Diario de Mazunte

17 Sep
Una gota.

Una gota.

III

La vida es frágil. Nací revestida de piel. Cuando era pequeña me gustaba recostar mi cabeza en el pecho de mi madre. Hice conciencia de mi vida contemplando a la gatita que murió en los brazos de mi hermana. Hay momentos muy tristes y de desamparo, lo supe después, cuando me hice cargo de mi vida. Pero a veces he sido tan feliz que creo que se romperá mi pecho. Hoy recibí la muy dolorosa noticia de que las máquinas han entrado al bosque La Pastora y han comenzado a derribarlo todo a su paso. Lloré mucho, lloré hasta vaciarme. En el tiovivo de imágenes primero fue el bosque. Los sabinos como ancianos gigantes observándolo todo desde allá, lejos, en su inocencia. Luego los patos, las garzas, las aguilillas; aquel pájaro inmenso, ¿te acuerdas? reímos viéndolo sobrevolar el bosque, es el hombre-pájaro, dijiste. Luego llegaron de súbito los rostros de los amigos y amigas, las casi cien reuniones que hemos compartido en el Nuevo Brasil; las largas discusiones, la carrilla, los eventos, la red de compromisos que tan orgullosos no hace sentir; recorrí la larga lucha desde sus inicios hasta estos últimos meses que tanta esperanza han representado. Vamos ganando, nos lo dijimos tantas veces pese a la traición de los diputados, del gobierno del estado, de Semarnat; hemos sido tan felices defendiendo el bosque que jamás pensé que las cosas acabarían mal. Pero la pulsión de la muerte se impone. Tras la masacre de víctimas silenciosas, el mosco y la lagartija yacerán como compañeros; el bosque quedará reducido, por fin, a basura. Las sombras habrán sido extintas. Enamorarse duele, y nosotros nos enamoramos de un bosque que han comenzado a sacrificar para colocar un sepulcro.

La vida es impetuosa. Es la diosa del planeta Tierra. Basta su aliento para que tengas nombre. Nos contempla cuando nos creemos importantes por el número de billetes, de propiedades, de aplausos que acumulamos. Sabe que somos desgraciados por creer tantas cosas ridículas. Sabe también que estamos dejando de reconocerla cada vez con mayor frecuencia. Muy pocos la acurrucan en su regazo, casi todos resuelven dar un pisotón, envenenar migajas, levantar los hombros ante la barbarie que esconde la industria cárnica mundial. Los seres humanos somos tan estúpidos que nos creemos inmortales. Vivimos pensando que venimos a demostrar que debemos pasar al siguiente nivel del juego, pero pocos se han atrevido a afrontar la posibilidad de que el juego termine aquí, hoy o mañana, cuando tu corazón deje de latir. El verdadero poder de este planeta se llama Vida y es un misterio. Aunque el ser humano le repugne llenar su corazón de esta verdad, somos hermanos del mismo misterio la cucaracha, el leopardo, la estrella de mar y el ser humano; el flamboyán, el pino, el naranjo, todos los seres vivientes somos hijos del mismo aliento. Los seres humanos no venimos a explotar ni a derrotar a nadie, sino a insertarnos, con nuestra inteligencia y libertad, en la majestuosa orquesta de los terrícolas.

La vida es La gran paradoja: frágil e impetuosa. Es la gran perdedora de todos los tiempos, pero jamás se le podrá vencer. La defensa del Bosque La Pastora es el mejor pretexto para decirle a la Ciudad que la amamos. Pero todos nuestros esfuerzos intelectuales y apasionados no han sido suficientes y eso nos duele. La mayoría aceptó el engaño y los beneficiarios de este despojo patrimonial y de este crimen ambiental se cuidaron de no llevar las preguntas más lejos para no sentirse monstruosos. En esta historia nadie será capaz de confesarse autor de la destrucción de un bosque.  Los promotores de este ecocidio han seducido autoridades para limpiarse de toda culpa. “Es para beneficio de Nuevo León” justificaron los diputados. “El daño no será grave” sentenció la delegación Nuevo León de la Semarnat. Pero el que se corrompe queda condenado por siempre a desconfiar, a temer una traición inesperada, a sentirse frágil cuando necesita de otros.

Nunca sabremos qué piedrita dará en el blanco para detener la máquina depredadora. No conocemos el futuro, así que no sabremos cuál de todos nuestros esfuerzos romperá la inercia y surtirá el efecto que soñamos. Faltan de pronunciarse miles de voces críticas y vibrantes de la Ciudad. Es hora de reconocer el inmenso poder de la gota de agua que derrama un vaso.

Anuncios

10 comentarios to “Diario de Mazunte”

  1. Alejandra Maltos septiembre 17, 2011 a 4:10 pm #

    Me da demasiada tristeza que por la maldita ambición vayan a talar cientos de árboles y quitarle su casa a tantos animales que han vivido ahí tantos años. Por el silencio de esa mayoría nos han condenado a todos, hasta a esa minoría que crecía día con día y defendía la vida con la que esas personas están asesinando.

    No sé como puede existir tanta insensibilidad en la gente, ya se les olvidó que alguna vez todos vinimos de la misma partícula, ya se les olvidó que millones de años atrás nosotros y la naturaleza nos llevábamos en armonía, ella era la que nos regalaba los alimentos que comíamos, el vestido, el fuego nos protegía del frío, en fin; esa pequeña creencia de que somos la única especie que razona nos hizo sentir superiores y que somos capaces de destruir la vida de los demás seres con los que coexistimos.

    Sufriremos las consecuencias de la atrocidad que se está llevando a cabo.

    Impotencia, tristeza, desprecio, vergüenza y más cosas que no puedo describir, es lo que siento.

    Te dejo un post que escribí hace rato y me acordé de él por lo que está pasando en La Pastora: http://wp.me/p1CLTc-l

    ¿Puedo “rebloguear” tu entrada? Dándote los créditos obviamente, me avisas porfa.

    Me encantó tu post y a seguir en la lucha por la defensa del medio ambiente!

    • ximenaperedo septiembre 17, 2011 a 6:06 pm #

      Ya lo leí! me encantó!

  2. Ivàn septiembre 17, 2011 a 4:36 pm #

    Conmovedor Ximena!, desgraciadamente y con tristeza veo que México en vez de ir para adelante se queda aletargado y hasta inmovil ante estas situaciones que hacen pensar que no hay remedio. Definitivamente es indignante, frustrante y hasta penoso ver caer esos arboles, que siendo el ultimo bosque urbano sirvió para ver la poca dignidad de muchos hombres. Sobre todo de esos políticos de poca monta y ese empresario cegado por el poder, que buena referencia le hace a su apodo: diablo.
    De esperanza me queda que si en la tierra no hay justicia, por lo menos el carma le reclamará a esos ecocidas su mal actuar y su ignorancia estúpida a su conveniencia.

  3. Alfonso Teja Cunningham septiembre 17, 2011 a 5:39 pm #

    Sí.
    Aquí está mi gota.
    No es muy grande; pero no se seca, aunque me roben el agua e intenten raptar al amanecer…

    • ximenaperedo septiembre 17, 2011 a 6:07 pm #

      🙂

  4. andrea septiembre 17, 2011 a 7:08 pm #

    Buff… llegué a pensar que recapacitarían de verdad… tu texto duele, se oyen las máquinas. Sin embargo estamos en lo de alzar las voces, no hay que parar de decir basta! ojala se unan muchas voces más.
    abrazo

  5. Beatriz septiembre 18, 2011 a 2:16 am #

    El hombre, aunque se sienta poderoso , jamas podrá vencer a la madre Tierra….ella hara lo suyo, en el momento preciso….Nosotros seguiremos defendiendola…y aqui esta mi gota, pequeña pero persistente…Ximena, esta lucha no ha terminado. Haremos lo que tengamos que hacer. Saludos!

  6. Alfonso Teja-Cunningham marzo 3, 2012 a 12:12 am #

    Duele.
    Esta realidad duele.
    Y duele mucho, por muchas partes.
    Duele adentro y duele afuera.
    Me duele por mi y me duele por otros.

    Y es verdad que ya nos habían advertido.
    Y duele por la sordera.
    Y por la cómoda indiferencia.
    Y porque son ya muchos años de advertencia:

    “Hace 30 años, la tecnología sanitaria nacía llena de ricas promesas. Después ella ha experimentado una expansión que va más allá de todo lo soñado, pero que al final ha devenido una pesadilla. Sofisticada y cara al máximo, ella nos ha hecho variar nuestras orientaciones inicialmente sabias; hoy sus beneficios no favorecen sino que a una minoría en la Tierra. Ella ha hecho surgir una colosal industria de bienes y servicios de salud, y de enfermedad sobre todo, que ha llegado a constituir un nuevo gran poder económico”.
    H. MAHLER
    Director General de la O.M.S.
    Extracto textual tomado de un discurso
    pronunciado en la Asamblea Mundial de
    la Salud, 9 de Mayo de 1978, Ginebra.

    Con esta cita abre un volumen contundente que con el título CRISIS MUNDIAL DE LA SALUD, publicó el especialista argentino Hernán San Martín en 1981.

    Aunque enfocado, desde luego, en la difícil perspectiva que ya anticipaban desde entonces los expertos en el sector de la epidemiología, y en el desequilibrio evidente de la atención sanitaria para la población mundial, el doctor San Martín ponía razonable énfasis en los aspectos socioculturales y económicos que condicionaban la meta propuesta en los setentas por la Organización Mundial de la Salud, bajo el lema: “Salud para todos en el año 200′”.

    Pero llegó el neoliberalismo -apoyado por “Su Santidad” el papa polaco-, y todo valió reverenda madre.

    Nuestra salud, física y mental; nuestro entorno completo; todo está en manos del becerro de oro recargado que controla todos los instrumentos y controla casi todos los controles.

    ME DUELE QUE SEAMOS TAN POQUITOS (frente a los insensibles) LOS QUE NOS CONDOLEMOS CONTIGO, AMIGA, COLEGA, HERMANA, MI OTRO YO.

    Nos corresponde velar con celo para que este fuego, del amor a la vida, de la solidaridad genuina y generosa, de estoica lucidez ante las sirenas seductoras, no sea apagado por los ventarrones de la hipócrita y deslumbrante posición de los poderosos terratenientes.

    El emperador va desnudo. Y hay que decirlo.

    Va aquí y siempre, mi amor verdadero.

    Alfonso T.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Diario de Mazunte « justmylittleideas - septiembre 18, 2011

    […] III La vida es frágil. Nací revestida de piel. Cuando era pequeña me gustaba recostar mi cabeza en el pecho de mi madre. Hice conciencia de mi vida contemplando a la gatita que murió en los brazos de mi hermana. Hay momentos muy tristes y de desamparo, lo supe después, cuando me hice cargo de mi vida. Pero a veces he sido tan feliz que creo que se romperá mi pecho. Hoy recibí la muy dolorosa noticia de que las máquinas han entrado al bosque La Pa … Read More […]

  2. Diario de Mazunte « justmylittleideas - septiembre 18, 2011

    […] III La vida es frágil. Nací revestida de piel. Cuando era pequeña me gustaba recostar mi cabeza en el pecho de mi madre. Hice conciencia de mi vida contemplando a la gatita que murió en los brazos de mi hermana. Hay momentos muy tristes y de desamparo, lo supe después, cuando me hice cargo de mi vida. Pero a veces he sido tan feliz que creo que se romperá mi pecho. Hoy recibí la muy dolorosa noticia de que las máquinas han entrado al bosque La Pa … Read More […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: