Artistas impuros

9 Sep

Aquel fatídico viernes 26 de agosto llegué a ofrecer mi pésame a uno de los funerales que esa tarde se contaban por decenas. Adentro de la capilla todo era dolor y confusión. El sacerdote, sin embargo, nos motivó a no poner en duda nuestra fe, a sufrir como Cristo y a respetar la sabiduría de Dios. Necesitábamos esperanza, pero recibimos dogmas a cucharadas. ¿Cómo saldremos de ésta?, le pregunté a una amiga. No tenemos recursos para salir adelante, cuchicheé bajando mi cabeza, como todos los demás. Ruega por nosotros…

Esa tarde en el funeral me sentí parte de un pueblo abatido que recibe constantemente justificaciones para no abordar el barco de la reflexión crítica. El regiomontano promedio todavía no se recupera del shock de verlo todo trastocado por la violencia. No tiene morada para descansar, ni tiene acceso a espacios en dónde expresar sus frustraciones. Está solo con su angustia. Su temperamento arrojado ha recibido un gran revés. No es cuestión de disciplina ni de entrega. Las cosas andan mal a pesar de nuestro esfuerzo.

Somos la ciudad que más Coca Cola consume en el mundo (estudios registran hasta 425 litros por persona al año) y ostentamos el primer lugar en alcoholismo juvenil (a partir de los 12 años). Tenemos récord en número de depósitos cerveceros (Veracruz se ruboriza) y la televisión local sigue apostando a la estupidización de sus espectadores. La Ciudad arde, pero en el set las botargas bailan y se golpean. El Ejército nos recomienda no salir de noche, pero por suerte tenemos a Chavana.

El Gobierno estatal anunció un aumento de 200 por ciento en gasto de seguridad y, meses después, ordenó una reducción (otra más) de 11.4 millones en el presupuesto del Conarte. Más policías, menos trincheras culturales. Más balas, menos refugios. Quienes nos gobiernan ignoran el poder del arte y desconocen el talento y la capacidad de los artistas locales.

Es verdad que la comunidad artística regiomontana es muy diversa, pero si tuviéramos que generalizar podríamos hablar de varias generaciones entregadas a un ejercicio de introspección personal de la que se desprenden excéntricos y ermitaños que no se dejan tocar por la realidad social. Sus obras pueden estar bien cotizadas, pero su público es muy reducido. Son artistas puros, cuya locura se resiste a reconocerse en la neurosis colectiva.

Damián Ontiveros, en una entrevista realizada en el marco de Mitosis 010, un evento en torno a la identidad gráfica regiomontana, explica que muy pocos han comprendido la complejidad de esta sociedad. El Gran Silencio, Ramón Ayala, Chavana, son mencionados por Ontiveros como quienes conocen el “ecosistema” al que pertenecen y desde ahí construyen sus discursos. Al artista típico le parece un desprestigio inspirarse en la ciudad a la que llama “rancho”. Sus prejuicios echan por tierra los puentes que urge construir entre una sociedad sedienta y sus artistas.

La formación de nuevos públicos sigue siendo un pendiente que se hereda de administración en administración y de generación en generación. Puede ser desmoralizante ver a las mayorías volcadas en el futbol o pagando los boletos más caros del País en súper espectáculos, pero son muy pocos los esfuerzos institucionales para acercarse a las colonias más castigadas por la violencia. Ante esta ausencia, cabe mencionar que el renglón presupuestario más elevado de todo el Conarte es el de Comunicación.

Ante el desastre político y la barbarie que se instala en la Ciudad, Conarte debería responder replanteando su aporte y su estrategia para la formación de nuevos públicos. Los colectivos artísticos locales
-desde la banda colombia hasta los integrantes de la sinfónica- no necesitan a Conarte para crear ni proponer, pero resulta ridículo que sus intervenciones en la Ciudad se comprometan por falta de recursos.

Ya hemos bebido demasiada violencia. Estamos por experimentar, sin embargo, un flujo a contracorriente. Los artistas impuros están construyendo las trincheras que a esta ciudad le faltan. Ojalá el Conarte se entere de lo útil que podría ser en estos tiempos de cólera.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: