No te mueras, Monsi

9 Abr

No quiero que Monsiváis muera porque extrañaré su presencia en el País, porque quedaré esperándolo a perpetuidad en la cita que tiene con nosotros sus lectores en El Norte, porque no quiero que se vaya con un sabor al México amargo de estos últimos días.

Hace algunos meses tuve la oportunidad de visitarlo en su casa. Fue un regalo que la vida me dio como gratuitos da de vez en cuando caramelos. Ya estaba enfermo, pero su mirada vivaz lo traicionaba. Me preguntó un montón de cosas sobre Monterrey casi con curiosidad infantil. Yo quería abrazarlo. Lo veía jorobadio, en su pijama y con sus crocs rojas pero nada acallaba esa voz  en mis adentros: cuánto te quiero, Monsi. No imaginas cuánto.

Nostalgia

Cuánto puede una llegar a querer a alguien tan distante pero tan cercano como puede ser un escritor. Al leerlo siento un cúmulo de relámpagos a nivel de tórax. Lo que leo me llama por mi nombre, me produce esa sensación literaria difícil de comunicar pero que tiene que ver con una comunión privilegiada con el autor.

Escribo esto envuelta en nostalgia. México no está como para perder a Monsi.

Anuncios

Una respuesta to “No te mueras, Monsi”

  1. Carlos PIña abril 9, 2010 a 3:41 pm #

    Abrazos sentidos, comparto plenamente tu sentimiento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: