Sobre la función de ayer (bitácora de una activista)

1 Abr

para la incansable Denise Alamillo

Es difícil reseñar una función que duró más de 12 horas y que tuvo tantos picos y nudos en su desarrollo, pero lo intentaré.  Pero antes de eso, un preámbulo: la ciudadanía durante todo el acto, tuvo una posición de dignidad ante los tratos humillantes que recibió. En la repartición de papales le tocó interpretar el más difícil, el que es amenazado con la expulsión si no sonríe al tragar mierda. La política reclama que después del garrote demos las gracias, pero los miembros del Colectivo Ciudadano en Defensa de la Pastora que estuvimos ahí terminamos por vomitar ante el platillo que nos ofrecían.

10:30 am. El Colectivo se comienza a reunir en el hasta bandera del atrio del Congreso. De nuevo, éramos más de 50 personas. Cada uno tomó el nombre de algún diputado al que le haríamos marcaje personal. A mí me tocó “Tomás Montoya, del PRI”; de pronto, espontáneamente empezamos a gritar el nombre del diputado que nos tocó, y el resto contestaba “¡marcaje personal!”. Fue un momento lindo. De esos instantes privilegiados que viven los grupos organizados, que se respetan y se admiran mutuamente.

Dadas las 11 am. nos formamos en un fila para entrar el recinto. Sin novedades en la entrada: todos pasamos (esto es producto de varias luchas anteriores con el personal de seguridad del Congreso). En galera nos dimos cuenta que aún no había butacas, que los clavos seguían expuestos (del Colectivo a varios compañeros se les rompieron los zapatos) y que el barandal del lado derecho, que ocupábamos, estaba bloqueado por los respaldos  apilados de las butacas. Así que ni asomarnos a los leones podíamos. En la sesión la diputada del PRI Sonia González y el diputado Homar Almaguer del PT dirigieron dos discursos ambientales, hablaron de la importancia de los árboles y de los bosques. Los del Colectivo no dábamos crédito de la hipocresía con que se atrevían a enarbolar la causa ambiental cuando que horas después apoyarían la pérdida de 25 hectáreas de espacio verde. Pero en fin, aquí la nota se la llevó uno de nuestros compañeros que a Almaguer le gritó: “¡Duendecillo del bosque!”, la verdad es que esta puntada me hizo reír con ganas, pues la tensión era mucha y la frase era contundente pero respetuosa. Gracias a que comenzamos grabar con nuestras cámaras las condiciones físicas de la galera y a que una compañera se dedicó a marcar cada uno de los clavos para protección del resto, la Coordinación de Seguridad levantó dos horas después los muebles que invadían el espacio de la ciudadanía y sobre los clavos colocaron una cinta amarilla. Después de dedicarse a leer dictámenes por más de cuatro horas, sin que al menos dos diputadxs al mismo tiempo estuvieran poniendo atención, y viendo a la Secretaria de la Mesa Directiva, luchar contra el efecto de las soporíferas palabras de los oradores, nos decidimos bajar a investigar qué estaba pasando. Fuimos a las Previas del PAN, Héctor Camero, Nacho Zapata, Claudio Tapia y yo. Por fortuna dentro de la sala encontramos al diputado Alfonso Robledo, quien en todo momento se manifestó en contra de que el estadio se construyera en la Pastora.  Sin embargo, al preguntarle sobre la posibilidad de que la votación se realizara ayer mismo, noté que Robledo debilitaba su postura. Lo confronté cuando dijo que su postura siempre había sido un sí condicionado. Le recordé que su principal condición era que el estadio se construyera en otra parte, a lo que era verdad.  Como testigos panistas estaba su Coordinador de Medios y el Diputado Víctor Fuentes, sonriente en todo momento. Les dije, “no nos vayan a jugar el dedo en la boca, diputados”, traté de desenmascararlos con preguntas, pero Robledo no soltó prenda. No se atrevió a confesar que ya había aceptado pactar y aprobar el estadio. No pudo por vergüenza o por cinismo, eso nunca lo sabremos. Salimos de previas confundidos. Algunos decían que estaba confesando, yo no quise creer esto.

Al pie del cañón

Regresamos con los compañeros que permanecían en galera. Ya nuestros rostros estaban cansados, no habíamos comido, y resulta muy desgastante –emocionalmente- asimilar lo que uno observa en el Congreso. Es un golpe moral fuerte que sólo entendemos si asistimos a una sesión. Es una cubetada helada de realidad: es ver al País secuestrado por los partidos-empresas-mafias. Estos son otro tipo de cárteles, contra los que pocos alzamos la voz.

Hicimos roles de vigilias. Algunos compañeros regresaron a sus casas a descansar, otros fuimos a comer y otro grupo se quedó observando, a la espera de ser reemplazados. En ese lapso, mientras comíamos apresuradamente unas tostadas de ceviche del Vita-Mar, fue que el honorable congreso decidió darse una pausa y llamar a receso. Esto sirvió para que los compañeros que habían permanecido en Congreso salieran a comer unos tristes sándwiches del Seven. Nos encontramos de vuelta en galería. Nos entretuvimos de diferentes maneras mientras esperábamos novedades legislativas. Yo me dediqué a entrevistarlos con una cámara de video. Les preguntaba ¿Qué significa para ellxs esté lugar –el Congreso? y ¿qué opinión tenían de los diputadxs? Las respuestas pronto las editaré para compartir el video, pero este ejercicio me hizo recuperar la energía. Escuchar la lucidez de cada uno de los compañeros levanta muertos.  Al escucharlos confirmé mi credo.

Horas después nos enteramos de que las comisiones por fin sesionarían para votar el dictamen. Décimo piso, sala Fray Servando Teresa de Miel (y el libertario cura revolcándose en su tumba), una comisión del grupo subió. Nos detuvieron en la puerta. El personal de seguridad nos dijo que entraríamos una vez comenzada la sesión, esperamos. Mientras tanto entraban a la sala un montón de personas, desde prensa hasta asesores, secretarias, diputados. A los legisladores les decíamos que no nos dejaban pasar, ellos nos contestaban alzando los hombros. El día anterior, en sesión del pleno y a propuesta del prisita Héctor Morales, se aprobó que la reunión de comisiones fuera secreta, a espaldas de la ciudadanía. Esto lo aprobaron también los panistas, vale la pena señalarlo. Sin embargo, en la propuesta de Morales se especificó que una comisión de ciudadanos pasaría a la sesión, situación que nos fue negada. Por más que insitíamos a los diputados que ingresaban a la sala que no participaran en una sesión que prohibía el paso a la ciudadanía, éstos terminaron ignorándonos. Por eso nos quedamos afuera de la sala, viendo cómo entraban otras personas y cómo algunos salían para tomar aire pues la atiborrada sala se convirtió en una cueva infernal, de la que la gente salía empapada en sudor. Al terminar la sesión, que duró poco más de una hora, reclamamos a los diputados el habernos dejado a fuera. Les llamamos traidores, pero ninguno contestó. Algunos salían con la mirada al piso. El dictamen había sido aprobado por unanimidad.

La sesión del pleno se reinstalaría, así que bajamos tan rápido como pudimos para tomar nuestro lugar en galería. Nuestra sorpresa fue que de nuevo los elementos de seguridad del Congreso, ahora acompañados de policías estatales, nos negaban la entrada. ¡No lo podía creer! En ese punto estaba yo en todos los sentidos desgastada. Mi rostro estaba desencajado y mis palabras se habían escondido dentro de mi. No podía hablar ya. Me sentía lacia, como diría mi abuela. La ira me invadió completamente, por eso me cerraba todos mis escapes: no hables, Ximena, me decía. Temía desbordarme en lágrimas y contagiar al grupo de mi desolación. Fue entonces que algunos diputados entraron por la misma puerta que se nos cerraba a nosotros. Los compañerxs les decían: “¡No nos dejan entrar!”, pero ellos parecían congratularse con nuestra situación. Adentro, en el lobby algunos compañeros nos veían y gritaban: “¡Déjenlos pasar! ¡déjenlos pasar!”. Viendo a uno de los compañeros que estaban adentro tuve unas incontenibles ganas de llorar como viuda. Sergio es un padre de familia ejemplar, tiene tres hijos, es vecino de Guadalupe, cargaba su maletín del trabajo con una mano, y bajo el brazo llevaba algunas pancartas nuestras enrolladas. Me conmovió profundamente su imagen. La imagen nuestra, la de los ciudadanos luchones, la de los papás preocupados por el futuro de sus hijos. A él  y a su esposa Malena los admiro de corazón: llevan a sus hijos a las juntas y a las marchas, forman en ellos el sentido de comunidad. En fin, todo eso pensaba viendo a este compañero. A punto de ponerme a chillar de la desesperación por el castigo que recibíamos por disentir dignamente, llegó un compañero, Uriel, otro ciclista urbano, que nada más de verme el rostro decidió abrazarme con un brazo, un apapacho de compañeros, de camaradas, sin decir palabra lo dijo todo.

Uno de los diputados que suponemos sintió más culpa por haber aprobado el dictamen y luego el decreto, fue Víctor Fuentes, el sonriente. Tal vez por culpa fue que se comprometió con nosotros a liberar nuestra entrada. Lylia le aclaró que ella nunca había creído en é pero que había otras personas, señalándome, que estaban claramente desilusionadas de él. Fuentes, cínico, me miró: “pero si ella no me conoce”, esto valió para que le contestara: “exactamente, ahora ya lo conozco”. Sonrió, qué más. Al poco rato volvió con la buena nueva de que, gracias a sus gestiones, podíamos pasar. Salió a decir esto esperando una estrellita en la frente pues seguro está acostumbrado a tratar con ciudadanos que no conocen sus derechos y por eso agradecen cuando hay justicia. Víctor Fuentes me llama por mi nombre desde la puerta abierta: “Ximena, ¿quieres pasar?”, yo me le quedo viendo, él repite: “¿Quieres pasar o no?”, nos acercamos a la puerta para entrar, pero le digo: “Pasar es nuestro derecho, no una concesión suya, no tenemos nada qué agradecerle”. Fuentes pone cara  de Uuuuuta, con nada les doy gusto, ingratos.

Nos reunimos con nuestros compañeros, que nos dan la bienvenida. Pasamos a galería. Somos más de treinta personas. Son las nueve de la noche. Estamos por cumplir 12 horas en Congreso. Miércoles santo, para los católicos, oscuridad en la calle: la gente de vacaciones, los diputados sesionando, hay razones para sospechar. En ese entonces ya todos sabíamos que el PAN aprobaría el decreto, sólo la perredista María de los Ángeles mantenía su postura ante el despojo del patrimonio público. La sesión se reinicia. Nosotros decidimos tapar nuestra boca con cinta sobre la cual escribimos: “¡Traidores!”, “¡Ecocidas!”, “¡Mentirosos!”. Teníamos la idea de no hablar, de no gritar, de no desmoronarnos frente a ellos., de repudiarlos en silencio. Así fue que mantuvimos un silencio sepulcral –nunca mejor dicho- mientras escuchábamos como cuatro diputados priistas daban lectura durante más de hora y media al dictamen. Algo histórico fue que como parte del dictamen se da lectura también a los resúmenes de los documentos que ingresó la ciudadanía al expediente. Leyeron nuestros argumentos y los de otros grupos ciudadanos organizados. Se escucharon nuestros argumentos. En la tribuna se escuchó por qué resistíamos a la entrega de patrimonio público a manos privadas, se habló de otros lugares, de la defensa de los espacios públicos, de la ausencia de utilidad pública del proyecto, de la posibilidad de regenerar un bosque en esas 25 hectáreas, de la posibilidad de construir ahí un vivero, la universidad del desarrollo sustentable, la siempre de hortalizas y huertos, en fin. Fue un logro ciudadano el haber participado en el debate con argumentos sólidos y propuestas. Nosotros cumplimos cabalmente. Héctor Morales fue quien leyó la última parte del dictamen. En seguida vendrían participaciones a favor y en contra y luego la votación.

La primera en hablar fue la diputada perredista, esposa del líder del partido en el estado, un hombre al que los mismos perredistas repudian por sus prácticas caciquiles en García. María de los Ángeles Herrera leyó un discurso que aglutinaba muchos argumentos válidos para rechazar el proyecto en la Pastora. Lo hizo bien, tal vez causó alguna comezón en los panistas y el petista, pero no en el PRI, mucho menos en Juan Carlos Holguín, único diputado del partido Verde quien, timorato como pocos, decidió no entrar a la sesión, aunque en muchas ocasiones se comprometió a votar en contra. Al terminar Herrera, pidió la palabra Alfonso Robledo del PAN, al saber ya que había traicionado su postura los miembros del Colectivo decidimos darle la espalda, en un acto simbólico de reciprocidad, como repudio al diputado que se cambia al bando contrario a los argumentos. Personalmente la pérdida de Alfonso me duele. Sin creer en los partidos, creí en él como persona, en él y en Hernán Salinas, líder de la bancada panista. Pensé que eran diputados excepcionales, pero me hago responsable de mi error. Robledo se levantó a dirigir un mensaje francamente patético. Lo digo con conocimiento del adjetivo. “Vengo a defender a mi partido”, comenzó. Aludió a la “dictadura de la mayoría” , dijo que teniéndola perdida prefirieron modificar un dictamen que como quiera se aprobaría. Pragmático, pensarían algunos. Pero el ave se fue en picada cuando mencionó estas modificaciones, que comprendían los rondines de una patrulla por la zona para alejar a “los rateros”, ¡Vaya, por Dios! ¡Ese si que es oficio legislativo, Robledo! ¡El PAN nadando en sus propias tibiezas! No me aguanté y grité a todo pulmón: “¡La seguridad es un derecho, no una concesión!”, en tribuna Alfonso Robledo me contestó: “Si,ta bueno”. Nadie pudo seguir guardando su indignación atrás de una cinta, la mayoría comenzamos a gritarle, sobre todo los vecinos, timados, defraudados por su representante. El Presidente de la Mesa hizo leer a la Secretaria el artículo del reglamento interior del Congreso que exigía a los asistentes guardar el decoro so posibilidad de expulsión. Nuestro compañero David, contestó señalando a todos los diputados presentes: “¡pues aquí está lleno de criminales!”, “¡Entonces no hay quórum!”, gritó alguien más. Todas nuestras palabras caían sobre los hombros de los diputados y diputadas. En el mejor de los casos generaban en ellos vergüenza.

Después habló de nuevo la diputada, con argumentos similares a los antes dichos. Terminó César Garza, del PRI, vocero de Héctor Gutiérrez ,“Mon père”, quien luciendo la retórica típica del líder sindical gritó voz en pecho y casi desgarrando su garganta, al borde del llano, que él amaba a la Pastora, que había trabajado en la fuente de snack del parque, que se sentía orgulloso de apoyar el estadio que disfrutarían sus hijos. El PRI, la putrefacción política de quien mancha las palabras, de quien sonríe y baila tragando mierda. El PRI es un recordatorio permanente de lo que podemos llegar a ser si aprendemos a pactar y a doblar nuestra conciencia.

El Presidente de la Mesa Directiva volvió a amenazarnos con la expulsión. El Coordinador de Seguridad, Fernando Pérez, estaba atrás de nosotros. Yo le pedía de favor que se moviera de mi espalda, que me incomodaba, que se hiciera a los lados. Mientras tanto, tuve una discusión con algunos perredistas que subieran a galería a colgar una manta sobre el espacio que estábamos ocupando. Le pedí de favor que se movieran, que no se colgaran en un movimiento ciudadano apartidista, pero los chicos se negaron. Así fue que bajamos a hablar con el coordinador de pensa, quien nos ignoró. Al subir volvimos a pedirles que se retiraran pero  la persona que recibía llamadas que lo hacían gritar consignas me dijo que teníamos las miras muy cortas y que cuánto me pagaban por reventar el movimiento. Me dio risa su pregunta, me pareció una proyección clara de la conciencia de mi interlocutor. Pero no me molesté si quiera en discutir el punto. Simplemente me alejé.

Héctor Gutiérrez de la Garza, pastor del rebaño, propuso al pleno la votación nominal, es decir, que cada uno de los diputados se pusiera de pie para dar su nombre y el sentido de su voto. El gesto fue una probadita de su poder. Obligó a los panistas que tenían la cola entre las patas a que se levantaran frente a nosotros a traicionarnos. El PRI quería verlos así, sumidos, humillados. El espectáculo fue desastroso. Un suicidio en grupo. Los panistas besaron la mano de Gutiérrez de la Garza para luego con la voz muerta decir: “A favor”. Pero a los panistas se les salió un diputado de control: Arturo Benavides, quien con María de los Ángeles, votó en contra, rompiendo el poder del bloque. Evidenciando la cobardía del resto.

Cuando la Secretaria leyó los resultados, con sólo dos votos en contra y una abstención del timorato Homar Almaguer del PT, los priístas se pusieron de pie, a aplaudir. Ese momento pagó todo el esfuerzo de los meses anteriores de lobbying legistlativo, de citas, de esperas, de debates, de manifestaciones, de días largos de trabajo ciudadano, de juntas… mientras el PRI lucía ganador, los panistas se sumían en sus sillas. “¡Aplaudan!”, los instábamos, “¡Únanse a la fiesta del PRI!”, “¿Por qué no festejan?”, pero los panistas se mantenían impávidos en sus asientos. Sin mover si quiera la cabeza.

De camino al Nuevo Brasil, en donde cenamos y brindamos por la ciudadanía que lucha con una cerveza victoria, pensábamos en la política. En la carrera de todas las personas, hay un punto en el camino que se bifurca: formas parte de la corrupción, o no. La corrupción no es sólo recibir dinero, es violentar los principios, es apalear a la conciencia, es obedecer ciegamente, es rajarse por dentro a cambio de favores, es ceder a presiones y también es recibir dinero. Yo, cruzando la Explanda de los Héroes, me dolía con los amigos del duelo personal en el que me encontraba por haber creído en Hernán y en Alfonso. Sentía pena por ellos.

En la cena recuperamos los mejores momentos de la jornada, nos reímos, evaluamos. Nuestro objetivo nunca fue que el Congreso se negara a entregar a FEMSA las 25 hectáreas de espacio público, si así hubiera sido hoy estaríamos todos metidos en cama, envenenados de ira y de frustración. Nuestro objetivo es construir ciudadanía, generar reflexiones, debatir con la élite política, mejorar nuestras prácticas de convievencia social, llamar a cuentas a los representantes, dignificar a la ciudadanía como soberana. Por eso ayer nos sentimos vencedores, por eso ayer dormimos como lirones.

Y, ¿los diputados?, ¿qué tal durmieron?

Anuncios

16 comentarios to “Sobre la función de ayer (bitácora de una activista)”

  1. Osvaldo González abril 2, 2010 a 4:03 am #

    Ximena, hace tiempo que leo tu blog y he de decir que eres muy valiente y al igual que ti, siento un tremendo asco, vergüenza, y una serie de cosas en el estomago tan fuertes cuando pasan cosas como esas.

    De cualquier manera tienes mi apoyo. De haber sabido que estarían ahí presentes me les unía.

    Un fuerte abrazo!

  2. 0mar abril 3, 2010 a 2:05 am #

    Ximena: Estaba yo confundido con los objetivos de este movimiento, creí que en realidad se trataba de una cuestión ecológica, ahora lo entiendo gracias a las ultimas líneas de tu articulo.
    Tal como lo escribiste:
    “Nuestro objetivo nunca fue que el Congreso se negara a entregar a FEMSA las 25 hectáreas de espacio público.”
    “Nuestro objetivo es construir ciudadanía, generar reflexiones, debatir con la élite política, mejorar nuestras prácticas de convievencia social, llamar a cuentas a los representantes, dignificar a la ciudadanía como soberana”

    La verdad como lucha ecológica me parecía muy tonta y no le veía lógica, pero como proyecto de un colectivo de apoyo político al muy puro estilo de Camero o Beto Anaya todo se ve claro.

    Al igual que otros grupos nacidos de una causa que al final ya no es importante, el colectivo se rentara a quien la dirigencia “decida” para presiones políticas y empresariales.

    Nace una estrella más del canal de la política.

    • Carlos abril 7, 2010 a 1:04 am #

      Es bueno saber, que aquí no hay censura, que puedes opinar diciendo que la defensa de la pastora te parece “tonta”. Lo lamentable es tratar de sacar las cosas de contexto.
      Deja te explico con bolitas y palitos: La idea era que la defensa de la propiedad pública la ejercieran los representantes “públicos” (los diputados). El objetivo era que los ciudadanos, como dueños, al menos en teoría, de la pastora y demás terrenos públicos, exijamos que nuestros representantes no avalen esos regalotes a unos pocos.

      Sin emabargo, es muy fácil ser generoso con las cosas que no son de uno…

      A mi no me sorprende nada, los diputados siempre han inclinado la cerviz ante los poderosos, lo que me molensta es que ni siquiera saben justificar bien su proceder. ¡De pérdido que me robe un ladrón inteligente!

      De nuevo, si no estás de acuerdo conmigo y Ximena, ok. Pero al menos, no le quieras ver tres pies al gato. La situación es muy simple para muchos ciudadanos: no queremos que se reduzcan las áreas verdes, si quieren estadio, comprense su terreno, si el terreno que quieren regalar esta “baldío”, pués limpienlo y reforestenlo, que para eso son gobierno.

      En fin, parece que cualquier terreno público abandonado es suceptible al latrocinio y algunos están a favor de regalar la propiedad de todos. Tú entre ellos.

      ¿Trabajas para FEMSA? ¿O solo estas convencido de que la propiedad privada es la panacea?

      • 0mar abril 7, 2010 a 10:23 pm #

        Carlitos: Antes que nada mi agradecimiento por permitirme opinar (en un blog abierto al público) son muy bondadosos, beso la mano agradecido.

        No sé a qué kínder acudiste pero no te salen muy bien las bolitas y los palitos

        1.- Uds. brincan y gritan arriba de cualquiera que se atreva a contradecirlos, insultan a diestra y siniestra para luego hacerse los ofendidos porque alguien llama “tonta” a su causa.
        2.- Cuando los diputados seguían la línea que Uds. marcan, estos eran “paladines de la libertad”, hoy que no votaron como Uds. deseaban, son “reptiles rastreros.”
        3.- ¿Me pides qué no le vea yo tres pies al gato?,
        Es difícil cuando los veo hacer publicidad ($$$$) en este blog a marcas de cerveza contrarias a la del promotor del estadio,
        Es difícil cuando van Uds. con el empresario Fernández a pedirle que los reciba , siendo que tres o cuatro meses atrás ya los había invitado a reunirse, y para el circo mediático acuden con un tipo disfrazado como viejo de la danza.
        Es difícil cuando a los comunicadores que no están de acuerdo con Uds. los tachan de vendidos, al parecer los únicos que tiene derecho a ver gatos de tres pies son Uds.
        Es difícil cuando se les ofrece aumentar la vegetación en la zona y Uds. la rechazan.
        Es difícil cuando nunca protestaron por el tianguis del automóvil, ni por el auto cinema, no protestan por el bosque mágico, o por el mal llamado zoológico donde se tortura a los animales cautivos
        Es difícil cuando vemos tantos predios públicos abandonados igual o más que el área del estadio y Uds. solo se aplican a lo que les da publicidad en los medios.
        Es difícil cuando fingen demencia y simulan no conocer la diferencia entre “comodato por tiempo definido” y donación
        Es difícil Carlitos….es difícil…. es más viéndolo bien ya le estoy viendo solo dos patas.

        Y tienes razón en que los terrenos en cuestión son propiedad pública y seremos el publico (mayoria) quien decida qué hacer con ellos, no unos cuantos “iluminados” con complejo de Juana De Arco.

        No, no trabajo para FEMSA pero lo haría con gusto si me invitaran, ya que no todos tenemos la gracia de vivir de “politóloga” como Ximena y algunos nombres que veo en el llamado “colectivo”.

        Un saludo

  3. Jacob abril 8, 2010 a 12:03 am #

    Saludos.
    No estoy en la ciudad por el momento. Solo opino que, con los objetivos (hay que preguntarle a Ximena para ver si estoy bien) se generaria conciencia entre la ciudadania y la ciudadania reaccionaria, una vez que la ciudadania se indignara, no hubiera podido llegar al congreso dicha propuesta, o si llegaba, llegaba sin fuerza esa demanda de aprobacion. Esto, pues hay un valor en todo esto: Es mejor para la vida de la ciudad (de todos nosotros) un area verde publica que un estadio!
    Una vez que se llego al congreso con la peticion, es muy dificil que un diputado cambie sus practicas de corrupcion. Pero me da gusto que al menos algunos ciudadanos fueron a exigir sus derechos. Ademas, estoy de acuerdo en que se gano: Se sigue creando una plataforma donde la ciudadania se defienda. Aspiramos a ser una gran ciudad, tambien debemos aspirar a tener redes sociales para que eso sea posible. Solo que una cosa: Hay ciudadanos que con todo su derecho piensan en contra de las redes ciudadanas, y es desconfianza, pero tambien contra eso se debe luchar, pero esa lucha requiere muchisimo respeto, asi que no me parece la descalificacion que le dicen a Carlos, aunque la entiendo. En fin, espero me acepten en su grupo cuando vuelva a a mi querido Monterrey.
    Salut!

    • 0mar abril 8, 2010 a 10:10 pm #

      Jacobo: Te deseo toda la suerte del mundo, ojala y puedas ayudar a este grupo a saber convivir con el resto de la sociedad, la ciudad necesita un grupo ecologista que busque ganar para la naturaleza, no para ellos, todo dentro de un equilibrio con el crecimiento necesario e inevitable de la gran ciudad.

      Por cierto te doy una idea, vayan tomando en su mira los terrenos de los patios de ferrocarriles en Monterrey, son muchísimas mas hectáreas que la pastora y seria un pulmón grandísimo para Monterrey.

      Sería un gran trabajo, aunque no haya molinos de viento contra quien pelear.

      Un saludo

  4. Jacob abril 8, 2010 a 12:06 am #

    perdon, no estoy de acuerdo con la descalificacion que le dicen a Omar.

  5. Carlos abril 8, 2010 a 1:34 am #

    Omarcito:

    No fuí al kinder, cuando era niño no era obligatorio para entrar a la primaria y me la pase de prangana en mi casa, viendo tv y jugando. Te sugiero que no seas tan lisonjero en eso de besar la mano, te la retiraría por cuestiones de higiene y puede que te ofendas.

    1. Ni brico, ni insulto a quién me contradiga mientras use argumentos, Llamar tonto a alguién o a algo no es un argumento. Tepodría llamar como el “Diablo” llama a los que no están de acuerdo con él: “ignorantes”, pero es demasiado visceral.

    2.-Pués, meterme en la misma canasta de los “que marcan línea a los diputados”, es inexacto. Yo solo estoy en desacuerdo contra los regalos de propiedades públicas a los particulares, cuando no hay interés “público”.

    3. No he visto publicidad de Cheve en este blog, la neta. Ya le dí una buena buscada y no la encuentro, dame un link. De todas maneras, me gusta la cheve.
    -Yo no fuí invitado por el Diablo a cotorrear con él, a lo mejor al grupo de Ximena, pero esperemos que conteste.
    -Hasta ahorita, no he llamado vendido a ningún comunicador. Pero si me gustarían que dieran datos “duros” (p.ej: ¿Por que el proyecto del estadio en el Rio Santa Catarina requiere 20 años para recuperar la inversión y la Pastora requiere 60?)
    -¿Aumentar la vegetación en la zona? Desde MI (MIO de MÍ) punto de vista, lo mejor es preservar la vegetación nativa del lugar (matorrales y huizaches), reforestando el terreno descuidado donde quieren embutir el Estadio. El proyecto de FEMSA incluía 1000 arboles, después, si la memoria no me falta lo aumentaron a 2000, con una inversión total (en la reforestación) de un millón de pesos.
    -Creo que te confundes con lo del tianguis, pero sí, tienes razón era mucho mugrero. Lo de bosque trágico, tienes razón, Lo del zoológico tiene sus “asegunes” ¿De que manera torturan a los animales? De todas formas, creo que piensas que toda la gente que esta contra la idea del Estadio en ese lugar son del “grupo de Ximena” o “ecologistas radicales”. Nel, habemos gente que esta en contra porque tenemos la idea de que esta mal reducir el área verde.

    Lo de los lugares públicos abandonados tienes razón, hay un buen que estan muy descuidados. Lo malo que el gobierno en vez de rescatarlos los deja seguir en el deterioro, al rato van también a regalarlos porque estan llenos de basura como el predio de la pastora.

    Creo que tu eres el que tiene mala fe cuando hablas de las diferencias entre la donación y el comodato. ¿Cuantos Templos están en terrenos en Comodato? Se los dan a 40 años y cuando se vence se los renuevan. Estos vivales de FEMSA van a recibir el usufructo durante 60 años, y cuando se venza el plazo van a regresar las ruinas, con costo para los contribuyentes. ¡Ah! se me olvidaba, le van a hacer el favor al municipio de dar una patrulla por Colonia y de poner una escuela de futbol, además de regalar boletos para los niños aplicados, para que puedan ver el enaltecedor espectaculo del futbol y sus aficionados.

    Los terrenos son públicos y existe una ley para enajenarlos. Si tu y yo vivisiemos en la misma colonia, y la mayoría quisiera vender el parque, no podríamos hacerlo, al menos en teoría, Es lo que se llama “impedir la dictadura de las mayorías”
    Respecto a que los que estan a favor del Estadio sean mayoría, pués no lo niego, ni loa afirmo, no he visto una encuesta seria (La encuesta de la alcaldesa, llevando oferentes de mercaditos sobre ruedas para hacer bulto no me parece seria). No se me ha aparecido el arcángel San Miguel,ni Santa Úrsula, ni he escuchado voces divinas para formar mi punto de vista.

    Yo tampoco trabajo en FEMSA, trabajo como muchas personas en la industria. No tengo el privilegio de ser “politologo” (juar juar)

    Un saludo

    • 0mar abril 8, 2010 a 3:57 am #

      Mí estimado Sapientium octavo :

      Trabajar en un mercado sobre ruedas es tan válido como tener una carrera o ser “politólogo” (me encanta la palabra).

      no los desprecies.

      Cuiusvis hominis est errare, nullius nisi insipientis in errore perseverare

      • Carlos abril 9, 2010 a 12:36 am #

        Omar,

        En ningún momento desprecie a los oferentes de los mercados sobre ruedas. Lo que si es cierto es que los usan como carne de cañon para lo que se ofrezca al lider. Como ir a hacer montón a una encuesta para aparentar “apoyo popular”

        Claro que esto no es exclusivo del PRI, lo hace también el PRD y el PT.

        Sin duda, Ivonne aplica la máxima de Porfririo Díaz: “A estos hay que tenerlos amarrados de las tripas”

        saludos

      • Carlos abril 9, 2010 a 12:41 am #

        Se me olvidaba:

        “Mujer que sabe latín
        ni tiene marido
        ni tiene buen fin”

        Potáte bien….

  6. Miguel abril 8, 2010 a 1:48 am #

    La carga de conciencia que tendrás Omar al conocer tanto desorden del que hablas y no hacer nada…Si te pusieras del lado propositivo no estarias utilizando este blog para reventar cuanta publicación hace Ximena…Porque no mejor abres el tuyo y das tu información me parece que eso sería mas plural y que generaria un debate mas abierto…Bueno hay nos pasas tu pagina o tu foro de discusión

    • 0mar abril 8, 2010 a 3:58 am #

      Miguelito:

      No teman a las palabras, estas no pueden reventar nada, solo lo que está podrido por dentro, tarde o temprano reventara

      Veritas odium parit

  7. ximenaperedo abril 8, 2010 a 3:57 pm #

    Hay personas que están decididas a no creer en el Colectivo Ciudadano en Defensa de la Pastora. Respetable su decisión. Se que diga lo que diga -porque al prinicipio lo intenté- mis palabras siempre serán tomadas al revés. Tenemos mucho trabajo como para sentarnos a contestar acusaciones infundadas de gente que lleva varios meses en una chusca campaña de desprestigio hacia mi persona y hacia los movimientos ciudadanos. De “Omar” ya me vacuné. Dice tantas cosas y tan revueltas que ya no me mueve ni un poco sus palabras. Así pasa cuando las palabras pierden su valor de tan mal dichas.
    Si somos o no manipulados, si somos un grupo de choque, si tenemos intereses oscuros, todo eso saldrá tarde o temprano. Si alguien tiene pruebas de estas acusaciones dígalas, me gustaría leerlas.

    • 0mar abril 8, 2010 a 9:52 pm #

      De acuerdo

      Veritas filia temporis

  8. Ricardo Flores abril 17, 2010 a 4:43 am #

    Lamantables las acciones de los diputados priistas y panistas, Ximena te mando un saludo y fraterno abrazo de admiración por las acciones
    colectivas que compartes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: