De pinta

15 Abr

Los zafarranchos de los políticos siempre son materia de reflexión. Hacen tan públicas sus carencias o sus virtudes personales que no pocas veces me dejan con ganas de filosofar sobre lo humano. Porque al final, poderosos o desposeídos, somos tan semejantes unos y otros que debería de ser más sencillo ponernos de acuerdo. Trataré de explicar lo anterior con un ejemplo.

El regidor de San Pedro, Eduardo Cruz Salazar, del Partido Verde Ecologista de México, se manifestó en contra del programa “San Pedro de pinta” por considerar que “entorpece las vialidades”, diseñadas, según él, para uso exclusivo de los automóviles.

El 5 de abril, en sesión de cabildo, el regidor se manifestó a favor de todo tipo de verbena semejante, pero dentro de un parque, sin obstruir a los vehículos su paso. “Las calles son para los carros, aunque no lo quieras entender, Mauricio, aquí y en todo el mundo”, dijo el regidor con cierto aire de sabelotodo.

La sesión se hubiera tornado trágica si el resto de sus compañeros, y el propio Alcalde, no hubieran defendido con argumentos sólidos uno de los programas sociales más progresistas que se han inaugurado en Nuevo León. Muchas veces ocurre que las autoridades ignoran los beneficios de los programas que abanderan y, ante críticas insensatas fáciles de sortear, guardan silencio, llaman al que sabe o se empantanan en discusiones sin información.

Por fortuna, en este caso, Mauricio Fernández defendió de manera convincente la importancia de peatonizar espacios públicos considerados exclusivos de los vehículos motorizados. “Lo más importante, discúlpenme, no son los carros, son los habitantes, los vecinos… mi intención es recuperar todos los espacios públicos, incluidas las calzadas”.

El regidor Cruz Salazar piensa como muchos ciudadanos. Quizá haya sampetrinos que agradezcan al regidor su postura. Lo entiendo. Pocas veces hemos debatido sobre la importancia de los espacios públicos en la prevención de la violencia. Al respecto dijo Mauricio: “Estamos hasta el gorro de problemas de inseguridad y necesitamos sacar simplemente por salud mental a la gente a los espacios públicos”.

Las calles han sido secuestradas por los automóviles. Observe cuán difícil es moverse por la Ciudad sin automóvil. No hay banquetas, y cuando hay están repletas de obstáculos. El transporte público parece deliberadamente mal diseñado para que los usuarios paguen dos o tres boletos para llegar a sus destinos. Pero además, consumistas y frívolos, nos ha dado por juzgar la valía de una persona por el auto que conduce.

No está bien que suframos tanto a las ciudades. No son bestias ni tenemos que resignarnos a sus defectos. Las ciudades pueden transformarse. Este sencillo principio debería estar en todas las mesas de discusión. Nuestros errores no nos condenan, lo que nos condena es el temor a reconocer que podemos estar equivocados.

El regidor Cruz Salazar puede cambiar de opinión. Muchos coincidimos en que bastaría con que asista un domingo a caminar por la Calzada del Valle para que quede cautivado con esa nueva experiencia de habitar la Ciudad. Bastaría con sentirse saludado cordialmente por otros para seguramente conocer los beneficios de que la gente escape de sus rejas y sus bardas. Sin embargo, el regidor avisó que a esas horas está dormido y que, por lo tanto, no se unirá a la fiesta dominical. Cuánto lo siento.

La indolencia y la improvisación son constantes en la función pública. Son extraordinarios los casos de regidores que entienden y asumen la dimensión de su responsabilidad. La mayoría ocupa este espacio como un trámite para pasar a otra tribuna. Por eso es importante que planteemos la urgencia de elegir por votación directa a nuestros regidores. Este cambio en la Ley Estatal Electoral puede motivar a que la administración municipal sea más transparente y efectiva. No saber quién toma decisiones sobre nuestros destinos urbanos nos coloca en la indefensión.

Es urgente encontrar espacios para la convivencia y la reconciliación. Lo mejor es que, al irnos de pinta, nos acercamos a esto.

Anuncios

Una respuesta to “De pinta”

  1. carlos abril 16, 2011 a 2:37 am #

    La posición del regidor es muy entendible dado el partido del que proviente: el verde ecologista, cuyo nombre es una burla.

    Mauricio tiene una actitud contradictoria, por una parte habla de rescatar los espacios públicos y, por el otro, promueve sus inconstitucionales blindajes, qué entre otras cosas, incluyen los cierres de las vías públicas con plumas y demás “controles de acceso”.

    Es cierto lo que dices, la ciudad esta hecha para los automoviles. Pero yo agregaría, que la mayoría de los ciudadanos no entienden lo qué es una “Vía Pública” o un “Espacio Público”. Cualquier gobierno municipal cierra calles con rejas aunque el reglamento de construcciones lo prohiba. Cualquier grupo de vecinos se encierra y convierte sus parques en patios privados con la anuencia del gobierno. Javer esta anunciando un desarrollo inmobiliario “absolutamente privado” cuando todas las calles y parques van a ser patrimonio del dominio público y en teoría, todos los ciudadanos pueden disfrutar de ellos. ¿Para que pagar un condominio si cerrar la calles y bloquear los accesos a los parques es refácil?

    En fin, los ejemplos son inumeramerables. Para recuperar los espacios públicos necesitamos primero entender que son.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: