Los caminos de la paz

8 Abr


Estoy entendiendo de distinta forma la definición que guardaba Alfonso Reyes del regiomontano. Al definirlo como “un paladín en blusa de obrero, un filósofo sin saberlo”, pensaba que Reyes idealizaba a un pueblo callado. Sin embargo, muchos años después, la guerra y la posibilidad diaria de morir nos ha puesto a todos a filosofar. Advertir que nuestra muerte podría suceder en cualquier momento nos está transformando de formas insospechadas, ¿lo ha notado?

Y no me refiero a la crueldad exacerbada de unos pocos, ni a las infancias truncadas por la metralleta. La violencia desatada y la incapacidad de las autoridades para contenerla nos ha obligado a quedarnos con la papa caliente entre las manos. Así hemos iniciado reflexiones vitales. Acusar e insultar a las autoridades, ya lo hemos visto, no ha solucionado el problema. Nos libera momentáneamente de un grito ahogado, pero el terror se multiplica cuando vemos que no valen las palabras, ni las razones.

En cambio, y aunque a la manifestación nacional del miércoles fuimos pocos, estoy convencida de que cada vez somos más quienes llegamos a la conclusión de que esta guerra no sólo es el resultado de una sádica obsesión de quienes nos gobiernan, sino la factura de varias cuentas pendientes. Cuentas que adeudamos casi todos, con excepción de las niñas y los niños.

Quienes saben que la paz nunca es conquistada por la vía armada han decidido abonar al proceso de reconciliación social desechando algunas conductas que ahora reconocen como antisociales. Las reflexiones de Javier Sicilia, sobre todo las que se centran en la compasión hacia los jóvenes mexicanos que asesinan por dinero, nos convocan a practicar sentimientos colectivos que antes desechamos por avaricia, como la solidaridad y el respeto.

Ahora, con la casa en llamas, es más absurdo pelear por lo que antes parecía importante. Ahora, extraviados como nunca, hacemos un exhaustivo ejercicio de memoria para recordar cuántas veces optamos por la dirección equivocada. Conceder al poder y al dinero las dos sillas de honor y comportarnos como sus sirvientes ha sido el argumento de la historia que hemos escrito en los últimos 30 años.

Las principales víctimas de esta historia no somos nosotros, que recientemente tememos salir a la calle, sino quienes mueren por no tener dinero para comer o para curarse. Los grandes perdedores de esta guerra son quienes se han acostumbrado a la marginación. El derecho a la vida está seriamente comprometido en este País, pero esto no es un fenómeno reciente.

Lo más trágico de morir por una bala perdida es caer asesinado por una persona que sabe que su propia cabeza tiene un precio. ¿Cómo es un día cotidiano en la vida de un sicario?, ¿cómo ha sido la vida de un joven soldado? Quien mata por dinero o por poder está sufriendo profundamente, eso no lo podemos perder de vista. Quien paga por la cabeza de alguien jamás ha escuchado que la comunidad lo necesita. Ésta es la gran desgracia instalada en México.

Por eso he dejado de ponerle nombre y apellido al fracaso. Me parece importante fijar posturas básicas sobre la negligencia deliberada de las autoridades, pero el problema no se resolvería aunque se fueran todos. De hecho, me suena a gran estafa la campaña golpista orquestada en contra de Rodrigo Medina. No hay cómo defenderlo, ni intento parecer su abogada, pero me parece no sólo patético, sino deprimente que alguien pretenda aprovechar esta crisis para capitalizarse políticamente pues, en lo profundo, se trata de una crisis moral.

En la concentración ciudadana del miércoles pasado se escuchó más fuerte el deseo de una reconciliación que la diatriba o el desahogo encolerizado.

Sí, muchos se han envenenado de miedo, por eso desesperan, por eso creen saber quién es el culpable. Otros, en cambio, han iniciado un proceso necesario de revisión personal, familiar y colectivo. Unos van en el tren de la guerra, aunque digan detestarla; los otros han decidido tomar el camino de la paz.

ximenaperedo@gmail.com

Anuncios

5 comentarios to “Los caminos de la paz”

  1. Omar abril 8, 2011 a 8:48 pm #

    Nota: una disculpa, coloque este comentario en el artículo anterior por error.

    Nos dices en tu texto “Quienes saben que la paz nunca es conquistada por la vía armada….. “
    Yo entiendo que esta frase se aplica cuando un grupo de personas se divide y pelea entre si
    Bien pues déjenme explicar que esto que sucede no se trata del pleito entre nosotros y la delincuencia, se trata de la agresión unilateral de la delincuencia al pueblo, se trata que al haber un vacío de poder en la policías a todos niveles ,la delincuencia está aprovechando el momento.
    No pelamos por la paz, peleamos por nuestra libertad, ellos tratan de esclavizarnos.
    La libertad no se pide o solicita, se gana
    A los españoles y franceses se la pedimos muchas veces y al final….se la ganamos con sangre
    No se equivoquen esto no se va arreglar al estilo hippy de los 60s, colocando flores en el cañón de las armas de los narcos.
    Por lo demás las acciones sociales siempre son buenas para disminuir los índices de la delincuencia.

    Nota: una disculpa, coloque este comentario en el artículo anterior por error.

  2. sexualidadadolescencia abril 8, 2011 a 10:13 pm #

    la historia que se repite en la humanidad, la corrupción que permea y permite todo. No hablo sólo de la corrupción política, hablo del que conoce que su vecino está en negocios ilícitos y le saluda como si fuera un buen ciudadano, del vendedor (de autos, de casas..de cualquier cosa)que recibe dinero que huele a muerte, del que vende productos y sabe que son dañinos para los jóvenes. Que paz se puede
    tener, si se permite todo.

  3. carlos abril 9, 2011 a 1:13 am #

    Se puede oir feo,pero a veces el último recurso de las personas pacificas es la violencia. La legítima defensa es un derecho indiscutible.
    Las autoridades locales han mostrado su fracaso, y la violencia legítima del gobierno federal es el último recurso para preservar el orden.
    Se puede matar por poder, por dinero o por el sentido del deber.
    Las marchas pidiendo paz podrá hacer eco en el gobierno, pero no tienen ningún efecto en los críminales. Estos últimos solo entienden el lenguaje de la violencia.

  4. Jorge610 abril 9, 2011 a 2:10 am #

    Pues no creo que la violencia sea el camino o la solucion, pero si la justicia, pero como lo dije anteriormente el cambio esta en el interior de cada uno de nosotros, no hay vuelta de hoja, y si, hay que luchar por la libertad que los delincuentes nos quieren quitar, pero no debemos caer en la trampa del miedo, eso es lo que ellos desean, el miedo no es buen consejero, claro que tampoco como dice Omar vamos a ganar poniendo flores en sus armas, la lucha debe ser con la Justicia, la Verdad, la Honestidad, el Valor y el Coraje para cambiar lo mal que este en cada uno de nosotros y entonces con el ejemplo que demos se ira produciendo el cambio, en la medida en que nosotros cambiemos.

  5. Olivier abril 9, 2011 a 2:19 am #

    Creo que muchas personas piensan exactamente igual ahora mismo en Líbia… Me gustó tu crónica. Saludos de paz.

  6. felipe sandoval abril 11, 2011 a 10:51 pm #

    Permitanme discrepar un poco, en un sano ejercicio de diversidad. A veces la violencia nos lleva a pensar en la legítima defensa pero las verdaderas armas deben ser la priorización del estado de derecho, la justicia y el respeto a los derechos humanos. la violencia solo genera violencia, los 40 000 muertos son ciudadanos mexicanos, sin han delinquido deberían ser aprehendidos, procesados y sentenciados conforme a derecho. Matar por matar es seguir en el juego de la impunidad. En lo inmediato no a los violentos, si alguien se quiere drogra esta en su derecho, las drogas yo las contolo las balas no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: