Primavera en la Ciudad

23 Mar

Hace tres semanas, exhorté en este espacio a la ciudadanía a participar también como candidatos a puestos de elección popular. “Necesitamos entrar para hacer un contrapeso inmediato al saqueo de lo público”, escribí.

Porque advierto la ruina y la pérdida de calidad de vida que provocan impostores y negligentes en el poder, levanté los brazos para gritar: ¡auxilio, se quedarán otra vez con todo! Pero para mi sorpresa algunos creyeron que me estaba postulando.

Llegaron invitaciones. Me sentí apenada por haber dado la impresión errónea de estar interesada en registrarme como candidata de algún partido, pero así, con la papa caliente entre las manos, pude ahondar en las implicaciones que no advertí al escribir el artículo “Retiro lo dicho”.

¿No acababa yo misma de subrayar la urgencia del asalto ciudadano a puestos de decisión? Sí, y sin embargo, dije que no. Voy a exponer mis razones porque acusan a un sistema político quebrantado moralmente, casi exclusivo para corruptos o mártires.

No es fácil pasar por alto la ausencia de vida democrática al interior de los partidos políticos mexicanos. Ninguno transparenta los recursos públicos que recibe. Dicen que no están obligados por la Ley que, como sabemos, modifican a su antojo vía Poder Legislativo. Así consiguieron asentar en la Constitución la fórmula que garantiza las millonarias tajadas que se reparten cada año.

Los partidos políticos son negocios privados enquistados en la ubre pública. Son las instituciones menos confiables del País según la Encuesta Nacional de Cultura Política publicada en 2008 por la Secretaría de Gobernación, pero también son, vaya peligro, las que deciden el destino del erario público. No tienen interés en involucrarse en la vida democrática del País. Sólo nos necesitan para limpiar su imagen cada tres años. Para eso me querían.

Pero esto no fue todo. Lo que terminó de ahuyentarme fue el virtual escenario de ganar. Tenemos un grave problema cuando quienes nos representan o gobiernan sacrifican su calidad de vida. Viven compitiendo, se obsesionan con su imagen y sufren por lo que otros piensan de él o ella, conspiran, negocian sus irrenunciables, reciben favores que saben que terminarán pagando. Impiden que sus decisiones se abran a debate público. ¿Quién decide libremente aceptar este yugo?

La política institucionalizada es hostil. Su materia es el poder y no el servicio. Deciden calculando beneficios, no estudian, ni comprenden el impacto de sus ocurrencias en la calidad de vida de miles de seres humanos. Este tren con destino al acabose está repleto de personas controladas por lisonjeros. En esto se convierte la política mexicana: testaferros que repiten el guion sin conciencia de la frivolidad y muerte que profesan sus actos.

Mis más cercanos, con quienes discutí la oferta, me hicieron ver que no valía la pena fortalecer un sistema de representación que, como es evidente, se encuentra en fase terminal.

Me negué a comprar la ilusión “mi candidatura justifica los medios” porque me urge que mi País, y mi Ciudad, recuperen el aliento y se conviertan en espacios amables, en donde la vida sea valor sagrado y en donde la muerte sea esperada sin terror; pero esto sólo se construye compartiendo este sueño, no negociándolo con intereses sordos que consideran ilusas las ideas vitales.

He encontrado en este espacio y en el trabajo que comparto con otros muchos ciudadanos una posibilidad real de construir una nueva escala de valores políticos con la vida en el centro y la felicidad de las personas como propósito realizable y justo. Para revestir de piso y de techo a este sueño no hace falta competir, sino colaborar. No se necesitan recursos materiales, sino creatividad, amor y libertad.

Por supuesto este sueño no nos librará de malos gobiernos, ni de unas próximas campañas políticas infames, pero nos mantiene conscientes de que bajo este campo de batalla subyacen ríos que no vemos pero que, de hecho, permiten la llegada de la primavera a la Ciudad.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

7 comentarios to “Primavera en la Ciudad”

  1. Luis Acuña marzo 23, 2012 a 3:52 pm #

    Bueno, yo hubiera votado por ti sin dudarlo. Creo que la persona que logra corromperse, lo puede hacer dentro o fuera de la función publica, es decir, se puede corromper en la participación publica. No creo que hubiera sido tu caso, por eso yo si considero viable tu participación activa dentro de la función publica y no solo desde la participación publica!

    • ximenaperedo marzo 23, 2012 a 3:56 pm #

      En mi caso, Luis, más bien temía volverme mártir o creerme el papelito de la niña salvadora del mundo y darme en todita la madre; o bien, enfermarme de migraña, de gastritis, del mal de la soledad.

      • Azucena Alejandrina Orozco Ruiz marzo 23, 2012 a 6:28 pm #

        Ximena, concuerdo con los comentarios de Luis. Si estuvieras en una boleta electoral votaría por ti.

        Lamento mucho que rechazaras las propuestas. Te sigo desde hace algún tiempo y lo que más me ha gustado de ti es tu sensibilidad ante las injusticias, tu ánimo de lucha, tu tezón para seguir adelante apesar de no tener el apoyo suficiente. El que pelees por causas que no solo te afectan a ti, sino a toda una sociedad. Eso lo hacen los verdaderos líderes Ximena. Esos líderes que necesitamos tengan poder.

        ¿Cuántas veces hemos escuchado que el pueblo tiene los políticos que se merece?

        Me hubiera gustado mucho que tu reflejaras esta parte de la sociedad que está cansada de corrupción, de gente ignorante y sobre todo EGOÍSTA. Quizá algunos inconcientes, pero no por eso menos culpables. Tu estás conciente de esta realidad Ximena, de la situación que vivimos en el País.

        Yo no espero que seas mártir, yo espero que seas valiente y aguerrida. ¿De qué manera empezaremos a involucrarnos en los asuntos que nos afectan a todos?

        Muchos de los que son apáticos a la política lo hacen porque desconfían de quienes los representan, tu hubieras podido empezar a “jalar” a también a otra parte de la población que no se interesa por su sociedad, solo por ellos mismos.

        Tu no eres mártir Ximena, tu debes ser congruente con tu rol en la sociedad y tus circunstancias. El movimiento civil a través de las protestas y acciones es necesario en toda sociedad que reclame progreso, pero el tener dignos políticos que a través de la palanca del voto tengan el poder que necesitan para dirigir el cambio es también igual de importante.

        ¿En realidad crees que el poder en la política está lleno de impostores, corruptos y negligentes?

        ¿No te parecen demasiado radicales esas afirmaciones?

        No se trata de que aceptes yugos, como dices en tu editorial, se trata de generar un CAMBIO, de que seas CONGRUENTE. No se trata de que te adaptes a la forma de vida actual de los políticos, sino que precisamente por ser tu quien eres, vivas el poder a través de la política de una forma responsable y feliz para ti y tu sociedad.

        En fin, son muchas cosas. Seguiré observando todas tus causas y participando en ellas cuando esté convencida, pero por favor, trata de ser menos dura y absolutista al momento de criticar la manera en que ahora, mal que bien se ejerce el poder, porque lamentablemente esto es lo que todos como sociedad hemos generado.

  2. Mónica marzo 23, 2012 a 4:14 pm #

    Ximena, entre más te leo más te admiro, comparto totalmente tu forma de pensar, le pones palabras a mis ideas, muchas gracias!
    Imagino lo horrible que ha de ser estar ahí dentro, así que de momento, haces bien en quedarte aquí con nosotros, es en la gente donde se debe empezar a sanar las mentes heridas, como dice mi marido, al fin de cuentas, los gobernantes vienen saliendo de la sociedad, así que sigamos en la lucha de la concientización (creo que esta palabra no existe =P) y de todo eso hermoso que haces junto con todos tus amigos.
    En serio, me entusiasman. Gracias.

  3. Yayis marzo 23, 2012 a 11:55 pm #

    Creo que fue la mejor decisión, con todo respeto tú sola no podrías, eres bastante capaz, pero sería frustrante que sólo tú vieras por los intereses de la sociedad, estaría gritándole a personas con audífonos a todo volumen que sólo escucha lo que quieren escuchar.

    Hay que esperar el día en qiuen sea una buena cantidad de ciudadanos para que surta efecto, para ejercer presión, .
    te respeto y admiro Ximena.

    Saludos,.

    PD: Nuevo León esta despertando.

  4. Rodolfo Sada marzo 24, 2012 a 1:21 am #

    Ximena, te felicito por la congruencia de tus actos.
    Cuando escribiste “Retiro Lo Dicho” adiviné que le llegarían propuestas para lanzarte como candidata e intentar domar al monstruo desde sus mismas entrañas. Y en otro de tus artículos te comenté que cuando un activista decide seguir el canto de las sirenas, la ciudadanía pierde el 75% de un activista para ganar el 25% de un funcionario público.
    Con tu declinación a contender te uniste en esa mi manera de ver el activismo y me alegro,
    Solo los ciudadanos organizados independientes de los partidos políticos y las instancias gubernamentales, podemos hacer un buen contrapeso a estos e incentivar a la verdadera participación ciudadana.
    Desde dentro, si, pero desde dentro de nuestro papel de ciudadanos participativos.
    Los constitucionalistas no se equivocaron al darnos en el artículo 39 de Nuestra Carta Magna, el papel de Soberanos de la nación.

  5. nonself marzo 26, 2012 a 9:37 pm #

    Eres mi ídola.
    Te mando un fuerte abrazo y agradezco tu existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: