Secundaria Técnica 60

9 Feb

Hoy fue otro “de esos días” en los que siento que salto de liana en liana deseando que, al fin, la próxima, sea la liana que me conduzca a la cama: donde al fin estoy. Por la mañana conocí a Martha Rivero Azcárraga, tremendo mujerón. Tiene setenta y ocho años y acaba de publicar su primer libro titulado “El ocio”, toda una provocación al cánon de productividad regiomonatano. Escuchándola hablar pensé que contrario a los que a veces me da por pensar, las cosas se pondrán mejor con los años. O al menos, uno puede ponerse mejor. Sobre el libro contaré pronto. Es una joya.

Después de comer nos fuimos pedaleando hacia Mitras. Fue más fácil de lo que a la distancia parece. Además el ejericio nos ayudó a enfrentar la tarde con más energía. Me quedé de ver con Víctor Olguín a las 15 hrs. para terminar de armar la primer sesión de nuestro Taller de la Palabra, que inauguramos hoy en la Secundaria Técnica 60, por el rumbo de Valle Verde. Llegamos puntuales a la cita. Nos recibieron algunos profesores con una sonrisa que yo identifiqué como picarona -conque sí vinieron, inocentotes-. En el plantel no hay un sólo papel fuera del cesto. Se respira la limpieza y el orden, pero no se percibe tensión. Todo lo contrario. Pero eso no es lo más impresionante. Quienes de verdad me tienen cautivada son los profes. Pienso sinceramente que soy afortunada en conocerlos. Especialmente a tres de ellos, cuyo amor a la docencia me ha conmovido profundamente.

El día de hoy nos presentamos con los tremendos integrantes de tercero de secundaria. No puedo decir que la nave partió sin novedades. En algún momento pensé en salir corriendo por la salida de emergencia, lo confieso. Ganar la atención de los adolescentes es todo un reto.  Al final de la sesión me sentí satisfecha de haber concluido el primer encuentro, y contrario a lo que me imaginaba, los profes nos abrazaron y felicitaron por la conducción de la clase, que a ojos de cualquier persona pudo haber sido un fracaso. El Profe Rogelio me dijo algo que tomaré como un amuleto en las horas de mayor desesperación: “Es un proceso”. Con eso me quedo. Pienso que la amistad es un proceso, que la formación en la lectura, que la confianza, que la libertad son procesos gloriosos. Al final de la Odisea, ya solos Víctor y yo, pensábamos en que con México como está no podíamos estar en otro mejor lugar que en la Secundaria Técnica 60.

Luego siguieron más peripecias, que guardo para una ocasión en la que esszzzzte menozzz canzzzada. Pero aquí les presento a mis nuevos héroes.

El ejemplo de estos profes me estremece

Profe Rogelio, Profe Carmona, yo, el Subdirector y Víctor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: