La mejor afición

27 Abr

 

Herido por los capitales extranjeros que han comprado sus industrias, el orgullo regiomontano corrió a resguardarse en el futbol.

De ilusiones vivimos todos. Irle a Rayados o Tigres se volvió un requisito para probarse confiable, portar la playera del equipo una carga al presupuesto doméstico y emborracharse si se gana o si se pierde una muestra de pasión. Por ello nos condecoraron como “la mejor afición”, título que defendemos exaltados y a todo pulmón porque, de lo contrario, ¿qué seríamos los regiomontanos?

La industria local del futbol, conducida por Femsa y Cemex, olfateó el gran negocio que se esconde no sólo detrás de la taquilla, la venta de artículos y las rentas de los patrocinadores, eso es lo de menos, sino de especular con el temperamento de los consumidores.

Crear cultura es el nuevo negocio del siglo 21: diseñar fobias y aspiraciones, provocar el llanto y la rabia es tener en la palma de la mano a la masa que sostendrá el sistema. ¿Quién se atreve a celebrar a risotadas que de las gradas se despliegue la leyenda “Rayados, ladrón de mi cerebro”?

Esto no resultaría escandaloso si además de futbol los regiomontanos fuéramos motivados a descubrir alguna otra alternativa para entretenernos. Pero todos los caminos conducen al futbol no sólo por la excesiva publicidad pagada, sino porque en la televisión local, en la prensa y en la radio, la mediocridad creativa nos condena a la repetición del mismo tema.

Me pregunto si con el consumo de futbol sucedería el mismo fenómeno observado cuando las marcas reducen su publicidad y sus ventas caen estrepitosamente. ¿Será que de veras nos gusta tanto el futbol, o será que no tenemos de otra?

“La publicidad reemplaza al talento, lo fabrica, lo inventa”, contesta el escritor Mario Vargas Llosa en entrevista con Jan Martínez Ahrens, publicada por el periódico El País, en la que el Premio Nobel de Literatura tilda de trágico que la cultura se convierta en mero entretenimiento. “La frivolidad… es el sacrificio de la visión del largo plazo por el corto plazo, por lo inmediato. Justamente eso es el espectáculo”.

Aunque el periodista señala en este tipo de reflexiones cierto tono aristocrático y melancólico de la “alta cultura”, el escritor peruano no duda en confirmar su deuda con la creatividad cautivadora del ser humano: “Una civilización que ha producido Goya, Rembrandt,
Mahler, Goethe no es despreciable, no puede ser despreciable”.

Ateo confeso, Vargas Llosa declara que la cultura (entendida como arte) puede llenar el vacío existencial: “Da suficiente seguridad, suficiente resistencia para aceptar la idea de la extinción”.

Lo que duele es que la ausencia de oferta cultural pasa desapercibida ante la saturación de futbol. Siendo una mancha urbana que se acerca a los 4 millones de habitantes, urgen más museos y más conciertos de música que no encuentra espacio en los canales comerciales.

Somos un pueblo de músicos sin espacio para tocar. En el 2004 un estudio señalaba un déficit de mil 500 hectáreas de áreas verdes y parques en la Ciudad. A los regiomontanos nos hace falta construirnos una identidad estética, al margen del consumo y del trabajo.

El sistema político se beneficia de que la masa se entretenga exigiéndole al director técnico o adorando a sus delanteros, mientras el saqueo de lo público sucede por la puerta trasera. En “La Guerra del Futbol” (1969), Ryszard Kapuscinksi escribe que “en América Latina la frontera entre el futbol y la política es tan tenue que parece imperceptible”. Hay un maridaje cada vez más evidente entre estas dos industrias que dependen de la publicidad.

El año pasado, el Gobierno del Estado de Nuevo León condecoró a Roberto Hernández Jr. con la medalla al mérito cívico, y así reaccionó “don Róber”: “Consideran que he hecho servicio a la Ciudad, a la afición, a los jóvenes, en el programa ‘Futbol al Día’… bendito sea Dios, nos utiliza como herramientas para poder arreglar algunas cosas que hemos podido arreglar. Esto es muy hermoso, muy bonito y muy limpio, ¡muy padre!”.

Si acaso a alguien le quedara la duda, no estoy en contra del futbol, ni siquiera de su industria, pero observo con horror cómo lo frívolo se impone en el centro mientras “la mejor afición” consuela a su ultrajada ciudad con un trofeo.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

6 comentarios to “La mejor afición”

  1. jorge610 abril 27, 2012 a 10:43 pm #

    Es muy cierto todo lo que comentas en referencia al futbol y tienes toda la razon en ello, ademas es lamentable ver como un muchacho tan joven esta embrutecido de alcohol a tal grado que ya no sabe ni lo que esta diciendo, como se muestra en el video, yo solo quiero comentar no en defensa del futbol ni en contra del articulo, sino mas bien como un agregado al mismo, y es que el Futbol como tal, cuando uno se involucra en el, ya sea como aficionado o jugador es algo que se mete en la sangre, se vuelve una pasion y es muy dificil de entender para quien no ha sentido eso, ser verdadero rayado o tigre es algo que se lleva muy hondo en el alma y solo quien es, lo entiende.

    • Pobres regios abril 29, 2012 a 4:45 pm #

      El fútbol no es mas que un entretenimiento y no debería ser mas, no te deja nada ni te hace crecer! Si “se te mete en la sangre” y “se vuelve una pasión” es por lo mismo que dice el artículo, no hay opciones culturales. Eres uno de mas de tantos atarantados ignorantes y borregos.

      • jorge610 abril 29, 2012 a 8:28 pm #

        Pienso que antes de insultar deberías leer bien primeramente y después ser aficionado para opinar con objetividad, si vuelves a releer el comentario veras que mencione estar de acuerdo con todo lo que el articulo mencionaba y ademas agregue que mi comentario no era para defender al fútbol, sino para agregar algo mas al articulo de este blog, pero se nota que tratas de parecer intelectual y ese tipo de gente es la que esta dañando al país entre otras mas, claro, ah y si quieres continuar esta cadena de comentarios no me interesa, por mi parte no pienso continuar esta insulsa discusión, si entiendes bien, sino es tu problema.

  2. Rodolfo Sada abril 28, 2012 a 5:53 pm #

    Ni que discutir, querida amiga. Con éste claro y preciso análisis has dejado, por seguir hablando en lenguaje de futbol, la pelota en nuestra cancha.
    Yo en lo personal tomo el reto como el aprendiz de artista y de activista que me considero, y espero poder motivar a otros a jugar a meterle goles a la manipulación de conciencias:

    Un afectuoso saludo.

  3. oscararnoldo abril 29, 2012 a 7:15 pm #

    Definitivamente el Futbol es un falso refugio, como nos hace falta reflexión. Se extraña el comentario de Don Ángel Robles que al fin de un juego perdido decía: perdimos, pero de todos modos mañana hay que ir a chambear. Ahora el único que me parece centrado es Roberto Gómez Junco.

    Mientras Monterrey se desmorona Tigres y Rayados son equipo encumbrados, uno Campeón de Liga y el otro de la Concachampions. En otras latitudes el representativo Español logro el tan ansiado campeonato mundial, y hoy sus jóvenes enfrentan una histórica frustración profesional. La mitad de ellos está sin empleo o como dicen ellos en “el paro”. Tal pareciera que el bienestar de una sociedad es inversamente proporcional a su éxito futbolero.

    Recordemos que hace poco El Tuca no acudió al funeral de su padre por no faltar sus compromisos con el equipo. No me quiero meter en la esta particular relación padre e hijo pero es evidente que esto apuntala el carácter workaholic de los regios

    Oscar Arnoldo
    twitter.com/oscararnoldo

  4. oscararnoldo abril 29, 2012 a 7:15 pm #

    Definitivamente el Futbol es un falso refugio, como nos hace falta reflexión. Se extraña el comentario de Don Ángel Robles que al fin de un juego perdido decía: perdimos, pero de todos modos mañana hay que ir a chambear. Ahora el único que me parece centrado es Roberto Gómez Junco.

    Mientras Monterrey se desmorona Tigres y Rayados son equipo encumbrados, uno Campeón de Liga y el otro de la Concachampions. En otras latitudes el representativo Español logro el tan ansiado campeonato mundial, y hoy sus jóvenes enfrentan una histórica frustración profesional. La mitad de ellos está sin empleo o como dicen ellos en “el paro”. Tal pareciera que el bienestar de una sociedad es inversamente proporcional a su éxito futbolero.

    Recordemos que hace poco El Tuca no acudió al funeral de su padre por no faltar sus compromisos con el equipo. No me quiero meter en la esta particular relación padre e hijo pero es evidente que esto apuntala el carácter workaholic de los regios

    Oscar Arnoldo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: