Los rehenes del IMSS

8 Feb

En Nuevo León, la calidad de vida la conquista el ciudadano a pesar de su Gobierno. Quien desea sencillamente tener una vida digna primero debe sortear las trampas que quienes deberían protegernos van montando en el camino. No basta con esforzarse todos los días de sol a sol, los regiomontanos debemos guardar energías para defendernos de los embates de nuestros reyes y señores feudales.

Hay ocasiones en las que sus agresiones son tan burdas que uno no atina a comprender si es saña o negligencia. Éste es el caso del conflicto entre operadores de guarderías subrogadas y el IMSS, que ha trastornado la vida doméstica de miles de familias trabajadoras. ¿Qué hay detrás de la orden de cerrar todas las guarderías públicas a las 16:30 horas?

Jorge Luis Hinojosa, delegado del IMSS en Nuevo León

Jorge Luis Hinojosa, delegado del IMSS en Nuevo León

Este tipo de intransigencia es típicamente neoliberal, es decir, es un rasgo característico de las empresas sin escrúpulos, que sólo atienden a sus objetivos financieros o a sus estrategias políticas. El silencio con el que Jorge Luis Hinojosa, delegado del IMSS en el Estado, ha respondido a los padres de familia desesperados es una conducta antisocial, pues utiliza a los bebés, niños y niñas de rehenes en negociaciones políticas.

Como sucede últimamente, parece que las normas o las leyes -y no los funcionarios públicos- son las autoras de nuestras desgracias. Sucede que el contrato del IMSS con sus operadoras estipulaba que la guardería sólo daría un servicio de nueve horas diarias, de 7:00 a 16:00 horas. Al ser esta cláusula tan absurda, las guarderías subrogadas optaron por extender el servicio tres horas más, hasta las 19:00 horas, y los padres de familia aceptaron pagar “las horas extras”, incurriendo así en un acto de corrupción involuntario.

La corrupción involuntaria sucede cuando al ciudadano no le queda otro remedio más que transgredir las normas. Acorralado por sus propias “autoridades”, se resiste al papel del gran perdedor que paga siempre los platos rotos. Pues, ¿qué podrían hacer los papás y las mamás trabajadoras? ¿Renunciar a sus fuentes de ingreso?, ¿entregar a sus hijos al DIF? ¿O pagar para que las guarderías concedan una extensión en el servicio (que debiera ser a todas luces legal y gratuita)?

¿Cuántas veces nos encontramos como estas familias, prácticamente obligados a romper las normas? Las leyes se van vaciando poco a poco de sentido gracias al abuso de una élite que las diseña y modifica a su pleno antojo. Las leyes debieran servir para proteger la justicia, el bienestar y la armonía social. Sin embargo, quienes detentan el poder parecen decididos a hacernos pasar legalmente como utilería reemplazable, sacrificable y explotable. ¿Resistir o someterse?

El desprestigio de los políticos ha provocado que todas las apuestas de orden y bienestar social se vuelquen hacia la efectividad de las leyes y del sistema jurídico. Estamos por llevarnos otra desilusión: las leyes tampoco habrán de salvarnos del caos y el abuso. Las normas cuando se imponen para arrebatarnos derechos son disfraz de la tiranía y deben ser desenmascaradas.

Otra gran paradoja de este caso es que sea precisamente en Nuevo León, cuna industrial, bastión laboral del País, donde los trabajadores y trabajadoras reciban este revés. ¿Será que el economista y ex colaborador del Banco Mundial, José Antonio González Anaya, actual director del IMSS, está usando a nuestro Estado como laboratorio para presionar a los trabajadores a aceptar el contrato laboral por horas?

González Anaya, Director General del IMSS

González Anaya, Director General del IMSS

Lo positivo de esta historia es que los padres y madres de familia están comenzando a organizarse. Parece que la exclusión es la vía más efectiva para advertirnos sujetos de derecho. Deseo que esta incipiente organización advierta que el servicio de guardería es un derecho conquistado sin reversa; no es una concesión, ni un favor. Por ser un derecho exigible no deben pagar ni un solo peso “por horas extras”. Pero creo que pueden ir por mucho más.

Ésta es la oportunidad para exigir que las y los trabajadores sean reconocidos como participantes imprescindibles en la toma de decisiones sobre los servicios que reciben sus hijos e hijas.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: