Sobre los diputados

31 Mar

El día de hoy, martes 30 de Marzo, asistimos al Congreso un grupo de más de cincuenta personas con la preocupación de que se probara la cesión en comodato de 25 hectáreas de espacio público a la empresa FEMSA.  Estábamos saludándonos apenas cuando vimos pasar al Profesor Jorge Santiago Alanís, del partido Nueva Alianza. Alguien entre nosotros decidió ir a saludarlo, por eso otros más nos acercamos. Entonces fue que le pregunté por qué había permanecido en la “consulta pública” realizada en el Municipio de Guadalupe. Una consulta pública amañada, subrayé, en la que se llevan acarreados y se realizan propaganda abierta al proyecto. En ese momento, el profesor me acusó de faltarle al respeto, cosa que en realidad me sorprendió porque pensé que estábamos –todos- disfrutando la plática. Le pregunté que a qué falta de respeto se refería y me contesto muy orondo que a mi señalamiento de haber permanecido en la consulta. ¡Pero! ¡Eso no es ninguna grosería!, contesté, pero él ya estaba muy molesto. Ya no quería hablar con nosotros, incluso se retiró ante el asombro de todos. Llamarlos a cuentas, entendimos después, es una falta de respeto.

Le ofende que lo llamen a cuentas

Antes de entrar al recinto,  el director de Seguridad, don Fernando Pérez, nos dijo que por remodelaciones en la galera no cabíamos todos. ¿Casualidad? Justo el día en el que inician sesiones, falta la mitad de las butacas para los ciudadanos.  Una comitiva de integrantes del Colectivo subió a ver cuántos espacios habían disponibles. Regresaron con el reporte de que habían más de 70 butacas. Así fue decidimos entrar. Cabe señalar que en otras ocasiones nos han negado la entrada, sin embargo, gracias a todo un proceso de denuncia ciudadana de actos hostiles se ha conseguido cierta apertura de parte de los elementos de seguridad en el Congreso. Así fue que entramos. La sesión comenzó. Observar a los diputados desde galera es un espectáculo bastante triste. Juegan, chacotean, platican, hacen bulla, nadie está poniendo atención al orador. Levantan su mano automáticamente. No hay oficio legislativo. Es vergonzoso. En determinado momento decidimos reunirnos todos para mostrar a la prensa que cada uno de nosotros traía una hoja con el nombre de uno de los diputados, en total 42. ¡Marcaje personal! Se leía en una pancarta. Las desafortunadas decisiones de Don Fernando generaron un alboroto provocado sólo y exclusivamente por él, quien se negó a que todos los integrantes del colectivo nos reuniéramos del lado derecho de la galera. Así fue como levantando la voz logramos denunciar esta conducta, y por ello se desistió. Esperamos a que terminara una votación para, antes de continuar con el siguiente punto del día de la sesión, gritar: ¡Marcaje personal!, por tres veces.  Esto nos valió ser amonestados por el Presidente de la mesa. Minutos después, nos retiramos.

En nuestra ausencia, el diputado Héctor Morales, del PRI, propuso que las reuniones de comisiones en las que se estudie y delibere el dictamen de comodato se realizaran sin la presencia de ciudadanos para garantizar el orden. La votación la ganaron por mayoría.

Fue por eso que el día de hoy, que volvimos a las 16 hrs al Congreso para presenciar la sesión de la Comisión de Desarrollo Urbano y la de Hacienda se nos negó la entrada. Yo, francamente no lo podía creer. ¿Cómo es que los empleados deciden operar a espaldas de sus jefes? No me la creía. En verdad. Sentí una impotencia honda al pensar que diez pisos arriba, rehuyendo a nuestra mirada, los diputados decidirían el destino de un bien público.

Nos enteramos después, al ver bajar al diputado Homar Almaguer, del PT, que la sesión se había declarado en permanente. Entonces fue que lo abordé pidiéndole que se negara a participar en sesiones en las que estuviera prohibida la observación ciudadana. Me tomó del hombro paternalmente para decirme que me calmara, que estuviera tranquila. ¡No me toque!, me dieron ganas de gritarle, pero en lugar de eso, quité su brazo y puse mi mano sobre su saco azul, a la altura de su hombro, igual, con un gesto maternal: “No, sí me preocupo”, le dije. Entonces él me reclamó: “¿por qué desconfían tanto del prójimo?”, apenas creí lo que escuchaba: ¡semejante funcionario chantajeando a la ciudadanía! Le contesté: no desconfío del prójimo, sino de los diputados. Entonces me contestó: “Bienaventurado el que cree sin haber visto, porque de él es el Reino de Dios”, en mi fuero más interno sentía tristeza de entrar en una discusión tan vulgar con quien debiera ser un legislador honorable. Lo paré en seco: ¿Usted es del PT? ¡Claro! Me contestó. Entonces, ¿por qué tanta religiosidad? ¿qué no es Usted un hombre de izquierda? ¿Qué hace refiriendo frases bíblicas en un recinto público y laico? Almaguer dijo que no era una frase religiosa pero no acabo de dar más argumentos pues comenzó a caminar hacia la salida.

El diputado bienaventurado

Al final, nos quedamos algunos integrantes del Colectivo pensando en voz alta, entristecidos de que no pudimos hacer más. Mañana o pasado mañana, o después aprobarán la cesión en comodato de 25 hectáreas de patrimonio público a FEMSA. La verdad estoy muy triste. No puedo ni quiero negarlo. Me entristece mi País, la oscuridad que nos rodea y el egoísmo de la mayoría que no mira más que lo inmediato, lo que come, lo que viste, lo que paga para divertirse. Sobre los diputados no tengo siquiera palabras. Los desconozco como representantes populares. Me avergüenzan.

Nosotros seguiremos en pie de lucha. Iniciaremos los recursos legales necesarios para revocar un decreto ilegal, que considera “utilidad pública” un negocio privado. No señores, podrán ustedes dejarse confundir pero nosotros estamos bien claros: en ese sitio debe haber un bosque.

Mañana estaremos de nuevo a las 10:30 am. en el Congreso. Es triste no esperar nada de los representantes populares. Entristece de veras.

Anuncios

3 comentarios to “Sobre los diputados”

  1. Carlos abril 1, 2010 a 4:20 am #

    Ojála que de la misma manera en que regalan algo que no es de ellos, nuestros inútiles diputados fueran de eficientes para legislar para prevenir cosas como: la corrupción, la falta de educación, la delincuencia, la falta de imparticion de justicia etc.

    Parece que la cheve y el fut es una prioridad legislativa.

    A mi no me sorprende nada, estamos en una cleptocracia.

  2. 0mar abril 1, 2010 a 4:54 pm #

    Ximena: Mientras más te leo más me intriga en descubrir si eres alguien confundida pero con buena intención o eres uno más de tantos oportunistas políticos que viven de engatusar ingenuos.

    De cualquier manera es sorprendente como funciona tu mente

    1.- Ahora resulta que el tal profesor Jorge S. Alanís debe de pedir tu anuencia para asistir a tal o cual reunión, de no ser así se expone a la furia de tu reclamo, en lo que nombras como “llamarlo a cuentas”
    2.- Después le toco en turno al diputado Omar Almaguer (PT) enfrentarse a la santa inquisición izquierdista y el reclamo es digno de reproducirse integro
    “Lo paré en seco: ¿Usted es del PT? ¡Claro! Me contestó. Entonces, ¿por qué tanta religiosidad? ¿Qué no es Usted un hombre de izquierda? ¿Qué hace refiriendo frases bíblicas en un recinto público y laico?”

    Bien pues….

    a.- Ahora resulta que las frases bíblicas están prohibidas en recintos públicos y laicos, y me pregunto ¿estarán prohibidas las frases de los clásicos griegos y latinos que mencionen algún Dios? Como la de Virgilio “Si no puedo persuadir a los dioses del cielo, moveré a los de los infiernos”.
    b.- Estarán prohibidos los refranes mexicanos como aquel de “a Dios rogando y con el mazo dando “o el otro “al que madruga Dios lo ayuda”
    c.- Y la novedad más grande que nos comunicas es que para ser izquierdista no se debe tener “tanta religiosidad” ¿Cuánta es tanta? ¿la que Ximena decida?

    Todo funcionario o empresario que no este de acuerdo con lo que Uds. piensan recibe un alud de insultos y descalificaciones.

    No Ximena, se equivocan, no estamos en los tiempos de la quema de brujas o en los de la revolución francesa, cuando bastaba la palabra de alguien para quemar vivo o decapitar al señalado.

    • Carlos abril 1, 2010 a 9:39 pm #

      Lo que me gustaria es que “el tal profesor Alanís” de perdido pidiera la opinión de quienes dice representar. Igual con el del PT, pos que muy de izquierda y promoviendo el regalo de propiedades públicas para que se hagan negocios de FEMSA.

      Un dato: Cuando quiseron construir el Estadio en el rio Santa Catarina, decían que iban a recuperar la inversión en alrededor de 20 años. Ahora, con terreno regalado (mucho más) salen con que requieren mímimo 60. Que dizque no va a haber ganancias, etc.

      El pretexto de que era un “terreno baldio” “un basurero”, etc aplica a cualquier parque administrado por el Estado. Con ese punto de vista al rato van a salir conque el parque niños héroes esta descuidado, convertido en un basurero (lo cuál es verdad) y van a mejor cederlo en comodato para hacer un negocio.

      La neta, no entiendo la “utilidad pública” de construir el estadio al lado de un bosque (de matorrales y huizaches). ¿Porque mejor no rescatan el horrible y olvidado sector al lado de la chevecheria? ¿O limpiar el área de la pastora sin hacer negocio?

      En fin, estamos del nabo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: