Venta de garage

18 Jun

La iniciativa federal y recientemente estatal de la Ley de Asociaciones Público-Privadas es la apoteosis del Bicentenario. El verdadero espectáculo histórico será ver a nuestros representantes populares aprobar esta ley con la que el Estado claudicará en sus obligaciones constitucionales de prestación de servicios y construcción de infraestructura pública. Éste será el último gran atraco, y digo último porque después no sé qué más podrían robarse.

La iniciativa parte del supuesto de que el Estado mexicano es incapaz de ofrecer los servicios y la infraestructura que necesita el País. La perversidad inicia cuando el mismo Ejecutivo da por sentado que no se puede hacer más que relevar a los gobiernos, y cuando las empresas, en lugar de exigir, consienten a los gobiernos corruptos e incapaces.

De aprobarse esta ley, las carreteras, hospitales, escuelas serán construidas por empresas que cobrarían a las administraciones públicas hasta por 40 años una hipoteca por el uso público de esos bienes.

Los proyectos público-privados fueron una invención inglesa de principios de la década de los 90 y teóricamente funcionarían bien en Estados fuertes, con un alto grado de transparencia y rendición de cuentas.

Sin embargo, los profesores Mark Hellowell y Allyson Pollock, de la Universidad de Edimburgo, han dedicado varias investigaciones a evidenciar la ineficiencia de este modelo partiendo del caso del sistema hospitalario inglés. En el portal de la Escuela de Medicina de esta universidad es posible encontrar algunos de estos textos que advierten que los hospitales construidos y administrados bajo el esquema de financiamiento privado resultan mucho más onerosos para el erario hasta en un 37 por ciento y el servicio no es mejor.

Según un reporte no publicado de la Auditoría Nacional, con datos del Departamento de Salud del Reino Unido, el 40 por ciento de los pacientes encuestados en hospitales públicos financiados y operados por privados dijo que los servicios eran pobres o muy pobres. El dato lo rescata la profesora Pollock en la ponencia que presentó en agosto de 2009 en el foro internacional sobre salud pública en Australia. El documento se encuentra en el portal del Western Australia Policy Forum: http://www.wapolicyforum.org.au

Pero no hace falta leer a los académicos ingleses para rechazar la Ley de Asociaciones Público-Privadas, basta con revisar el desfalco en que se ha convertido la Torre Administrativa. En un principio, Natividad González Parás anunció que los mil millones de pesos que costaría la torre serían financiados por inversionistas privados que cobrarían una renta anual al Gobierno de 109 millones por 24 años. Sin embargo, la torre no ha sido entregada en tiempo y el Gobierno ha anunciado un incremento de 180 millones de pesos.

¿Necesitamos esta torre? Nadie nos preguntó. El Gobierno con sus inversionistas favoritos decidió darle prioridad al proyecto y dejar en suspenso otras tareas de gobierno que algunos considerarían de mucha mayor utilidad pública.

Según la iniciativa que presentó Calderón al Senado, y que casi fue aprobada en “fast track” cuando todos estábamos pendientes del futbol, las empresas podrían sugerir o proponer proyectos al Estado.

Esto quiere decir que no será necesario que el mismo Estado convoque a licitación pública, sino que una empresa, cualquiera, puede ingresar su propuesta de negocio y conseguir que el Congreso local apruebe la “utilidad pública” del proyecto para que la ciudadanía lo financie con sus impuestos.

La filantropía empresarial nos “pichará” hospitales, universidades, líneas del Metro, vialidades, estadios, edificios de oficinas, plazas, a cambio de abonos excesivos que pagaremos por el resto de nuestras vidas. La usura es el gran negocio en puerta. Y así, los gobiernos se endeudarán más y los políticos conseguirán financiamiento para el resto de sus carreras.

Desfalco de antología, muy ad hoc con el bicentenario.

ximenaperedo@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: