Silencio

2 Sep

Hay que ser valiente para no creerse el cuento de los quesos oaxaqueños porque advirtiendo -ya no sospechando- que somos rehenes de los negocios privados de “las autoridades”, el resto del teatro se cae a pedazos. Y eso nos da pavor. La política vende palabras. El miedo es la materia prima de este negocio, pues la gente aterrada compra ilusiones. Un hermano aterra, el otro vende falsas ilusiones. El tele-pueblo los enriquece a ambos al impulsar sus negocios creyendo que defiende a su Ciudad. ¡Más seguridad, más armas, más soldados! Qué bien va todo.

Fernando y Jonás Larrazabal son apenas un botón de muestra. Ante el derrumbe de los mercados financieros, los políticos-empresarios están decididos a saquearlo todo. Tomaron las oficinas públicas para hacer sus negocios sin ningún tipo de concesión. Natividad González Parás y Luis González Parás abandonaron la escena cuando el público aplaudía ya con un gesto de suspicacia. La élite política se está repartiendo nuestra Ciudad y nosotros, tontos, les estamos creyendo que es por nuestro bien refugiarnos en nuestras casas, calladitos y con el corazón desbocado.

Ante la tragedia en el Casino Royale, el Estado mexicano contestó enviando 3 mil soldados a las calles de Monterrey. Mucha gente lo celebró de buena fe, pero también por crédula, porque lleva muchos años replicando las opiniones de otros, pero no se ha comprometido en formar su propia opinión. Carlos Monsiváis dijo que la opinión pública en México estaba muerta y hoy esta incapacidad nos condena a un inminente Estado de excepción. Entérese que los soldados y los marinos son obreros que trabajan para un patrón. Entérese pronto.

Tenemos muy poco tiempo para caer en cuenta de que no existen los dioses del Olimpo. No hay nadie allá arriba, en la torre, velando por nuestra seguridad. Los políticos menos peligrosos gastan su tiempo frente al espejo, viendo qué perfil les favorece más. Los peligrosos están rompiendo las leyes como auténticos criminales.

Tampoco hay tiempo para comprar el patético papel de víctimas. Esto que hoy estamos viendo en el caso Larrazabal lo han venido alertando un puñado de regiomontanos a quienes la sociedad prefirió tachar de conflictivos. Aquí en Monterrey estamos tan programados a resistir maltratos que señalamos a quien protesta y le gritamos: “¡ponte a jalar!”. Sentirnos parte de un montón de gente que toma cerveza y ve futbol nos hizo creer que pertenecíamos a un grupo con identidad. Pero la realidad es otra.

Yo asistí a la Explanada de los Héroes el domingo pasado, a la concentración convocada por varias organizaciones y encabezada por Ccinlac. Me preguntaba si sería prudente asistir a un evento claramente “renunciantista” que, desde mi opinión, se equivoca creyendo que el problema se reduce a personas incompetentes en puestos claves. Del grupo empresarial es difícil -pero no imposible- que emane un discurso más complejo, que entienda la obsolescencia de un sistema de creencias como el problema de origen.

Esto los obligaría a reflexionar sobre qué tanto alimentan y toleran un sistema de privilegios y desigualdades. Por eso se quedan en exigir la renuncia de un personaje -de dos, de tres, de cuatro- que, por otro lado, sólo son parapetos de los verdaderos poderosos.

Hemos sido enterados del descontrol que reinó en la concentración del domingo una vez que los organizadores abandonaron la plaza. Pero hay que decir que al menos la mitad de las personas no pudimos irnos. Comenzamos a organizarnos para hacer una fila y compartir por dos minutos el desahogo, las propuestas o las ideas. Las cámaras estuvieron entretenidas viendo a cinco individuos patear la puerta del Palacio, pero muy pocos medios consignaron este ejercicio de casi mil ciudadanos organizados para escucharse durante más de dos horas. Histórico.

Ya estoy oyendo que me dicen “muy bien, pero ¿cuál es tu propuesta?”. Ahí les va: mi propuesta es bajarnos del escenario de la competencia de “propuestas”. No busco seguidores, sino ideas. No traigo prisa. Lo que nos toca es, de verdad, calmarnos. Aceptar que perdimos rumbo y escuchar. Las ideas totalizadoras han fracasado. El que diga que tiene la solución miente. Hagamos silencio.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

7 comentarios to “Silencio”

  1. Luis Martínez septiembre 2, 2011 a 2:26 pm #

    Es bastante interesante lo que dices… no basta darnos cuenta de que estamos mal, eso cualquiera lo hace. Contra lo que debemos pelear es contra la apatia, el miedo, el conformismo de cada uno de nosotros, no de manera violenta, seria inaceptable, El Respeto Al Derecho Ajeno Es La Paz. Debemos ser proactivos, no solo dar o escuchar ideas, hacerlas realidad, es lo que debemos hacer.

  2. Avila (@liz_avila) septiembre 2, 2011 a 3:54 pm #

    Yo estuve el domingo y me di cuenta que por unos o muchos cuantos que quieren amedrantar con mas Violencia .. tratando de ejercer un derecho pero se olvidan que actuando de tal manera solo logran mas y mas Violencia, de la cual estamos ya cansados.. Pero también me di cuenta que aun quedamos Personas con Ideas y Propuestas dichas con Amor por esta Ciudad.

  3. Alfonso Teja Cunningham septiembre 2, 2011 a 5:00 pm #

    Excelente, X. Coincido plenamente. Incluso llevo tiempo diciendo cosas muy parecidas… y he descubierto que mucha gente le tiene miedo a dejar de sentir miedo.
    Es decir, su temor ya los tiene “cómodamente instalados en su reducto de seguridad”; y ahora su deseo no es salir de semejante covacha, sino hacerla más grande, más confortable, y ya no existe aspiración por una vida libre, abierta y plena.
    Sólo te diría que hay que ser muy cuidadosos con las afirmaciones totalitarias. Cierto es que las ideas totalizadoras hasta ahora han fracasado, pero hay que escuchar. Si a priori descalificamos a todos los que dicen tener alguna respuesta, cuando alguien deveras tenga algo qué aportar podríamos estar serruchando la rama del árbol en la que estamos parados. Y hay que respetar la palabra tanto como el silencio. Eso también es verdad.
    Un abrazo,

    • ximenaperedo septiembre 14, 2011 a 4:23 pm #

      Claro, Alfonso. De hecho yo también me saco de onda a veces cuando creo que “he dado en el clavo”. Es muy duro darse cuenta de que uno vive en sus neuronas y las cosas que vemos nosotros sólo son bien compresibles para nosotros mismos. Ash. Así que te tomo la palabra, todos queremos parir ideas totales, pero no por ello debemos sacrificarlas. Habrá que sacarles el jugo, cuando lo tengan, o cunado lo encontremos 🙂
      Un abrazo, Alfonso, querido amigo, desde la brisa de mar.

  4. Roberto Treviño (@robertt89) septiembre 2, 2011 a 5:11 pm #

    No creo que guardar silencio sea lo que debamos hacer. Al contrario, creo que en estos tiempos mas que nunca, es cuando debemos “gritar” y exigir propuestas y soluciones. Estoy totalmente de acuerdo que el problema no radica solamente en puestos clave, pero una gran parte del problema si radica en estos puestos políticos. Te dejo este video de una persona, Sergio Fajardo, quien junto con un equipo de trabajo transformó una de las ciudades mas violentas de Colombia. Ahí mismo explica porque es muy importante el puesto de un político para el rumbo de una sociedad.

    Saludos, excelente post!

    • ximenaperedo septiembre 14, 2011 a 4:20 pm #

      ¡Fajardo! Tan lleno de lucidez cívica. Gracias, Roberto, por alimentarme! Un abrazo

  5. jorge610 septiembre 3, 2011 a 4:40 am #

    Y por que en vez de juntarnos, lo cual no descalifico, pero si vamos a comenzar por dar opiniones, lo podemos hacer por este medio, esto tiene un gran alcance, creo que algo bueno puede resultar de algo asi, creo que seria bueno poner nuestras ideas aqui, analizar la situacion entre todos y ver que resulta de ello, obvio tendremos que actuar, tomar medidas una vez encontrado el camino a la solucion, pero ya la situacion se esta saliendo de control, ya no podemos permitir que siga creciendo, no solo es el “sistema” o nuestros gobernantes los que andan mal, somos todos, hemos permitido que esto llegue a la actual situacion, hemos permitido la corrupcion, la deshonestidad, el compadrazgo, el moche, la tranza, la mentira, en verdad si lo pensamos objetivamente e imparcialmente, solo estamos cocechando lo que hemos sembrado, es decir, tenemos lo que en verdad merecemos por nuestra apatia, indolencia, egoismo y en muchos casos ambicion desmedida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: