¿Por qué está ganando el PRI?

18 May

Pocas veces contamos con que cada quien tiene una distinta percepción de la realidad. Con nadie compartimos nuestro mundo, sino apenas momentos o pedazos de él. Esta soledad es irremediable y universal, es decir, aterradora y bellísima. Ya no digamos en un país, en una ciudad o en un barrio, en la familia convergen miradas genuinamente divergentes que no hemos sabido valorar. Nos tomamos la vida demasiado en serio.

Lo anterior es una cápsula filosófica para calmar mis ansias de vengadora del proyecto EPN. No voy a negar que perdí el sueño una noche pensando en cómo podría(mos) evitar que el PRI regresara a Los Pinos.

En esta mi última indigestión política desfilaron en tiovivo las imágenes más perturbadoras de la semana: Peña Nieto sonriendo y diciendo adiós a los estudiantes que le gritaban “¡Fuera!”, “¡Fuera!” y lideresas golpeadoras del PRI gritando “¡vamos a recuperar Los Pinos!…”.

Al día siguiente evité contentarme con quejas y, en cambio, traté de imaginar cómo es el mundo de los priistas en campaña, cómo es el mundo de quienes apoyan a EPN hasta los puños y, finalmente, cómo es el mundo de la gente que se llama así misma “priista por tradición familiar”. ¿De verdad son tantos? ¿Tantos podrían estar equivocados? ¿Lo están?

Nos dividen fronteras infranqueables que se llaman “realidades cotidianas”. Soy resultado de mis hábitos, de mi historia familiar y personal. Cambiamos si nuestra cotidianidad sufre alguna transformación drástica, pero de otro modo nos mantenemos encerrados en nuestras ideas y creencias. No nos divierte dialogar, ni transformar nuestra manera de ser para que el otro esté mejor. En nuestro fuero más interno somos antidemocráticos. Pero así estamos bien, decimos todos.

En lugar de tildarlos de ignorantes o cínicos, quizá sea más productivo intentar comprender las razones que muchos tienen para votar por el PRI. No creo que exista una persona que sea capaz de hilar lógicamente argumentos a favor de Peña Nieto, pero sí existen millones capaces de explicar por qué les conviene que gane el PRI. Esto tiene que ver con el refrendo para el permiso de piso en el mercado, las placas del taxi, la costumbre: “siempre he votado por el PRI”.

Lo más difícil de aceptar es que no existe forma de comprobar quién tiene la razón cuando estamos rodeados de una realidad cotidiana que justifica permanentemente nuestra manera de ser y de pensar -¿quién en su sano juicio arriesgaría el sustento familiar?

Aunque en redes sociales cada vez se recrudece más el enfrentamiento contra el priismo esto le resta pocos votos a Peña Nieto, pues no se desactivan las razones válidas que millones de personas tienen para votar por él.

Nos han enseñado a reconciliar visiones encontradas por la vía de la competencia, pero ¿no será esto la perpetuación de un conflicto?, ¿no deberíamos de comprender nuestras “realidades cotidianas” antes de tomar la sartén por el mango dispuestos a darnos una buena tunda?, ¿no será que esto que llamamos civilización es en realidad la sofisticación de la barbarie?

Los sistemas políticos que conocemos se sostienen porque los participantes aceptan como legítimo que, luego de competir, el vencedor imponga su percepción de realidad sobre el resto. Como nadie está esperando un consenso no es necesario ver a los candidatos dialogar, sino enfrentarse con uñas y dientes. La competencia nos había parecido lo más civilizado, pero su desgaste histórico es evidente.

Al juego “democrático” no le conviene que comprendamos esta complejidad, sino que mordamos el anzuelo y compremos pleito. Es decir, que justifiquemos que otros sean los que se queden afuera y no nosotros, ni “nuestro gallo”. Por desgracia, el propio sistema obliga a dejar de lado estas reflexiones para hacerse de una cuenta en redes sociales y defender “el destino de la Nación”. ¿Será?

Entretenidos en nuestro papel de porristas, vengadores o buscapleitos, los ciudadanos no salimos de nuestro papel de espectadores. Quizá nos haga falta otro fraude para comprender la obsolescencia de un sistema que no garantiza la representación de todos.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

5 comentarios to “¿Por qué está ganando el PRI?”

  1. rodolfosada mayo 18, 2012 a 3:13 pm #

    Buen día, querida amiga.
    El problema para quienes ya no tenemos treinta años, es que nos angustia la idea de no tener tiempo para esperar a que un nuevo fraude logre despertar a quienes duermen en el descanso de las migajas de libertad que es la libertad de conformarse con la tortilla y las placas de taxi. Y es cierto, nos desesperamos buscando la manera de dejar al menos sembrada la semilla de la inconformidad.
    Mi mas cordial saludo.

  2. Federico mayo 18, 2012 a 5:38 pm #

    Cada individuo tiene una percepción del mundo diferente, hay que asumirlo.
    Si Peña Nieto llega a los pinos puede ser que sea el primer presidente derrocado en los últimos tiempos, debido que cada vez habrá más personas que no tienen nada que perder, entonces tampoco tienen miedo a nada. Una vida miserable es peor que una muerte en lucha.
    Recuperar los pinos por el PRI no es lo más importante. Pero tal vez recuperar el país si, o recuperar la dignidad como ciudadanos y como personas, porque hay muchas personas que viven en las mas desesperante pobreza, y eso, si es muy indigno. Recuperar la seguridad de tránsito, es muy digno. Indigno es temerle a otros seres humanos convertidos en bestias dedicados a asesinar sin la menor consideración.

    Nos dividen fronteras infranqueables que se llaman “realidades cotidianas”. Soy resultado de mis hábitos, de mi historia familiar y personal. Cambiamos si nuestra cotidianidad sufre alguna transformación drástica, pero de otro modo nos mantenemos encerrados en nuestras ideas y creencias. No nos divierte dialogar, ni transformar nuestra manera de ser para que el otro esté mejor. En nuestro fuero más interno somos antidemocráticos. Pero así estamos bien, decimos todos.
    La realidad cotidiana es que los que apoyan a Peña nieto y él mismo lucran con el hambre, sus seguidores tienen la ilusión cotidiana de que a través de sus promesas sobrevivir biológicamente, lo cual es también muy indigno, porque la especie se margina solo queda la animalidad.
    No es la razón lo que tienen, es el hambre y la crisis permanente lo que provoca que lo valores humanos se hagan a un lado porque es apremiante la supervivencia.

    Los privilegiados de las redes sociales, si son activistas, solo mitigan un poco la frustración que llega cuando se revelan tantas contradicciones, sobre todo las de los políticos y muchos empresarios.
    No es la barbarie sofisticada, es cruda, solo basta salir a la calle y ver el entorno, todo en su conjunto, el social, el social y el entorno natural, hay mucha depredación, predominantemente por los humanos, unos más depredadores que otros, por ejemplo la famosa clase política.
    La propuesta de que es necesario otro fraude, es una provocación pero lamentablemente en el mismo nivel y la misma dinámica del sistema en su conjunto, es además un enfoque biológico, estimulo-respuesta, como para domadores de circo donde las gracias se hacen por efectos de la picana eléctrica y la recompensas si cesa el castigo. Necesitamos salir del estado biológico, para decirlo con eufemismos.
    No nos alcanza para observar que los actores en el juego electoral son parte un enfoque complementario condicionado, existen los gobernados para que existan los gobernantes, pero el juego perverso de fondo es que quienes gobiernan, lo hacen teniendo como señuelo “el juego democrático”. ¿Es la democracia el mejor sistema? Por lo pronto veamos en México como nos va con ese invento.
    Hasta ahora el camino es la interacción, la comunicación, la conversación, el debate, la confrontación, con la firme idea de ser actor y no espectador de la vida social. Tal vez hay mas caminos.
    Las etiquetas de los colores y partidos, solo son las formas en que quienes luchan por poder establecen sus nomecalturas para competir y para meter a esa competencia a la masa con el fin legitimizar “el juego democrático”. Al final de cuentas los seguidores de cada partido piensan en su beneficio, pocos piensan en el beneficio dese una perspectiva social, eso hace que los partidarios se conviertan en porros. De acuerdo al nivel del participante y su distancia con el círculo del poder, es a lo que aspira, quienes están cerca de los candidatos, obvio esperan su recompensa de llegar al poder, y los que salen a la calle, tal vez con una fotografía del candidato y la satisfacción de haber participado, es suficiente.
    Lo más frustrante es que la mayoría de los grupos que se adhieren a los candidatos, lo hacen desde el “me late”, y está bien, a los candidatos, solo les interesa sumar, la ideología no cuenta, entonces al verlo así se vuelve muy ridículo el espectáculo, porque solo hay uso de las personas.
    No necesitamos otro fraude, necesitamos vernos como especie, como “homo sapiens” que tanto presumimos.
    Además hay que asumir que las redes sociales del internet, son virtuales, muy virtuales, lo que se requieren son redes sociales de carne y hueso.

    • Salvador junio 15, 2012 a 11:22 pm #

      Un diferente y muy interesante analisis ¡Felicidades!

  3. Angel Sendic Tovalin Castillo mayo 18, 2012 a 5:46 pm #

    el pri está ganando?? wtf??? te basas en las encuestas de reforma? en el popularómetro integrado en la hipersuperpersepción metafísica, en verdad creo que lo que se está jugando en esta elección son dos discursos opuestos de país, uno que es el continuismo y retroceso político, otro que dice cambio, el cambio si se escoje apenas estaría por venir, se tendría que empezar a construir, con y a pesar de amlo, lo otro sería seguir en la aguidización de las contradicciones a costa de dolor muerte y sufrimiento, el sector de población que accede al internet obviamente está estratificado en un 30% d e la población, pero eso no significque que estén completamente aislados de los demás sectores, las redes alfinal permean e influyen en la radio tv y periodicos, miren lo de orita con la ibero

  4. omar martinez junio 9, 2012 a 7:25 pm #

    ¿Sera que van ganando porque mas mexicanos quieren votar por ellos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: