Barrio bajero

31 Jul

Vivimos en el centro de Monterrey desde hace tres años. Uno de los argumentos para mudarnos aquí fue buscar una vida de barrio, que hiciera un poco más llevadera la convivencia con el ruido y el stress de esta gran ciudad apocalíptica. Y así fue. El Barrio de la Luz mantiene sus calles silenciosas, conserva todavía algunos árboles frondosos y los vecinos son saludadores y metiches, como los de cualquier barrio decente. 

Convencida de estas bondades, me sacaba de onda que algunos familiares y amigos nos miraran con cierta conmiseración. Pobres, viven en un barrio feo, parecían pensarlo mientras nos sobaban las espaldas. Algunos evitan esa actitud pero interrumpen la plática para salir a la calle a revisar que su carro siga ahí con sus espejos y tapones. Poco a poco todos fuimos acostumbrándonos al barrio. Y, sin embargo, algo le está pasando que pierde ese brillo avejentado, ese orgullo de ser de los pocos barrios sobrevivientes del Monterrey antiguo.

Las salas de masaje y las cantinas han brotado por todos los rincones. Nosotros tenemos tres bares y dos salas de masaje en la misma cuadra. Los cantineros son agresivos, mal encarados e irrespetuosos pues usan sus bocinas al máximo volumen y han talado dos árboles hermosos. No puedo esconderlo. Me enojan. Nos hacen sentir invasores en nuestro propio territorio.

Me enojan porque me recuerdan la típica indefensión del ciudadano común.  Me enojan porque por primera vez veo mi calle triste y oscura, un sitio del que hay que cuidarse.  

Algo tenemos que hacer para recuperar al menos nuestra calle. Algo se nos ocurrirá. Estoy pensando en eso.

Anuncios

2 comentarios to “Barrio bajero”

  1. Fernanda Salazar agosto 1, 2009 a 2:46 am #

    me encantó, ustedes iluminan también ese barrio. muchos besos cuñada.

  2. Toño agosto 2, 2009 a 1:31 am #

    Ni conozco la ciudad, me traslado por las calles y casi todo queda desapercibido en el momento. El barrio donde viven llamó mi atención cuando en una celebración de la Virgen de la Luz (espero recordar bien el nombre) a la que acudí con Lorena, me di cuenta que era en un templo cercano a tu domicilio, el cual llamo mi atención. No tenía presente que un edificio que me gustó, estuviera ahí en las calles del centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: