Vendetta no es justicia

1 Mar

451035Vendetta política no es lo mismo que justicia. Y con esto nos enfrentamos a la primera paradoja del “gordillazo”. La detención y el eventual encarcelamiento de “la maestra” pueden ser actos legales, pero no justos. La diferencia estriba en que la justicia es un valor ético, que se construye, y lo que hemos visto no es más que un evento político-mediático. Si usted está creyéndose que del Gobierno peñanietista puede emanar justicia, temo advertirle: está usted viendo mucha televisión.

En principio, yo preguntaría si un Gobierno ilegítimo puede ser fuente de justicia. Me parece que la justicia no nace por accidente. No es hija de la casualidad, sino de una suerte de fidelidad a la armonía. Podríamos, sin embargo, omitir toda reflexión y festejar que en el último ajuste de cuentas salimos ganando -¿quién no deseaba la caída de Elba Esther?-, pero esto sólo nos retrataría como víctimas felices de un patético fuego cruzado.

Qué difícil es disentir con este Gobierno sin parecer paranoica. De esto se trata el maridaje entre el poder político y el mediático: de crear realidades incuestionables. Heriberto Yépez bautizó como “telefísica” a este poder de la televisión de crearnos una única realidad posible. El comando mediático se encarga de hacer parecer ridículas las dudas por demás lógicas con las que el ciudadano de a pie cuestiona al poder político.

“No hay mujer más odiada en este país que usted”, espetó en entrevista Adela Micha a su invitada. Elba Esther entonces agradeció “las campañitas” que le han montado las televisoras y organizaciones de la iniciativa privada, como Mexicanos Primero -de Claudio X. González. En ese mismo programa, de la semana pasada, Elba Esther acusó a un grupo de empresarios apoyados por Televisa de querer quedarse con la administración de la educación pública.

Tan evidente fue “la campañita”, como evidente es la protección que otros ladrones reciben. Esto no exime a “la maestra” de sus delitos, pero sí revela que el peor saqueador puede estar a salvo por más de 20 años, como ella misma lo estuvo, si se sabe alinear al grupo en el poder.

Elba Esther fue coronada como el “rey feo” del carnaval político. Era conveniente para el resto de la perversa fauna que la rabia del ciudadano común se concentrara en un solo “animal político”. El personaje daba para eso y más. Su debilidad por los excesos, sus cirugías y su intempestivo temperamento la convirtieron en un producto mediático de fácil digestión, por eso, y por haber provocado al dinosaurio pactando con el PAN, es que “la maestra” pasará sus próximos años encerrada.

Helioflores ELBA

En esto se concentra la paradoja más trágica del caso. No puedo aplaudir la aprehensión de la presidenta vitalicia del SNTE, aunque quisiera, cuando advierto que la decisión está fortaleciendo a iguales o peores criminales. No es un acto de justicia, sino, acaso, un ajuste de cuentas al más puro estilo de la mafia.

La corona arrancada de la maestra Gordillo, lo hemos visto, vale miles de millones de pesos, amén del poder político de representar a un millón y medio de profesores. Lo deseable sería que esta crisis acelerara la destrucción de un sindicato decadente para formar tantos sindicatos independientes como fuera necesario. Sin embargo, el grueso del magisterio parece asumir dócilmente que el PRI no pondrá en riesgo su trofeo.

Otra paradoja a mencionar es que el mismo PRI se “fortalece” al aniquilarse a sí mismo. Elba Esther es producto del partido. Sus maestros siguen activos en la política, comenzando por el mismo Carlos Salinas. Deciden castigarla porque en sus ambiciones fue demasiado lejos, pero no habría Elba Esther sin PRI. Se encarcela a una falla del mismo priismo. Es la decadencia traicionándose a sí misma.

En el escenario político mexicano los antagonistas de quienes concentran el poder, y quienes debieran equilibrar la balanza, son igualmente cuestionables.

No hay autoridad que emprenda actos justos. Este vacío convoca a la sociedad civil a ocupar este lugar. Llenarlo no es exigir ingenuamente lo que el poder jamás concederá -como el encarcelamiento de líderes charros leales al PRI-, sino constituirnos como una oposición ética al poder que corrompe.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: