuyos que
    gozaba intensamente Enrique Canales,Carlos Monsiváis,Granados Chapa
    que al irse te repito tuve la grata sorpresa de
    “descubrirte”…saludos

    • ximenaperedo abril 27, 2013 a 1:54 pm #

      Yo también extraño sobre todo la voz de Monsiváis y el análisis de Granados Chapa. Lo digo de todo corazón. Me dejaron en una suerte de orfandad. Dejaron dos huecos horribles no sólo en el periódico, sino en el debate público. Sobre lo otro que me que me dices pues me alegra mucho hacerte compañía y que ahora también yo me sienta acompañada por ti. Saludos, Rodrigo.

    • tecoloteloco abril 27, 2013 a 8:18 pm #

      De acuerdo contigo. Un saludo cordial.

  3. RODRIGO mayo 13, 2013 a 9:22 pm #

    Adendum (ahora tan de moda con el pacto por México) se me olvidó mencionar entre los maestros de la pluma a Germán Dehesa …me acordé en un deja vú al leer mandarina en tu blog,ya que el tenia su “mandarina mecánica”…saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: