El silencio de Televisa

21 May

(21-May-2010).-

Televisa ha claudicado públicamente en su labor periodística. La decisión “difícil, pero firme” que anunciara Joaquín López Dóriga de anular en sus noticieros toda información sobre la desaparición de Diego Fernández hasta la conclusión del caso, evidencia el desprecio de los informadores de esta casa al periodismo de investigación. Al decidir frente a las cámaras convertirse en voceros oficiales de la Procuraduría General de la República, Televisa envía un mensaje mucho más escandaloso que la misma desaparición del político.

La decisión fue tomada, supuestamente, para no entorpecer las investigaciones, priorizando la vida “de Diego”. Lo que yo entiendo del periodismo es justamente lo contrario. El periodismo profesional salva vidas, genera reflexiones urgentes, presiona a las autoridades, denuncia letargos deliberados, negociaciones oscuras. Pareciera como que los directivos supieran que no pueden escapar del amarillismo que, efectivamente, lo entorpece todo, no sólo las investigaciones policiacas.

Pero, además, Televisa hace del conocimiento público su autocensura. Cuando tantos temas decide simplemente no abordar sin anuncio ni advertencia -como el creciente número de desapariciones de ciudadanos de a pie-, su negativa a seguir el caso de Diego Fernández evidencia el modo parcial y discrecional de elegir, como de un menú, no lo que necesitan las audiencias para alimentarse, sino lo que apetezca a los intereses del corporativo.

Ahora mismo recuerdo la columna que Carmen Aristegui escribió días después de ser echada de W Radio, del grupo Televisa. En ese texto, Carmen recupera un derecho no reconocido por la legislación mexicana: el derecho de las audiencias a recibir información confiable, principio ausente, por cierto, en las reformas que impulsa Televisa a la Ley de Radio y Televisión.

El debate que generó entonces la censura contra Aristegui y su equipo de colaboradores se empata con el anuncio reciente de López Dóriga: ¿qué pesa más: la libertad de un emporio a transmitir a discreción la información, o la libertad de expresión de los y las periodistas y el derecho de la ciudadanía a estar informados?

Pareciera que, en este caso, Televisa ha decidido colgar los hábitos del periodismo para montarse en su papel de actor político, con representación leal en el Congreso de la Unión dentro del Partido Verde. Esa decisión inquieta. ¿Cuánto de lo que vemos en sus canales de radio y televisión es un ajuste de favores políticos?

Ahora demos el beneficio de la duda. Pensemos que, efectivamente, Televisa está comprometida con la vida de quien fuera uno de los autores intelectuales de la exoneración de los responsables, Rogelio Montemayor y Carlos Romero Deschamps, entre otros, por el desvío de mil millones de pesos del presupuesto de Pemex a la campaña de Labastida. Creamos en las palabras de López Dóriga de anteponer la vida humana, vale. Pero, ¿por qué tomar esta decisión sólo en el caso de Fernández de Cevallos?

¿Por qué Felipe Calderón y su Secretario Gómez Mont han desvinculado tan apresuradamente la situación del abogado panista de un ataque del crimen organizado si sistemáticamente catalogan a los desaparecidos o asesinados como delincuentes? Treinta familias coahuilenses enviaron un boletín de prensa denunciando que, en los casos de sus familiares desaparecidos, “la respuesta de las autoridades ha sido negligente, irresponsable, omisa e indolente, y ahora se ve claro, también clasista”.

Carlos Salinas de Gortari llamó a que todos tuviéramos “una expresión por el sano y buen regreso de Diego”. Esto lo dijo por la suspicacia de la ciudadanía informada que no olvida que el desaparecido es un personaje siniestro, acusado de entregar la Presidencia a Zedillo por unas hectáreas en Punta Diamante, Guerrero, y responsable de otros actos vergonzantes que Sergio Aguayo Quezada enumera en su artículo “El accionista” publicado en 2004, cuya lectura no sólo es recomendable, sino obligatoria para entender el silencio de la empresa.

Es interesante todo lo que Televisa dice cuando calla.

ximenaperedo@yahoo.com.mx

Anuncios

11 comentarios to “El silencio de Televisa”

  1. Omar mayo 22, 2010 a 5:08 am #

    Cuando el PRD y hasta el EPR olvida momentáneamente sus diferencias políticas con el hombre secuestrado y se unen a la familia en el dolor de la situación, es triste leer artículos como el tuyo.

    Acusas a televisa de no presentar la misma atención al secuestro de otras personas, la verdad no lo hace, tampoco lo hace el PRD, tampoco lo hace el PRI, tampoco lo hacen los demás canales, tampoco lo hace la prensa…………….
    Tampoco lo haces tú
    Tampoco lo hago yo

    • Carlos mayo 23, 2010 a 4:05 am #

      Es normal que la familia de Diego este con “dolor” y los demás debemos ser espetuosos de su pena, pero el gobierno no pude andar desligandose de su obligación de perseguir a los secuestradores.

      Decir que se detienen las investigaciones por interés de la seguridad del secuestrado es darle alas a los delincuentes, y eso aplica también para la prensa.

      A ver si a las familias de los involucrados con el narco les hacen el mismo caso cuando estos últimos son secuestrados por el contrario.

      Mal Omarcitor, lo que es triste es que justifiques la claudicación del gobierno y de la prensa ante los criminales. Con esa manera de pensar no es de extrañar que los que ponen las reglas son los criminales.

      ¿Qué les vas a decir al gobierno si existe un delito? “Por favor no hagan nada, tenemos miedo de que los criminales se enojen”

      • Omar mayo 23, 2010 a 6:17 pm #

        Charly Boy: No se que leíste; yo escribí dos cosas:
        1.- Que el articulo de Ximena me parece triste porque mientras sus mas acérrimos enemigos respetan el momento en que el político pude estar siendo torturado o muerto, ella saca en su contra el viejo repertorio de quejas de la anacrónica izquierda mexicana.
        2.- Y le señalo que no nada más televisa trata este caso de secuestro diferente a la mayoría de los restantes, la verdad lo hacemos todos.
        Pero por más que leo mi escrito no encuentro donde diga yo que las autoridades deban desligarse del caso, como mencionas .Pero ya entrado en el tema te diré mi opinión sobre esto.
        Las situaciones de rehenes y secuestros tienen diferentes etapas en las que las policías de todo el mundo se ven obligadas a cumplir con solicitudes y exigencia de los captores y buscar la ocasión en la que la probabilidad de capturar o matar a los maleantes sin daño fisco para el rehén sea la más alta posible.
        Tienes que usar tu cerebro para pensar y no el hígado, no le puedes disparar a un secuestrador que se escuda atrás de un rehén, aunque momentáneamente tengas que (como dices) obedecer las reglas de los criminales.

      • Carlos mayo 23, 2010 a 7:46 pm #

        Creo que es legitimo recordar lo bueno y lo malo en un momento tan aciago para él y su familia. Ahí tenemos a muchos de sus amigos recordandolo como un “pilar del panismo”, “iniciador del juego democrático”, etc., etc. y ¿Por que no? Recordar también lo malo.

        No soy un “anacrónico de izquierda” pero pienos que Diego era dado al tráfico de influencias. Ahí están los casos de Jumex, Bimbo, Bital etc.

        Estoy de acuerdo contigo, el caso de Diego no se trata igual que el de cientos de secuestrados por razones obvias. Aunque a final de cuentas sea lo mismo: la privación de la libertad de una persona para lograr un beneficio.

        Tu opinión del trato de las autoridades hacia los secuestradores me parece incorrecta. Es ahora más que nunca que nuestro gobierno debe mandar un mensaje de que no se somete a criminales.

        Por esa misma razón en Colombia se volvió un delito incluso servir como intermediario para negociar un rescate. A pesar del “dolor” de la familia, no se debe mostrar ninguna debilidad ante los criminales, ya que estos solo entienden el lenguaje de la violencia

        Así como a nuestros gobernantes se les llena la boca al decir que a pesar de la muerte de soldados y policías no se van a doblegar ante la delincuencia.
        El gobierno de mandar el mismo mensaje en el caso de Diego: La autoridad ni obedece ni negocia con delincuentes. Aunque Diego se muera en el proceso.

        Si Diego es un patriota preferira morir antes que servir como moneda de cambió para estos enemigos del avance de nuestro país.

      • Omar mayo 23, 2010 a 9:44 pm #

        Carlos : Para todo hay un tiempo prudente, no se va a un hospital o a un sepelio para pelearse con el enfermo o denostar al difunto, pero la prudencia es una rara ave del paraíso.
        La “opinión” que di es el procedimiento en secuestros seguido por la mayoría de las fuerzas policiacas del mundo,
        Algunos países azotados por oleadas de estos delitos han optado por crear leyes que impidan las negociaciones en caso de secuestro por dinero, esto se supone que protege a la población ya que al saber los secuestradores que no podrán cobrar se desistirían de secuestrar personas.
        Tuve noticias de propuestas de este tipo de ley en las cámaras, pero a la fecha no se ha definido nada
        Ahora si esta “ley” sin promulgar se le aplica a Diego, para protegernos a todos los demás, el secuestrado estaría sufriendo las consecuencias de la ley sin haber gozado de su protección y se deberá más al odio por un político polémico, que a una preocupación por las leyes.
        También debemos de ser cautos al tomar la información que da el gobierno, cualquiera podrá suponer que no avisaran a los secuestradores si están siguiendo el caso muy de cerca.
        En fin solo al resolverse el caso y conocer los pormenores podremos dar opiniones.

  2. Bertha Torres mayo 22, 2010 a 9:13 pm #

    Bien de acuerdo! El silencio de una “agencia de noticias” a petición expresa, me parece también reprobable. Y como para muchas otras áreas de la expresión humana, el silencio aquí dice muchas cosas.

    La Jornada ha seguido publicando todos los días alguna nota con todo lo que ha podido recabar, entre declaraciones, revisión de archivos, investigación y otros, así que uno puede ir siguiendo el paso a ese caso, pero también a los otros, a los que muchos otros medios hacen menos, justamente ayer leía una nota sobre la guardería ABC, cuando todos los demás hace ya rato que se olvidaron del tema.

    Maravilloso post, regálanos más pronto!

  3. jacob mayo 22, 2010 a 11:45 pm #

    Pues ya se esta cuestionando directamente a Calderon sobre la guerra declarada al narco en USA. En investigaciones realizadas y transmitidas en USA llegan a la conclusion de que el ejercito ha apoyado al “Chapo” para acabar con los demas carteles. Aunque no aceptemos esto ultimo, lo cierto es que canales como CNN en espaniol, particularmente el programa de Aristegui han presentado una vision diferente de la guerra contra el narco, especialistas internacionales han declarado desde un principio que el control (pues no se puede ganar completamente) contra el narcoterrorismo se ha obtenido en otros paises como Colombia, Rusia, y la manera de luchar contra este mal no es la manera en la cual nuestro presidente ha ordenado. Yo creo que en el mejor de los casos Calderon ha sido enganiado por sus colaboradores sobre la estrategia de una lucha contra el narco. Lo mejor de esto es que a aunque no se le desea mal a Cevallos, tiene que sufrir la clase politica lo que ya sufre desde hace mucho la sociedad civil, para replantear esta lucha que ya estaba perdida desde su planeacion. Pero es un asunto complicado, independientemente de si le hacen caso, o no, apoyo las acciones de Calderon pidiendole a USA que controle el flujo de armas hacia Mexico.

    • Carlos mayo 23, 2010 a 4:07 am #

      Muy interesante tu comentario, pero opino que esto no tiene que ver con el narco, es solo un ejemplo más de los secuestros por dinero.

    • Omar mayo 23, 2010 a 6:48 pm #

      Jacobo: En mi opinión más que un cambio de estrategia, se requiere complementar la estrategia actual
      Como ya sabemos la lucha contra el narco y crimen organizado se debe dar en dos frentes uno es la lucha armada, y otro la lucha contra sus finanzas.
      Y la verdad que no vemos avances en la lucha contra sus finanzas
      Hoy mucha gente piensa que cancelando la lucha armada se terminara la violencia, pero nada más lejos de la realidad, las armas del ejército en las calles es lo único que detiene a los delincuentes para que acudan a tu casa a imponerte un impuesto y que sepas que ellos son el nuevo gobierno de facto.
      Cuando vemos circular por las carreteras o ciudades pequeños ejércitos de delincuentes en 30 o 40 camionetas nos damos cuenta que no hay marcha atrás, atacar sus finanzas servirá de mucho para acortar la lucha, pero al final el ejército tendrá que eliminarlos de entre nosotros.
      En lo que estamos totalmente de acuerdo es en que es un asunto complicado.
      Saludos

  4. jacob mayo 22, 2010 a 11:49 pm #

    Por cierto, grandioso texto Ximena, ya lo habia leido en el NORTE!

  5. jacob mayo 24, 2010 a 4:19 pm #

    Muy bueno discutir estos temas: Tienes razon Omar, aunque a Carlos tambien dice cosas ciertas. Mis respetos a sus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: