Escape al colapso

16 Nov

El martes pasado la bicicleta derrotó al automóvil en Monterrey. En plena hora pico se enfrentaron bicicletas, motocicletas, autos y transporte público para medir su eficiencia. En primer lugar llegó una mujer ciclista y hasta en cuarto sitio apareció el automóvil; el quinto lugar, como era de esperarse, fue para el transporte público. Semejantes resultados se replicaron en otras 20 ciudades del País en este primer “Desafío Modal” simultáneo a nivel nacional, organizado por la Red Nacional de Ciclismo Urbano y sus socios.

Lujosas camionetas de motores alucinantes permanecen inmóviles, impotentes, observando el vuelo de la bicicleta de segunda mano. Los casi 2 millones de vehículos automotores que circulan en la Ciudad se hacen la vida imposible unos a otros. Las proyecciones estiman que, de seguir motivando el uso del auto, en el 2025 rebasaremos los 3 millones de vehículos y sólo avanzaremos 20 kilómetros por hora.

Según el Cuarto Almanaque de Datos y Tendencias de la Calidad del Aire en 20 Ciudades Mexicanas, el 78 por ciento de la población que vive en nuestra Ciudad está respirando altas cantidades de partículas suspendidas. Entre el año 2000 y el 2009 murieron 38 mil personas en México por enfermedades vinculadas a la contaminación del aire. El automóvil es causante del 60 por ciento de la polución atmosférica.

Pese a la contundencia de estos datos, no encontramos otra mejor forma de movernos al trabajo, ni de ir al supermercado, ni de llevar a los niños a la escuela que en nuestro propio carro. Me encantaría moverme en bici, piensa la mayoría, pero no existen condiciones para que lo haga. Y es verdad. El desafío cultural es comenzar a exigir infraestructuras para movernos a pie y en bicicleta, así como mejoras sustanciales al transporte colectivo como un derecho a la movilidad, pues la negligencia de los gobiernos nos condena al auto y, por ende, al colapso.

La solución no es que todos nos montemos en la bici, sino que recuperemos nuestra libertad de elección y nuestro derecho a la movilidad. La propuesta es movernos a un esquema multimodal: es decir, un combinado de medios que nos independice parcialmente del auto. Rehabilitar banquetas, desactivar a las mafias del transporte público, instalar puertos de bicicletas en todas las estaciones del Metro, son algunas decisiones que facilitarían este cambio cultural.

Lo más difícil de entender es que una sociedad informada quede atrapada en el círculo vicioso de quien ambiciona una transformación, pero es incapaz de promover las condiciones para que ésta se dé. Es evidente que nuestros gobiernos nos estafan sistemáticamente al hacernos creer que saben lo que hacen, pero también es verdad que hemos decidido pecar de ingenuos o abrazar el catastrofismo del “nada cambiará”.

No deja de ser preocupante en este mismo renglón que la Secretaría de Obras Públicas esté presumiendo la “multimodalidad” del Par Vial Constitución-Morones Prieto sin que muestre los ciclocarriles ni las banquetas prometidas. Temo que lo mismo ocurra en el atrasadísimo proyecto Ecovía del que la Secretaría de Desarrollo Sustentable tanto alardea, pero que, hasta ahora, prescinde de los ciclocarriles, banquetas y arbolado proyectado.

Sin embargo, algunas de las nuevas administraciones municipales como San Nicolás, Escobedo y Monterrey han anunciado proyectos de recuperación de calles para la convivencia vecinal, así como el trazo de ciclocarriles -¡90 kilómetros en San Pedro!-, programas que, aunque incipientes, evidencian una nueva apuesta hacia el futuro.

Esto no es sólo resultado de la voluntad política, sino de la tenacidad y el profesionalismo de grupos ciudadanos decididos a trabajar, motivar o presionar a los gobiernos. Así podría comenzar a erradicarse el paradigma insoportable de una ciudadanía divorciada de sus gobiernos, o de administraciones soberbias que olvidan para quién y para qué trabajan.

Es posible escapar al colapso. Una nueva bicicleta rodando modifica a la Ciudad. La decisión de dejar el auto y llegar a pie abona de forma inexorable a un cambio cultural. Es probable que esto escape a la vista, pero no escapará al paso del tiempo.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

Una respuesta to “Escape al colapso”

  1. Enrique noviembre 22, 2012 a 10:42 pm #

    Diputados panistas llegan en bicicleta a entregar iniciativa para ciclovía:
    http://monterrey.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/92251228e7aaad2808630db593bf5e6d

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: