Elemental, mi querido Héctor

7 Mar

Estos son.

Cuando son cuestionados por una ciudadanía organizada y molesta, los políticos cierran los ojos y acusan a los inconformes de acarreados, borregos o músicos de una orquesta dirigida por su oponente político. Es decir, ni de chiste la ciudadanía es capaz de planear, ni mucho menos operar su propia defensa. Por eso,  cuando Héctor Gutiérrez,  líder de la bancada priista en el Congreso de Nuevo León, declaró saber quién había instalado el panorámico que lo acusa junto a otros diputados de aprobar la “rodritenencia” quedé pasmada:  “Estoy seguro que es Fernando Larrazabal”, declaró,  “No es casualidad que sea el Municipio de Monterrey donde está precisamente el panorámico”.  Ohhh, qué ingenio, qué olfato, qué suspicacia la del político que pasó por alto que el grupo ciudadano que lleva meses en resistencia a este impuesto, que ha rentado otros panorámicos y que utilizó siempre los mismos colores para identificarse pudiera ser, de nuevo, el autor de la queja. Pero no, para el diputado esto huele a guerra sucia, como siempre, como todo. Elemental, mi querido Watson.

En muchas ocasiones en las que he podido debatir con políticos parecidos a Héctor Gutiérrez, me ha quedado la sensación de que, de verdad, no creen que uno se esté reprensentado así mismo.  Para ellos debe ser obvio que a los ciudadanos inconformes alguien los maneja. Esto sólo denota algo mucho más grave:  el ciudadano tiene un valor igual al espacio que ocupa en un miting, o en una protesta rentada o coaccionada.  Existe en tanto bulto. Lo que diga no interesa porque, seguramente, habla en representación de otro.  El león cree que todos son de su condición.

¿Quién es el bueno? nos preguntan los guardias en las manifiestaciones ciudadanas en las que he participado. La pregunta no sólo es agresiva, sino que evidencia la lógica de un sistema vertical que da por sentado que nadie es capaz de protestar por cuenta propia. Así se maneja la función pública. Todos obedecen a alguien más. Mientras mejor atiendan al superior, más rápido ascienden. Cuando reparten los favores -las candidaturas-  y no les toca nada, advierten que se han estado acostando con el jefe equivocado.

Tardarán en darse cuenta los políticos del desprestigio que cargan sobre sus hombros. Mientras más ególatras  más gruesa llevan la piel. Pero pronto  comprenderán que existen muchos movimientos ciuadadanos independientes, conformamos por personas informadas, que saben llamar a la corrupción, a la negligencia y al entreguismo por su nombre.

Aunque son muy pocas, ya comienzo a contar con los dedos de una mano las experiencias de diálogo y sinergia entre funcionarios y ciudadanos organizados. Conozco ya algunos casos de autoridades que supieron ver la justicia del reclamo y, asumiendo su responsabilidad, decidieron dialogar. Es posible. Existen personas muy valiosas en todas las dependencias.  De hecho, el mismo Héctor Gutiérrez podría aceptar su metida de pata.

Por lo demás, aplaudo que un grupo ciudadano haya evidenciado los rostros de quienes decidieron no dialogar ni escuchar sus demandas -que no suscribo en lo personal-. Es absurdo que estemos condenados a financiarles la vida a representantes populares y autoridades que insisten en darnos atole con el dedo y que se niegan reiteradamente a la idea de que la ciudadanía es zarandeada con las decisiones antisociales que vienen tomando en nuestro nombre. Si estamos despertando es en gran parte, gracias a su negligencia. Eso sí que es una conjetura elemental,  querido diputado.

 

 

Anuncios

2 comentarios to “Elemental, mi querido Héctor”

  1. Beto marzo 7, 2011 a 8:33 pm #

    Exacto! Llevo un buen tiempo viendo y experimentando este fenomeno. No lo podrías haber expresado mejor, ellos no conciben en su reaidad política que un ciudadano se queje y reclame por intereses colectivos en pro de la sociedad, para el pueblo vaya; ellos (los políticos) creen que uno esta enlodado en su mismo juego de guerra sucia. Asi tendran la conciencia. Yo apoyo al %100 la candidaturas independientes y no milito para ningun partido de la “old school mexiaca”, sin embargo eso no me ha salvado de ser victima de comentarios como: “se te nota lo panista”, al estar en desacuerdo con los resultados del gobernado militante del partido contrario. Siendo ironico que el que hace ese tipo de comentarios, vienen siendo los mas partidistas, siendo este (el partidismo) segun mi opinion, uno de los grandes males de México, lo considero practicamente un tipo de discriminacion. Pero mientras haya “comelonches”, gente que vaya tras el hueso del patron y no tenga la suficienta capacidad para ver mas alla de un color, este tipo de actitudes seguiran vigentes. Felicidades a la resistencia civil, los he estado siguiendo en facebook desde que empezaron a proponer diseños de la manta, hasta la fecha que se ha materializado. Un saludo.

  2. Victor Morales marzo 8, 2011 a 7:58 pm #

    En México estamos en crisis de buenos legisladores, federales y locales. Todos protegen al partido del que están colgados somo sabandijas. A Héctor Gutiérrez seguirá mamando de la ubre por muchos años más, porque eso es lo que mejor sabe hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: