Disculpe la molestia

27 Ene

No quisiera necesitar a la sociedad mexicana para encontrar a mi hijo.

Disculpen la molestia, señores que discuten sobre el desempeño de los Tigres, ¿podrían ayudarme?, estoy desesperada, los militares desaparecieron a mi hijo Jehú. Perdone que la distraiga, señora que lleva prisa, ésta es la fotografía de Azalea, tenía 17 años cuando la levantaron en Apodaca. Mi niño, ¡le suplico que me escuche!, mi niño fue entregado por la Policía de Juárez a los Zetas.

Esta indolente sociedad mexicana es lo único que tienen cientos de ciudadanos para encontrar a sus hijos, a sus hermanos, a sus nietos, a sus padres. Ya han regresado de los ministerios públicos, de las zonas militares, de las procuradurías y fiscalías especializadas. No hay Estado. Sólo se han quedado los mantenidos del presupuesto público, pero no hay autoridades que resuelvan su tragedia. Lo han intentado todo, hasta arrodillarse frente al Procurador Adrián de la Garza. Pero no hay respuesta.

En la extraordinaria saga publicada esta semana por EL NORTE, en la que el periodista Daniel de la Fuente nos presenta cinco casos de desapariciones forzadas en Nuevo León, queda manifiesta no sólo la flagrante inacción, descoordinación y negligencia del Poder Judicial estatal, sino la participación deliberada -e impune- de agentes oficiales en la desaparición de personas. Son los mismos. Esto se llama terrorismo de Estado.

El terrorismo de Estado se distingue por provocar que cerremos puertas y ventanas al exterior para evitar enterarnos de sus abusos. El miedo nos corrompe. Sería ilógico pensar que todos los alemanes apoyaron los campos de exterminio nazi, pero ahora podemos comprender que, ante la barbarie oficial, el mecanismo de defensa más común es evitar darse por enterado.

Así, el País se fragmenta en narrativas contradictorias. Las víctimas y sus defensores fueron expulsados de la cursi ficción que sostiene el aparato publicitario oficial y que, por cierto, hace pasar a los sedientos de justicia como inadaptados, o bien, y esto quizá es lo más peligroso, pretende hacernos creer que sus causas están perdidas. ¿Quién desea ingresar a un laberinto sin salida?, ¿quién le va al equipo que tiene todas las de perder?

La apuesta del Estado es que la sociedad sea incapaz de articular esfuerzos colectivos; la clase política pretende que renunciemos a nuestra ciudadanía y que aceptemos gustosos el papel de consumidores. Ésta es una enorme tentación para el individuo cobarde y desinformado, que no comprende que su bienestar está estrechamente relacionado con la justicia y la equidad social. “Yo soy yo y mi circunstancia”, escribió el filósofo José Ortega y Gasset, “y si no la salvo a ella, no me salvo yo”.

Creo que la crisis del Estado mexicano que hoy atestiguamos es muy grave y de ninguna forma se detendrá su descomposición por un cambio de partido político, ni de perfiles en el poder. El desgaste histórico de la democracia representativa es global. Sin embargo, la defensa de la vida y de la dignidad humana no pueden esperar. Es lo único que tenemos.

Aunque albergo mínimas esperanzas en el Estado, advierto que su desmantelamiento será paulatino, luego, mientras siga teniendo el monopolio de la fuerza y la administración de los recursos públicos, seguirá valiendo la pena su depuración.

Por eso me uno a la exigencia urgente de Ciudadanos en Apoyo de los Derechos Humanos (CADHAC), organización ciudadana que ha respondido al dolor de 117 casos de desapariciones forzadas en Nuevo León (entre el 2011 y lo que va del año), de que los Diputados y Diputadas tipifiquen la desaparición forzada como delito. La omisión de los legisladores facilita que policías señalados como responsables de desapariciones sigan patrullando por la Ciudad.

Los ciudadanos del mundo tenemos ante nosotros la difícil tarea de sentir dolor. Nos corresponde representar la desolación y el desamparo. Sólo así estaremos mudándonos hacia sociedades más justas y pacíficas. La solidaridad, la compasión, la empatía tienen consecuencias culturales imborrables. Sentir nos dignifica. Pero no basta la indignación, hay que habitar el compromiso, la acción y la ofensiva ciudadana.

Los familiares de desaparecidos nos necesitan de su lado.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

4 comentarios to “Disculpe la molestia”

  1. alfredo enero 27, 2012 a 6:40 pm #

    ¿será que los mexicanos solo nos unimos en las tragedias? y no nos hemos dado cuenta que tantas muertes y desaparecidos ya es una tragedia en si misma

  2. jorge610 enero 28, 2012 a 2:15 am #

    Totalmente de acuerdo, certeras palabras.

  3. marycarmen enero 28, 2012 a 7:46 am #

    comparto tu sentir y el de muchas familias, yo tambien he perdido un hijo para siempre..

  4. fred enero 28, 2012 a 5:45 pm #

    Mientras habitantes de la comunidad desaparecen en complicidad con los cuerpos policíacos del estado, la gran turba está más interesada en el “juego del hombre”, el futbol.
    Desaparecidos, muertos inocentes, secuestros y extorsiones suceden a diario en la comunidad de nuevoleonesa, pero la misma, ni se inmuta, es más atractivo el escape a la conciencia continuada entre acto y acto de escapismo. Eso somos como comunidad: la comunidad indolente.
    El estado sordo cómplice ante las suplicas y reclamos de los desesperados familiares que buscan, sin encontrar ni siquiera atención de las autoridades que de oficio les corresponde dar, se molestan y las autoridades, sordas. Policías, ministerios públicos, jefes de policías, directores de seguridad, presidentes municipales, procuradores de justicia estatal y federal, nadie, ni el presidente de la república, el máximo responsable, dice algo, todos están sordos. Para ellos, son daños colaterales.
    Cómplices, es poco, más bien es el estado en contra de los ciudadanos, que manera permanente hostiga, asesina, desaparece a personas en la más descarada impunidad.
    Pero el estado es representado por personas con nombre y apellido, ahí están los nombres, desde el presidente de la república, gobernadores, procuradores, presidentes municipales, directores de seguridad, todos tienen nombre, eso son los cómplices, es la verdadera delincuencia organizada e institucional, los otros carteles, solo son aliados menores.
    La fórmula del estado es mantener las condiciones actuales, una sociedad sumisa, ignorante, desinformada, apática, además cobarde. Para todo tienen defensa, desadaptados los que están en contra de sus absurdas y burdas políticas.
    Es el mundo y el submundo, donde el absurdo es que el submundo tiene más vigencia que el mundo de los humanos, no el de sus construcciones mentales a modo, de la idea de unos cuantos que por ambiciones de poder intentan crear una realidad insostenible.
    Es posible, pero utópico, que si en nivel de participación de los ciudadanos se incrementara en acciones de defensa y propuestas para cambiar el estado de absurdos, estaríamos hablando de enjuiciar a estos abusivos gobernantes que permanece inmóviles observando cómo desaparecen y mueres ciudadanos todos los días. El estado terrorista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: