Sobre la persona que dispara

7 Abr

para José Miguel Alvarado

Vivo en Monterrey. Estas tres palabras han cambiado su significado dramáticamente en los últimos años. Antes se me llenaba la boca de orgullo por las montañas, la velocidad, la fórmula del éxito sobre la mesa de todos los hogares regiomontanos. Ahora se me llena el pecho de dolor y llevo polvo en mi boca mientras camino, de noche, por una ciudad desierta, de ventanas cerradas.

 

En estos años los regiomontanos nos hemos transformado. He visto cómo mis certezas se resquebrajaron, cómo los héroes se volvieron lodo y cómo la fórmula del éxito terminó derramada en la coladera.  Sólo la belleza de las montañas permaneció incorruptible. Pero cuando las balas refregaron las plazas y las universidades se hizo un silencio de sepulcro en esta Ciudad. Nadie, ni los políticos, se han atrevido a hablar. En este silencio hemos iniciado procesos reflexivos. Sentir tan cerca a la muerte nos ha obligado a filosofar. Tanta sed acumulada  ha remojado nuestros ojos.

 

Soy afortunada de estar viva y de poder reportar al mundo que la violencia no sólo ha vuelto más crueles a unos pocos, también ha convocado a las mayorías a reflexiones colectivas, ha instalado en nuestros hogares nuevos sentimientos sociales, como el respeto y la solidaridad. Ahora es más absurdo pelear por lo que antes parecía  importante. Ahora no nos permitimos salir de casa molestos. Ahora buscamos el rostro del otro, como quien añora una pendiente reconciliación.

 

Tengo las mismas posibilidades de morir por una bala perdida que cualquiera. Salir a la calle es suficiente motivo. Si me llegara a suceder no tendría  mucho caso llorar por una vida tan plena como la mía.  He sido inmensamente feliz, lo digo humildemente. Mis ojos se han llenado y rebasado de belleza. No me ha faltado amor. Me he enamorado perdidamente. De noche las estrellas me recuerdan que mi existencia es un misterio fabuloso y, últimamente, comienzo a ver a los animales, a los árboles, plantas y flores como compañeros de aventura,  terrícolas  igual que yo. Por quien es necesario sufrir es por la vida de la persona que dispara. Quien mata por dinero o por poder está sufriendo profundamente. Quien paga por la cabeza de alguien jamás ha escuchado que la comunidad lo llama cariñosamente por su nombre. Los asesinos de las casi 40 mil mexicanos están entre nosotros. Para ellos su propia vida no vale mucho más que dos mil pesos, y lo saben. Esta es la desgracia instalada en México. Para algunos vivir no es una fortuna, sino una condena.

 

Bajo esta óptica, ni los políticos ni los militares tienen algo que aportar. Están igualmente extraviados. Optar por la guerra en pleno Siglo XXI es perverso y sádico. Denota un desconcierto atroz, una confusión obsesiva. Quienes nos han obligado a una guerra no se han detenido a mirar con extrañeza  el milagro de estar vivos. Temen tanto estar equivocados que imponen su palabra militarizando nuestras ciudades. Nos arrebatan nuestros derechos. Nos tratan como rehenes de guerra y acusan a las drogas de esta desgracia ¡por favor! La desnutrición, la precarización del empleo, la vergonzante desigualdad, el abandono educativo (¡en manos de Elba Esther!) más el monopolio del poder político en manos de cárteles que llamamos amablemente partidos políticos. Esto, más nuestra obsesión por acumular. Esto, más nuestra irresponsabilidad en el consumo. Esto, más la pérdida gradual de compasión nos ha puesto de rodillas a llorar.

 

Bajo esta lógica materialista ciertos problemas se arreglan matando.  Saltemos de este tren con destino al acabose. Que permanezcan sólo los suicidas. Aquel sicario, aquel político, aquella ciudadana que cree que la vida debe continuar debe saltar hacia la paz. Decir no a la guerra es plantearnos otra forma de existir.

 

*Texto leído en la manifestación nacional “Si estamos juntos no nos tocan”, del miércoles 6 de Abril de 2011 en la Explanada de los Héroes, en Monterrey, NL

Anuncios

5 comentarios to “Sobre la persona que dispara”

  1. Jorge610 abril 8, 2011 a 3:41 am #

    Estoy de acuerdo con el contenido del post, solo quiero agregar que quizás tenemos lo que merecemos, hemos soportado un sistema de gobierno que constantemente abusa de la sociedad en múltiples formas, pero ademas, la raíz, la causa de que exista un sistema de gobierno como el que tenemos y sobre todo de que lo permitamos, esta en nuestra cultura e ideología, elogiamos al astuto, al vivo, al picudo, al deshonesto, al corrupto, al mentiroso, al ladrón que no atrapan, al tranza, etc., etc., y mientras no cambiemos esa actitud, mientras no nos hagamos responsables de nuestros pensamientos, acciones y actitudes, mientras no tomemos consciencia de que el cambio a una sociedad mejor esta dentro de nosotros mismos, el aceptar cada uno individualmente ese cambio con sincero compromiso y propósito personal, mientras no hagamos eso, vamos a seguir culpando a narcos, a políticos, a zetas, en fin a quien o lo que sea, de la causa de nuestro malestar, pero la verdad es que ya llego la hora de cambiar, no hay otra opción, o lo hacemos o cada vez esta sociedad se ira degradando cada vez mas.

  2. Lu Ma Villegas abril 8, 2011 a 3:03 pm #

    De nada sirbe mandarnos culpas, más nos vale hacernos responsables, ¿cuántas veces has demeritado el valor de otro ser humano, de otro ser vivo, de ti mismo?, al manejar, al comprar, al solicitar un servicio, al educar a tus hijos, al discutir con tu pareja, al actuar con tus padres, hermanos de sangre o no, con tu vecino, pegúntate ¿qué he dejado de hacer?, deja de excusarte en el como no haces nada malo, entonces por que te pasa a ti.
    Valentía, requerimos mexicanos y mexicanas valientes para vivir, para tener el valor todos los días de hacer más por ellos, por sus semejantes y por el país, mexicanos que dejen de pensar solo en ellos y en sus familias y que cada quien se rasque con sus propias uñas, mexicanos que identifiquen la escencia divina en cada ser vivo de este planeta, de este país, de este estado, de esta ciudad, de esta colonia, de esta cuadra, de mi casa….
    Evitando la violencias en nuestros días, con hechos, con palabras, con actitudes, con los ojos, con el alma, con el corazón.
    ¿Tengo realmente lo que merezco?

  3. Omar abril 8, 2011 a 8:37 pm #

    Nos dices en tu texto “Quienes saben que la paz nunca es conquistada por la vía armada….. “
    Yo entiendo que esta frase se aplica cuando un grupo de personas se divide y pelea entre si
    Bien pues déjenme explicar que esto que sucede no se trata del pleito entre nosotros y la delincuencia, se trata de la agresión unilateral de la delincuencia al pueblo, se trata que al haber un vacío de poder en la policías a todos niveles ,la delincuencia está aprovechando el momento.
    No pelamos por la paz, peleamos por nuestra libertad, ellos tratan de esclavizarnos.
    La libertad no se pide o solicita, se gana
    A los españoles y franceses se la pedimos muchas veces y al final….se la ganamos con sangre
    No se equivoquen esto no se va arreglar al estilo hippy de los 60s, colocando flores en el cañón de las armas de los narcos.

    Por lo demás las acciones sociales siempre son buenas para disminuir los índices de la delincuencia .

  4. Omar abril 8, 2011 a 8:39 pm #

    Nos dices en tu texto “Quienes saben que la paz nunca es conquistada por la vía armada….. “
    Yo entiendo que esta frase se aplica cuando un grupo de personas se divide y pelea entre si

    Bien pues déjenme explicar que esto que sucede no se trata del pleito entre nosotros y la delincuencia, se trata de la agresión unilateral de la delincuencia al pueblo, se trata que al haber un vacío de poder en la policías a todos niveles ,la delincuencia está aprovechando el momento.

    No pelamos por la paz, peleamos por nuestra libertad, ellos tratan de esclavizarnos.

    La libertad no se pide o solicita, se gana
    A los españoles y franceses se la pedimos muchas veces y al final….se la ganamos con sangre

    No se equivoquen esto no se va arreglar al estilo hippy de los 60s, colocando flores en el cañón de las armas de los narcos.

    Por lo demás las acciones sociales siempre son buenas para disminuir los índices de la delincuencia .

  5. cel abril 20, 2011 a 2:24 pm #

    Es cierto Ximena, que esto es el resultado de muchos años de inconsciencia que se han vivido en nuestra sociedad, de la falta de educación de calidad y valores en nuestro entorno. Es cierto que la gente que dispara ha sufrido, y tal vez no encuentra otra opción en su vida. Y es cierto que todos debemos hacer lo nuestro para prevenir, y sí, tienes razón en todo lo que dices… y eso de la paz es muy bonito.

    PERO aunque nosotros saltemos hacia la paz, aunque hayamos vivido plenamente hasta el momento, aunque estemos inmersos en acciones encaminadas a mejorar nuestro futuro, estamos viviendo una realidad de guerra, y en esta guerra podemos morir nosotros o cualquiera de los nuestros. No sé si a tí o a alguien cercano le haya tocado vivir una situación violenta, una tragedia, la pérdida de un familiar en manos de algún sanguinario que anda suelto por las calles, espero que no y que nunca te toque. Yo no lo he vivido en carne propia, pero sí de cerca, y puedo sentir el miedo, la tristeza, el coraje de la gente que lo ha vivido, y no me gustaría un día recibir una llamada con la noticia de que algún familiar o amigo ha sido torturado física y psicológicamente y ha muerto en manos de estos desalmados.

    Por eso creo que además de hacer todo lo que mencionas, debemos aprender a defendernos de alguna manera, no digo ponernos a pelear contra ellos, sería inútil si no estamos preparados, pero tampoco podemos estar esperando tranquilos y “en paz” a que vengan a arrancarnos la vida de alguno de los nuestros o la de nuestros niños inocentes. Yo opino que además de hacer todo esto, debemos hacer algo más que nos ayude al menos a sobrevivir y a salvar la vida de los inocentes. Al menos yo no quiero que mi gente sea violentada y que viva “en paz” con el trauma por el resto de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: