De activista a diputada independiente: Liliana Flores Benavides

28 Feb

¿Vale la pena “entrarle” a la política de partidos? ¿es el 2012 la última llamada para que la ciudadanía asalte el poder? ¿hay condiciones para que veamos a activistas ciudadanos de candidatos en las próximas elecciones? ¿cuánto perdemos y cuánto ganaríamos? Las preguntas son actuales y acusan de una respuesta personal, pero sobre todo, colectiva. Con la intención de abonar a esa reflexión es que nos acercamos a Liliana Flores Benavides, quien entre el 2003 y el 2006 fue legisladora local independiente en Nuevo León.

 

La entrevista se dividió en tres partes, en la primera nos habló de la toma de decisión y de los acuerdos pragmáticos con el partido político Convergencia, después nos habló de la cruda experiencia de tomar posesión de una curul soportando el hostigamiento de un partido despechado y en medio de una legislatura “aldeana”, ignorante hasta de su propia función legislativa; después le preguntamos si recomendaría que otros activistas ciudadanos intentaran tal hazaña. Liliana es clara y contundente. Sus argumentos más que desincentivar a los eventuales candidatos ciudadanos de contender, fortalecerán sus motivos.

 

Anuncios

Una respuesta to “De activista a diputada independiente: Liliana Flores Benavides”

  1. rodolfosada febrero 28, 2012 a 11:16 pm #

    Felicidades, Ximena, eres cada día una mejor periodista nadie había entrevistado a la licenciada Liliana en esta forma.
    y a propósito, la edición del video está de lujo.

    La licenciada Liliana Flores es una gran activista que merece todo mi respeto y tiene razón en su respuesta a la pregunta que le haces respecto a los jovenes activistas que desean hacer algo desde las entrañas del monstruo. Que lo intenten, pero bajo la premisa de que van a luchar por llevar sus ideas adelante.
    En cuanto a los activistas que ya tienen una gran capacidad y experiencia, ahí si difiero.
    Cuando un activista de la talla de… No, prefiero no decir nombres.
    Cuando un activista con mucha preparación y experiencia decide buscar una diputación para continuar con su trabajo desde las tripas del dragón, sufrirá un gran desgaste tanto en su libertad de maniobra, como en su imagen ante la opinión pública. Se enfrentará tanto al clásico “Ya consiguió el hueso que quería” como a las barreras que el partido que la postuló y sus propios compañeros de cámara le pondrán:
    Mi opinión es que la ciudadanía habrá perdido el 75% de un activista para ganar el 25% de un diputado.
    Al final, no fue negocio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: