Slow Woman

17 Feb

Empecé a leer Slow Man, de Coetzee, en cuya portada se dibuja una bicileta partida por la mitad. La novela comienza con el accidente de un ciclista que vuela por el aire hasta golpear su cráneo con la banqueta. Hoy, mientras pedaleaba rumbo a Relaciones Exteriores pensaba en él, el personaje sin nombre, que probablemente desaparezca de la novela en la siguiente página, él de quien ni siquiera se su nombre. Los ciclitas urbanos somos casi invisibles, no merecemos un poquito de nombre, somos la rebaba del progreso. Para mi desgracia, mi cita era a las 8:30 am. -“tolerancia de quince minutos, después pierde su cita”- y mi bici avanzaba lenta, lenta y burlonamente, como la hermanita menor que no tuve. Tomé toda la ciclopista hasta llegar a la altura de la Torre Guía, o la CNOP -qué lugar más siniestro- pero, inexperta en estos avatares sobre ruedas, no tuve precaución de buscar un puente peatonal. Cruzar Morones Prieto por lo ancho es un desafío Nivel 6 para la ranita del atari. Al final, Santa Patricia Espinosa detuvo el tráfico para que yo, con la bici, cruzara corriendo, como en cualquier Pueblo Bicicletero y llegara puntual a renovar mi pasaporte. De regreso opté por el puente peatonal: cargar la bici por las escaleras me hizo más conciente de la importancia de exigir rieles en todos los puentes, pero también me invitó a forjar una relación más recíproca con mi vehículo. Todo esto para no decir que me enteré de la muerte de cuatro ciclistas tapatíos el día de hoy, que estoy triste, que quisiera ir más lento hacia ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: