Histórico

9 Mar

Las consecuencias culturales de ver a la Alcaldesa con licencia Ivonne Álvarez regresar a su oficina y suspender su campaña al Senado serán imborrables en la psique regiomontana.

El caso es histórico porque detrás no hay artilugios de guerra sucia, ni intereses oscuros; atrás está el hartazgo ciudadano y la convicción de reconocer lo político como propio. Pero además, el caso podría inaugurar una nueva relación con el Poder Judicial, ausente por sistema en las demandas ciudadanas.

Al regiomontano promedio le da mucha pereza la política. A veces le da rabia el mal uso de lo público, pero, por lo general, prefiere creer que la clase política “no tiene remedio”.

Muy contrario al arquetipo de entrones y orgullosos, la sociedad regiomontana es apática e indolente cuando se ubica frente a los graves problemas que enfrentamos al vivir juntos. Aguantadores, crudos y violentos: en eso nos hemos convertido al paso de los años.

Aprovechando nuestra conocida incapacidad de respuesta es que los partidos políticos preparan la estrategia para burlar la eventual orden emitida por un Tribunal para dejar sin efectos toda licencia otorgada a Alcaldes chapulines.

En el colmo del cinismo, los Alcaldes Álvarez y Larrazabal declaran que no se dejarán de ciudadanos “grilleros”. Egocéntricos como son, creen que el asunto es personal, ¡si así pensáramos los millones de ciudadanos afectados por sus administraciones haríamos la revolución!

Este tipo de actitudes prepotentes y a todas luces fuera de lugar, evidencian el entendido que los grupos que están detrás de estos dos Alcaldes guardan del servicio público. Han venido creyendo que la ciudadanía está de más. Que la política se trata de posicionar marcas, aturdir con propaganda y servirse de lo público. Por eso, cuando el ciudadano apaga el switch de su fiesta privada la primera reacción es descalificarlo.

Pero a la nueva generación de ciudadanos de todas las edades le importa muy poco la imagen individual y apuestan a la fuerza colectiva. La amenaza al desprestigio personal no paraliza más que a los que viven de su imagen, de “parecer” y no de “ser”. A la ciudadana demandante Dinorah Cantú le importan poco los reflectores. Su sabiduría personal la dignifica y la muestra como es, sincera e inspiradora.

A diferencia de la política tradicional, monopolizada por partidos políticos, la nueva política pretende que cada habitante de esta ciudad se haga cargo de representar su indignación, pero también su talento, su solidaridad y su poder.

Hemos venido dando por ciertas ideas que nos han hecho mucho daño. Una de ellas es creer que participar en la política nos vuelve conflictivos, grilleros o quejumbrosos. Si las cosas marcharan muy bien podríamos pensarlo, pero en las condiciones actuales es imperativo que la ciudadanía se accione y tome su lugar en la vida política.

A quienes nos fascina vivir nos toca involucrarnos en política. No digo que sea maravilloso, ni fácil, pero es la única forma de defender nuestro derecho a pasear, a recoger el día en la banca de un parque, a compartir el espacio y a no desconfiar de extraños.

Los partidos políticos se han encargado de hacernos creer que la política son ellos, pero esto es justamente lo que hay que refutar con acciones.

La política es la participación de la ciudadanía, son los acuerdos que vamos tomando, son las reglas, pero también son los derechos que deben ser garantizados a todos. Una forma de comenzar a apropiarnos de la política es exigir que los gobernantes obedezcan el mandato popular del voto y terminen íntegramente sus gestiones. Nuestras ciudades no son fichas intercambiables en currículos deshonrosos.

Pero además, nos sobran motivos para comprometernos a evitar, por los medios legales que tengamos a nuestro alcance, que políticos conocidos por su corrupción o negligencia se mantengan dentro del sistema. Hagamos historia.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

Una respuesta to “Histórico”

  1. nandovz marzo 9, 2012 a 10:17 pm #

    Excelente! Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: