Niños en libertad

15 Jul

Encarcelar a los niños y niñas delincuentes no bajará los índices de criminalidad; como no los reduce encarcelar adultos. La inutilidad de la industria penal ha quedado más que manifiesta. La población en las cárceles mexicanas casi se ha duplicado en los últimos 10 años, el presupuesto en seguridad pública se ha quintuplicado en el mismo periodo y, sin embargo, la criminalidad ha alcanzado límites históricos. Las cárceles no funcionan.

La reincidencia de personas internadas en el sistema penal federal ascendió en 2009 a 40 por ciento, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). Esto quiere decir que 4 de cada 10 internos ya habían estado presos acusados por algún delito. Según una investigación del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) del mismo año, uno de cada tres sentenciados en cárceles había estado preso o internado en una institución para menores infractores.

Pero aún hay más. Según el Programa Nacional de Prevención del Delito de la SSP, con datos del 2007, antes de cumplir la mayoría de edad, el 30 por ciento de los adolescentes que ingresan al sistema de menores infractores comete su segunda felonía. De muy poco sirve encarcelar a niños, niñas o adolescentes. Tratarlos como victimarios, y no como víctimas es una rotunda confusión que avalan diputados como Víctor Fuentes y Alcaldes como Mauricio Fernández, quienes proponen que se reduzca la edad penal a 12 años de edad.

A propósito de esta nueva ocurrencia de legisladores y Alcaldes panistas para entretener al regiomontano indignado, la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC) emitió un comunicado en el que se manifiesta “extremadamente preocupada” ante una propuesta que evade estudiar las causas de esta cada vez más temprana incursión a conductas delictivas.

“En muchas ocasiones, los niños son forzados a participar en actos criminales; en otras ocasiones, la pobreza y la falta de oportunidades los colocan en una situación extrema de vulnerabilidad que nuestros legisladores no deben pasar por alto”, señala el comunicado.

Pero en esta sociedad deshumanizada, la paz se pretende conseguir a garrotazos. Aunque se compruebe que de nada sirve el encarcelamiento, la sensación de venganza satisfecha calma la hybris desatada de algunos de nuestros representantes populares. Lo más lamentable es que esta lógica es acompañada por muchos ciudadanos aterrorizados por la delincuencia, que no advierten que son las decisiones tomadas en nuestro nombre las que nos colocan en esta condición de gravísima vulnerabilidad.

De tal suerte, el eslabón más débil de la cadena delictiva es castigado y condenado a mantener una relación de desconfianza y rencor hacia su sociedad. Porque basta leer el reporte elaborado en 2008 por el Subcomité para la Prevención de la Tortura, de Naciones Unidas (entregado a México en 2009), y que el Gobierno federal quiso reservar por 12 años, en el que reportan que en Nuevo León los adolescentes internos son objeto de tratos crueles, inhumanos y degradantes. Recomiendan la reestructuración o el cierre definitivo de estos centros.

He tenido la oportunidad de convivir con algunas chicas internas, acusadas -no todas sentenciadas- de cometer crímenes o delitos menores. Ojalá los promotores de la reducción de la edad penal pasaran unas horas con estas adolescentes para constatar las condiciones de su internamiento, su hacinamiento y la falta de programas educativos. No estudian. Pasan los días prendadas a la televisión. Los años más importantes en su formación los viven en cuartos sin ventanas. Muchas son también abandonadas por sus familias. Esto no es un programa de reinserción social, sino la suspensión de la vida.

Matar por dinero o por poder es un síntoma de desahucio para nuestro sistema de creencias. Hemos creído que vivir se trata de dos cosas: de hacerse de poder o de dinero. Por eso, no son a los niños a quienes hay que llevar a juicio, sino a nuestras creencias. Si los niños delinquen es porque estando libres, se sienten presos.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

5 comentarios to “Niños en libertad”

  1. carlos julio 16, 2011 a 4:56 am #

    Carlos de la Fuente, un alcalde que viola el reglamento de construcciones y el derecho al libre tránsito al colocar sus rejas, cómo sinónimo de “seguridad”, mientras voltea para otro lado para no ver la corrupción políciaca de su municipio.
    Mauricio Fernández, el dichárachero alcalde de San Pedro Garza García, que afirmo que el municipio que gobierna es territorio de los Beltran Leyva.

    ¿Que podemos esperar de gente así?

    La propuesta de juzgar a niños es bárbara, es una declaración de fracaso de los gobiernos municipales. Pero Carlos de la Fuente y Mauricio Fernández la anuncian cómo una genialidad.

    Hubiera sido mejor que Carlos de la Fuente anunciara medidas para asegurar la confiabilidad de la policía, el incremento de las áreas recreativas, etc. Pero no, en vez de eso nos recetan violación a garantías inindiividuales y píden que a los niños delincuentes los traten cómo adultos.

    Para ser congruentes hubieran pedido la pena de muerte para distinguidos miembros del PAN como Adalberto Madero (pero perro no come perro)

  2. omar martinez julio 18, 2011 a 1:08 am #

    Ximena: De nuevo se nota tendencia en el artículo, desconozco si intencional o no pero es tendencioso.
    El articulo (al igual que algunos otros periodistas que tratan el tema) “olvida” mencionar que:
    _La propuesta de disminuir la edad penal es solo para el delito de delincuencia organizada y narcotráfico.
    _El joven hallado culpable de estos delitos pasara su minoría de edad en el tutelar de menores y pasara al penal al cumplir la mayoría de edad.
    _La reducción de edad penal no es la ocurrencia de algún político local
    como mencionas, países como Holanda (tan alabada por su apertura a las drogas), España, Alemania, Brasil y algunos otros han adoptado el sistema.
    También deja de mencionar que hoy por hoy muchos menores de edad son enganchados por la delincuencia organizada, convenciéndolos de que el riesgo de matar a alguien o transportar droga es para ellos poco ya que en el dudoso caso que los atrapen su castigo será mínimo.
    Una vez convencidos y habiendo ejecutado su primer trabajo serán carne de presidio tarde o temprano si es que no mueren antes a mano del ejecito o de grupos rivales.
    Después de unir lo anterior con lo mencionado en tu artículo podremos tener una visión completa y no parcial del problema.
    Aun así la decisión es compleja , casi tan compleja como la pena de muerte , sin embargo recuerdo la respuesta de alguien cuando le preguntaron si la pena de muerte no era más venganza que justicia, dijo, venganza seria que al reo lo mataran como mato a su víctima ( en el caso ,violada y con una estaca clavada en el pecho ,) justicia es quitarle la existencia al reo después de una cena al gusto, un religioso a la orden y un sistema de inyecciones que lo privan de dolor al morir, eso, eso es solo justicia

  3. omar martinez julio 19, 2011 a 5:48 am #

    Ximena: De nuevo se nota tendencia en el artículo, desconozco si intencional o no pero es tendencioso.
    El articulo (al igual que algunos otros periodistas que tratan el tema) “olvida” mencionar que:
    _La propuesta de disminuir la edad penal es solo para el delito de delincuencia organizada y narcotráfico.
    _El joven hallado culpable de estos delitos pasara su minoría de edad en el tutelar de menores y pasara al penal al cumplir la mayoría de edad.
    _La reducción de edad penal no es la ocurrencia de algún político local
    como mencionas, países como Holanda (tan alabada por su apertura a las drogas), España, Alemania, Brasil y algunos otros han adoptado el sistema.
    También deja de mencionar que hoy por hoy muchos menores de edad son enganchados por la delincuencia organizada, convenciéndolos de que el riesgo de matar a alguien o transportar droga es para ellos poco ya que en el dudoso caso que los atrapen su castigo será mínimo.
    Una vez convencidos y habiendo ejecutado su primer trabajo serán carne de presidio tarde o temprano si es que no mueren antes a mano del ejecito o de grupos rivales.
    Después de unir lo anterior con lo mencionado en tu artículo podremos tener una visión completa y no parcial del problema.
    Aun así la decisión es compleja , casi tan compleja como la pena de muerte , sin embargo recuerdo la respuesta de alguien cuando le preguntaron si la pena de muerte no era más venganza que justicia, dijo, venganza seria que al reo lo mataran como mato a su víctima ( en el caso ,violada y con una estaca clavada en el pecho ,) justicia es quitarle la existencia al reo después de una cena al gusto, un religioso a la orden y un sistema de inyecciones que lo privan de dolor al morir, eso, eso es solo justicia

    • carlos julio 23, 2011 a 7:22 pm #

      Que tal Omar,

      Se puede o no estar de acuerdo con bajar la edad penal en el estado, pero creo que solo es una ocurrencia de los políticos locales.
      La edad penal no se puede reducir en este momento, el sistema de justicia para niños y adolescentes fue creado como parte del cumplimiento de los tratados internacionales firmados por México. Agreguemos que la última modiificación a la constitución, promovidos por un panista (Creel) le han dado a los tratados una obligatoriedad casí igual a la constitución.

      Mi opinión, muy personal, es que la reducción a la edad penal es una decisión cruel, barbara, coloca a los niños que participen en actividades de crímen organizado, en una situación que les niega la posiblidad de rehabilitación. Supongo que tu también crees que alguién de 12 a 17 años carece de la misma capacidad de discernimiento que un adulto.

      Sin duda se utilizan los peores ejemplos cómo estimulo para apoyar la iniciativa, pero no veo una veo que se busque con la misma ansiedad combatir las causas. Ahí tienes a Carlos de la Fuente, promoviendo la segregación en San Nicolás, al igual que su antecesor, que remataba campos deportivos para convertirlos en departamentos.

      Sí los carteles de la droga están reclutando muchachos, lo que nos debe preocupar es cómo reducir la motivación que los lleva a enrolarse, antes que castigarlos. Aunque les dieramos la pena de muerte en una plaza pública, no se va a acabar el fenómeno.

      Y, retomando las razones de porque es una ocurrencia de políticos locales, los promotores fueron al congreso local, aunque luego reconocen que el congreso no pueden hacer nada ¿Por qué entonces no fueron con los legisladores federales de su partido? Es más ¿Porqué no fueron con legisladores del PRI y les expusieron sus argumentos? ¿Porqué no protestaron contra Creel que hizo casí imposible reducir la edad penal con la promoción de su reforma? ¿Acaso no es solo politiquería promover algo que se sabe que no es factible?

      Uno de los problemas de los jovenes delincuentes, es la misma que con los delincuentes adultos: la impunidad. Nuestro sistema castiga más la pobreza que el delito, si tienes dinero tienes una alta probabilidad de corromper el sistema y salir impune. Solo los eslabones más debiles son los afectados, como la carne de cañón hecha de niños y jovenes.

      No me cerraré a la posibilidad de que tengas razón, posiblemente los niños y jovenes merezcan un trato igual al de los adultos. Sin embargo los responsables de hacer algo, no hacen nada de lo que tienen al alcance y prefieren tender sus cortinas de humo. Apoyar estas medidas es solo hacerles el caldo gordo a esos incapaces

      • omar martinez julio 25, 2011 a 4:53 pm #

        Estimado Carlos: Antes que nada un saludo y gracias por la retroalimentación, Déjame aclarar algunos puntos que quizá deje confusos en la participación anterior.

        Estimo que la solución para el problema de la delincuencia organizada es una mezcla de las soluciones que aquí se han tratado, se requiere desde labor social , justicia salarial y oportunidades hasta la fuerza de un estado que supere la capacidad de fuego y la corrupción de la delincuencia, ayudan también los rezos de los creyentes así como la poesía y marchas
        de algunos, en resumen , cuando proponemos endurecer las penas y las acciones contra el crimen organizado, no lo hacemos como solución sino como parte de la solución.

        Tienes razón cuando escribes que “Uno de los problemas de los jóvenes delincuentes, es la misma que con los delincuentes adultos: la impunidad” y hoy por hoy el código penal les da impunidad a los menores. En cuanto a la pobreza hoy el crimen organizado asola a ricos y pobres sin distinción.

        Estimo, como muchos que estamos a favor de cuestiones radicales como la disminución de la edad penal, que estas medidas no son una solución al problema de la delincuencia, sino una “contención” a un problema que se desborda y amenaza con acabar con la sociedad.

        Me doy perfecta cuenta que desde el punto de vista moral o religioso es imposible defender estas medidas, ya que siempre será mejor pensar en llevar al mundo a un Xanadu donde reine la paz y la justicia. Nada me gustaría más que lograrlo y pienso que no debemos dejar de intentarlo día con día, desgraciadamente hasta Dios fallo en este punto al tener que arrojarnos del paraíso.

        (espero que no tomen esta última frase literalmente, sino como una alegoría de la imperfección humana)

        En cuanto a tratados y políticos considero que los primeros son papeles que pueden sustituirse por otros papeles y los segundos (los políticos pan pri prd etc.)…. Esos son como los plátanos; “NO ENCUENTRAS UNO DERECHO”, pero con eso hay que trabajar.

        Hoy, desgraciadamente somos como los coyotes que al caer en una trampa deberán morder su pata hasta arrancarla para ser libre o esperar al ranchero con su escopeta para recibir un tiro.

        Un saludo

        Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: