¡Un aaaaauuuuto!

18 Nov

 

 

Caravana con sombrero ajeno, los premios los pagamos nosotros.

Algunos todavía recordamos lo que debería estar haciendo este señor. Nos aferramos a eso para no olvidar. En cambio los demás poco a poco irán creyendo que los gobernadores son por definición agentes de negocios, conductores de alegres rifas, represores, cómplices de pederastas.  Los candidatos serán delincuentes, y los votantes tendrán que escoger a su favorito. Quienes recordamos envejeceremos y al final, no quedará sobre México alguien que encuentre repudiable la conducta de un gobernador que rifa miles de premios –autos incluidos- entre burócratas.

 

Hay que acariciar de vez en vez el recuerdo de lo que un gobernador debería de hacer por las mayorías, de la honradez, el prestigio y la austeridad que deberían distinguirlo. La libertad de su pensamiento, el respeto a la dignidad de todas las personas, su creatividad infinita para resolver problemas. Hay que hacerlo para mantener vivo su recuerdo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: