Sobre la indignación de Ivonne y Dinorah

16 Mar

 

 

Por Ximena Peredo y Claudio Tapia

Nos pareció digno de ejercicio reflexivo que dos mujeres con intereses políticos antagónicos se autoproclamaran casi al unísono “indignadas”.  Nosotros, simpatizantes del movimiento indignado global, advertimos el desafío de comparar la indignación de la ciudadana que se dice burlada cuando su presidenta municipal abandona el cargo, y la indignación de la alcaldesa, quien considera injusto que se le impida aspirar a otra aventura política (en este caso, la senaduría de la República).  ¿Son igual de legítimas sus molestias?

Aquí les presentamos desde la perspectiva de Ximena, “La indignación de Ivonne”, y desde la mirada de Claudio, “La indignación de Dinorah”. Si nuestras reflexiones te aportan algo, compártelas.

La indignación de Dinorah  

Por Claudio Tapia

La indignación de Dinorah Cantú, es enojo ciudadano provocado por la injusticia del engaño reiterado. La ciudadana que reside en  el Municipio de Guadalupe, presentó, ante el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, una demanda de amparo para frenar la  pretensión de su Alcaldesa Ivonne Álvarez de abandonar el cargo de elección popular para el que fue electa. El coraje expresado por la joven abogada forma parte del sentimiento compartido de hartazgo ciudadano ante la impostura de la representación.

El suyo, no es el habitual sentimiento de frustración estéril generado por la fatal resignación de “ni modo, no hay nada que los electores podamos hacer”. Tampoco muestra la exasperación que con frecuencia conduce a la violencia. Se trata de un coraje digerido con madurez, que convoca a cambiar, por vía pacifica, una realidad que se ha vuelto insoportable.

“El día que descubrí la falsedad, fue la primera vez que me cuestioné seriamente si estaba equivocada y debería cambiar. Recuerdo haber pensado que quizá de eso se trataba crecer, de aceptar que la gente, si puede, te hará daño y se aprovechará de ti”, nos dice la regiomontana que decidió no permanecer indiferente frente al engaño y la mentira. Su indignación que,  en efecto, es muestra de crecimiento personal, cubre la deficiencia moral de la indiferencia que, para Saramago, es un mal: una enfermedad del espíritu.

Su malestar personal es, sin embargo, algo indignante que no sufre en soledad. La denuncia pública de un agravio reiterado hasta la saciedad en toda la república,  ha despertado la indignación del grueso del electorado nacional. Pase lo que pase, tope en lo que tope, su firme voz de ciudadana indignada cimbró ya los cimientos del régimen de una representación fallida, mentida y en etapa terminal.

La indignación de la estudiosa de los derechos humanos, quizá por lo mismo, contiene una buena dosis de ilusión a favor de la legalidad y la igualdad. De su forma de expresión se desprende la conciencia de que un orden social no puede mantenerse sin ilusiones realizables. Su indignación, de clara inspiración moral, es al mismo tiempo una condena al cinismo de los vividores y diseñadores de la mentida democracia.

Esto es lo que puedo decir de la indignación de Dinorah Cantú.

La indignación de Ivonne

Por Ximena Peredo

Ivonne Álvarez se declaró indignada al ser obligada por orden judicial a regresar a su alcaldía y por consiguiente, abandonar su campaña con rumbo a la Senaduría en fórmula con Marcela Guerra (PRI).  Puedo imaginar su crispación al enterarse de lo inverosímil, lo absolutamente inesperado: la demanda de una ciudadana guadalupense valió para que el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa ordenara dejar sin efectos la licencia que le permitía abandonar su puesto para saltar a las grandes ligas de la impostura nacional.

¿Cómo fue posible que David sorprendiera a Goliat? Esa era la pregunta en el círculo más cercano de Ivonne Álvarez, pero también era una pregunta que nos hacíamos nosotros mismos.  El Poder Judicial nos sorprendió por igual, pero a nosotros -¡¿qué queeeeé?!- nos lanzó a un júbilo novísimo que por supuesto la cúpula del PRI no comparte. Mi pregunta es, ¿cómo vive su indignación Ivonne Álvarez?, ¿existen indignaciones ilegítimas?

La indignación tiene mucho de asombro y de dolor ante un hecho injusto, basta su poder para dar un portazo y caminar a toda prisa hacia la plaza, como sucedió en Madrid el año pasado.  El movimiento de los indignados despertó al absorto de saberse burlado. La indignación emergió como un grito escalonado de sociedades que se declaran hartas de pasar por alto la miseria y la putrefacción del sistema político.   Nos declaramos hartos y cansados de fabricar justificaciones para no reaccionar ante el dolor ajeno. Justo en este momento histórico,  Ivonne Álvarez se declara indignada. ¿Ella? ¿pero que no somos nosotros los indignados con el fenómeno que ella representa: inmadurez, negligencia y frivolidad en nuestros gobiernos?

A Ivonne le enoja que las cosas no salgan como estaban planeadas.  Le frustra  que sus planes hayan sido estropeados, pero ella no está indignada. Lo estaría, sin duda, pero aún no se advierte burlada por el sistema. Todavía cree ser una de las ganadoras. Duerme Ivonne el sueño de quienes creen que la verdad está de su lado. Si algún día amaneciera sintiéndose indignada no tengo duda de que la suya sería una voz hermosa e inspiradora, atravesada por la pulsión de la vida.

Eso es lo que puedo decir de la indignación de Ivonne Álvarez.

Anuncios

8 comentarios to “Sobre la indignación de Ivonne y Dinorah”

  1. Hector Fernandez marzo 16, 2012 a 5:51 pm #

    Que le ofrezcana ivon el retiro del amparo si ella hace un convenio de ser Senadora sin sueldo ya que ella menciona que es por pura pasion al cambio. sería interesante ver eso.

    lo otro es que no se indigue, simplemente que termine su periodo del cual los “ciudadanos de guadalupe” le pidieron, al termino de ese periodo pues que busque el senado. SIMPLE

  2. Paco Caam marzo 16, 2012 a 8:53 pm #

    Cuando acabe su gobierno no la quiero ver ni de Edecan .

  3. Jesus marzo 16, 2012 a 11:27 pm #

    Si no agarraran tanta lana en los puestos politicos , no harian estos berrinches…Todos los politicos arguyen su deseo de servir al pais , ok , que lo hagan gratis o ganando el sueldo minimo…

  4. loreniacanavati marzo 17, 2012 a 1:58 am #

    Reblogged this on Evolución Mexicana and commented:
    Sobre la Indignación de Ivonne y Dinorah

  5. carlos marzo 19, 2012 a 7:59 pm #

    Muchas personas intrerpondrían recursos para defender sus derechos si no fuera tan dificil.

    Un botón de muestra, le hice una petición al ayuntamiento sobre el cierre de una calle.
    Pensé “¿Por qué no acurdir a a CEDH?, que mis impuestos sirvan de algo”. Pero oh sorpresa, los de la CEDH me dijeron que me plegara a la decisión de la mayoría que “pa que se mete en problemas”. Indignado, le escribí una queja a la CNDH dicendo que deberian capacitar más a los miembros de las comisiones estatales acerca de que el cumplimiento de las garantías no es optativa.

    El de la CNDH me contestó (siempre por correo postal) con un montón de terminos legaloides, le volví a contestar que dejara de desperdiciar papel y me contestaba de nuevo con su lenguaje legaloide. Mejor ya no le contesté. Si a mí, que fuí a la universidad y tengo un salario +- es tan dificil buscar ayuda ¿Que le espera a la raza devera pobre e ignorante que los de la CEDH deben defender?

    El problema resucitó un tiempo despúes, mejor conseguí un abogado, que aunque le dió seguimiento a la petición, se tardó un año en lograr que el muncipio contestara, pero ahora resulta que no me informó a tiempo y hace tres meses que no se que hacer por haber dejado todo a la mitad.

    Creo que los que les interesa esto deberian de dar unos tips acerca de a quién acudir cuando queremos reclamar algo al gobierno, y no es necesario que sea gratis, pero es otro misterio ¿Cuanto es lo “razonable” pagar por la asesoría para defender un derecho contra el estado?

    A ver si hacen un artículo sobre eso, Que se debe hacer si queremos reclamar que el municpio no nos contesta, o que no cumple con su obligación, en cuanto sale el pleito, vale o no vale la pena, etc, Los potenicales usuarios son muchos: El vecino que no quiere que le pongan rejas en su calle, el automovilista que no quiere que lo detengan por la “antialcohólica, el chavo de la colonia marginada que no quiere sufrir la “revisión de rútina”, la dueña responsable de macotas pero que el municipio quiere limitar on un reglamento, el vecino que le construyen algo que le afecta y no lo pelan en el ayuntamiento, etc.

    Me conmueve y me indigna ver que los vecinos llevan su cartita con su petición al municipio y los funcionarios solo la hacen larga para cansarlos con la seguridad de que no iniciaran una acción legal por lo complicado que és.

    Es más yo me ofrezco cómo voluntario para meter un amparo para que los diputadetes de mi distrito cumplan su periódo y no anden queriendo brincar a otro puesto.

    aRGGGGG, estoy enojado!!!!!!

    • ximenaperedo marzo 23, 2012 a 2:50 pm #

      Necesitamos más ciudadanos como tú, que pasen de la indignación a la representación de su enojo. El enojo en ciertos casos nos dignifica. Gracias, Carlos, porque se que es muy difícil lanzarse solo a buscar soluciones.

      • carlos marzo 25, 2012 a 7:20 pm #

        Bueno, me consuelo con la frase de Richard Stallman: ” Cuando peleo contra el gobierno pienso que voy a perder, pero a veces he ganado”.

  6. Rocío Castelo abril 2, 2012 a 5:11 am #

    Carlos:
    Respecto a tu inquietud de saber a que autoridad acudir y saber como debemos plantear un reclamo, te tengo una excelente noticia Liliana Flores Benavides está dandonos clases los martes de las 6 de la tarde a las 8, a un grupo, que como tú esta indignado por los resultados y violaciones a nuestros derechos y a los de una comunidad que ni siquiera sospecha tenerlos.
    Te mando el tel de Liliana, una mujer integra, amble, sabia y generosa que nos está regalando sus connocimientos con la idea de orientar y formar verdaderos ciudadanos; lo que busca es que cada vez seamos más para que nuestra voz tenga eco y resultados reales..
    El grupo se reune frente a iglesia de La Purisima, está el local de Car One, luego el de Ciudadanos en apoyo a los derechos humanos y el siguiente es el de Liliana se llama Namasté que en Indú quiere decir “veo o tomo lo mejor de tí”; sus tels son. 83 43 46 88 y 89.
    Mi nombre es Rocío Castelo y mi tel 83036275, por si quieres saber algo más, Liliana me ha permitido ver y creer que cada uno de nosotros somos una parte necesaria para el cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: